Columnas

Salinas de Gortari, es el último presidente que ha ganado al poner a su sucesor.

El poder marea: saca del bueno lo mejor y del malo lo peor.

Consolidar ese Pacto es la prioridad de todo gobernante en turno. El último Presidente de México que ha ganado al poner a su sucesor se llama Carlos Salinas de Gortari, que nominó inicialmente a Luis Donaldo Colosio, quien preparó para la suficiente justificación cuando perdiera, y no porque no le diera valor, sino que Carlos Salinas de Gortari, en su elección vivió en carne propia. Pensó imposible una victoria del PRI. El elefante en la recámara, el enemigo a vencer lidereando las preferencias electorales era Cuauhtemoc Cárdenas.

Para el verdadero candidato, de Carlos Salinas, le preparo de la genialidad política de Joaquín Contreras Cantú, las condiciones visionarias de ciudadano renegado en la Campaña presidencial por la Paz, en Chiapas.

Que replicaron al pie de la letra lo que en los 20’s le dio relevancia al Lic. Emilio Portes Gil, Diputado por Tampico, en 1928 que le logro la Presidencia de México, con el impulso del movimiento obrero en Tampico, con la meteórica conciliación de la histórica huelga que lidereo Serapio Venegas Cortes contra una de las más poderosas empresas del planeta, la compañía Mexicana de Petroleo "El Aguila", que, de sus restos mortales, salieron Royal, Dutch, Shell y PEMEX; así el primer Sindicato reconocido por la empresa, el primer contrato colectivo de Trabajo en México, que fue la base de la Ley Laboral, las Juntas de Conciliación y Arbitraje. Reparto de utilidades, Seguridad Social, vivienda, sentando las bases del Pacto social Mexicano con todas las prestaciones laborales, que prevalecen hasta el día de hoy, incluso unas que ya no existen.

Salinas, no tenía carisma

Carlos Salinas de Gortari, no contaba con la calidad personal, carisma, y el trabajo de campo que realizó Luis Donaldo Colosio, seccional por seccional en todo México. Se perdió de vista el poder de las grandes inversiones. Las condiciones hicieron imposible para Carlos Salinas de Gortari, cumplir los acuerdos, con los Grandes Poderes para lograr la eliminación de deuda pública, swaps, Tratado de libre Comercio, la gran inversión extranjera.

Así fue como al consolidar su liderazgo Luis Donaldo Colosio selló su suerte, y la misma fuerza que promovió la bala que mató a Colosio, veto a Camacho, y propuso a Zedillo para cumplir los acuerdos, simular distracciones con ataques genocidas en la Selva Lacandona. Esto explica que cuando Camacho por fin tenía a su alcance la meta de vida, fue el mismo quien se descalificó.

Los gobernantes seleccionan con quien perder

Desde entonces los Gobernantes seleccionan con quien perder. El éxito de esta estrategia depende de que el electorado no lo descubra antes de la votación, quien es el verdadero candidato del Gobernante.

Ernesto Zedillo, saboteo, a Francisco Labastida y así “perdió” con Fox, que no pudo poner a Santiago Creel, boicoteó, persiguió a AMLO, y “perdió” con Calderón, que a su vez “prefirió perder con mala candidata que con un buen candidato” para así “perder” con Pena Nieto, quien, ante su nula popularidad, seleccionó a Meade para defender el gasolinazo “por el bien de sus nietos”.

Hasta en Europa perseguían a Ricardo Anaya

Preparado, solo que ni candidato ni del PAN, mucho menos del PRI. Mientras en una nube de acusaciones, la Fiscalía, y hasta en Europa se “perseguía” a Ricardo Anaya, de todas las “acusaciones” la única que me salto fue su propia justificación. Así Pena Nieto “perdió” con AMLO, replicando a Fox, con Calderón.

La estrategia general de los Gobiernos unipersonales está en el “Movimiento Territorial” El voto traidor hace fácil ganar, vale por dos votos, uno por el que deja de apoyar a su propio partido, y el otro donde se deposita.

Esta técnica que asegura el “Pacto de Impunidad” también la replican los Gobernadores. En Tamaulipas, se traicionó a Baltazar Hinojosa, para “perder” con Cabeza de Vaca, que no persiguió a su antecesor, que nunca vio crimen dejó indefensos a los Tamaulipecos.

“Cuando por fin hay para comprar carne, es vigilia”

Cuando por de 2 décadas un Gobernador de Tamaulipas vio que había crimen, lo enfrento, logró su pacificación y se retomó el camino del progreso lidereando todas las constantes económicas, por encima de la media nacional. Se ve sujeto a un proceso de desafuero, que después de muchas acusaciones en los medios y redes sociales, ¿Dónde quedaron las denuncias anunciadas? Así que esta persecución, también impulsa a Cabeza de Vaca, es innegable el Presidente AMLO, le ve tamaño y no lo quiere.

Una persecución del Sistema es brutal así resulta que solo se trata de la venta de un departamento comprado a crédito. porque así es en países con gobierno unipersonal, o logran el Poder o logran la Picota, o el cobarde destino que en 1994 sufrió Luis Donaldo Colosio y en 2018 Rafael Moreno Valle y Martha Erica Alonso. Para evitar la posibilidad de que ganaran la Presidencia de Mexico.

El poder marea: saca del bueno lo mejor y del malo lo peor.

Consolidar el Pacto de Impunidad es tan contrario a los intereses del ciudadano como es prioridad del Gobernante en turno. Solo que el poder marea, también saca del bueno lo mejor y del malo lo peor. ¿Será que por esto en México se pierda de vista nuevamente a el poder de las grandes inversiones? Las señales, nos llegan desde hace tiempo.

Resulta oportuno en esta época de Pascua pedir a Dios por México.