18 de septiembre de 2021 | 15:35
Opinión

Digamos que hablamos de Bartlett

AMLO y Bartlett buscan, además de pretender violar la Ley e incumplir con el mandato constitucional, es pauperizar a la población.
Manuel Barlett
Compartir en

“El Estado del siglo XX se ha revelado como una fuerza más poderosa que la de los antiguos imperios y déspotas”<br>

Octavio Paz: “El Ogro filantrópico”

Ley de la Industria Eléctrica de AMLO-Bartlett

El dinosaurio priista revivió gracias al director general de la CFE, Manuel Bartlett y a su jefe, el compañero y camarada Andrés Manuel. Los reyes de la manipulación y reflejo de la hipocresía del poder, ambos representan la reencarnación del priismo autoritario y, como decía Paz, asumen las instituciones y la burocracia al servicio del partido y del presidente en turno.

La reforma a la Ley de la Industria Eléctrica de AMLO-Bartlett no solo resulta inconstitucional, sino que representa lo peor para el desarrollo y la seguridad energética del país.

Antes de la llegada de Bartlett, la CFE mantenía tarifas accesibles a la población, se modernizaba, cada día ampliaba sucobertura con más fuentes de generación y se encontraba en un proceso de cambio a energías eficientes y limpias.

La estructura tradicional de Pemex y CFE, que venía operando desde los años setenta ya había colapsado, no sólo por la corrupción de la que Bartlett es parte, sino por el rezago frente a las nuevas tecnologías y necesidades.

¿Norcorea y Venezuela?

De hecho, el modelo de AMLO-Bartlett solo se puede comparar con el de Venezuela y Corea del Norte.

El peso específico de los hidrocarburos en la oferta de energía primaria en 2012 mantenía un nivel dominante del 82%, que contrastaba con el promedio mundial de 53% y con 62% registrado por los países de la OCDE. En el caso de la generación de electricidad la dependencia de los hidrocarburos es 72% de la generación utiliza hidrocarburos como combustible, mientras el promedio mundial en 2012 fue de 28%.

Hasta antes de la reforma energética no se tenían parques eólicos y solares por ser una inversión que CFE no podía hacer, ello situó al país en el cuarto y quinto lugar en generación mundial de electricidad a base de petróleo.

Lo que Bartlett no dice es que la reforma energética permitió que en 2016 la CFE tuviera el primer resultado con utilidades desde 2010, de hecho, el más alto en la historia, registrando un resultado neto positivo de 76,256 millones de pesos.

Sin embargo, en 2019, luego de que pusieran freno a la reforma energética, se disminuyóla utilidad neta que pasó a 25 mil 673 millones de pesos, una caída de 58.3% en comparación con 2018.

Bartlett tampoco dijo que durante la anterior administración la tarifa 1 de la CFE que se aplica a todos los servicios que se destinen para uso exclusivamente doméstico y para cargas de alto consumo, se mantuvo prácticamente congelada en 0.793. Con el gobierno de AMLO, en abril de 2020 la tarifa ya estaba en 0.837.

No aclararon que el subsidio aplicó una fórmula de compensación que permitió a la CFE traslado para ampliar el subsidio a los que menos tienen y que los costos no recayeran en la CFE.

Otro aspecto del que no hablaron es que la participación del sector eléctrico en el PIB en 2013 estaba por debajo del 1% y en 2018, alcanzó más del 2%. Algo así como unos 120 millones de dólares.

Lo que el avance tecnológico permite son nuevas fuentes de generación y de distribución, que ha dado lugar a las famosas sociedades de auto-abasto. AMLO y Bartlett mienten categóricamente sobre este esquema, ya que no existen subsidios hacia los grandes consumidores como afirman y eso queda verificado con los resultados positivos que tuvo la CFE.

Las unidades de autoconsumo surgen a partir dela incapacidad de CFE para cubrir la demanda de los grandes consumidores, es decir, las grandes empresas que generan millones de empleos y desarrollo económico invirtieron en nuevas tecnologías e incorporaron energías limpias y mediante un convenio con CFE, que es una especie de swap (cambio) de energía por porteo, la CFE gana por este servicio y cubre la demanda.

El pueblo, la madre Tierra

Tampoco mencionaron la instrumentación del Impacto Social y del Impacto al Medio Ambiente que son garantías para implementar acciones de carácter obligatorio en la mejora del medio ambiente y en beneficio social.

Ejemplos alrededor de los proyectos renovables existen muchos y de que los habitantes han mejorado sustancialmente sus condiciones de vida y de aprovechamiento de sus tierras. Como los proyectos eólicos desarrollados en Tamaulipas o Oaxaca o solares, como en Aguascalientes o Tlaxcala, que han generado importantes impactos ambientales y sociales, de los cuales no hay queja por parte de los habitantes.

Como ejemplo, el gobernador de Tlaxcala, Marco Mena en la entrega de un Centro Recreativo para la población del Ejido de San Antonio, en Calpulalpan, sintetiza el impacto positivo a la población:

“Debe aprovechar las ventajas competitivas que tiene para continuar con la atracción de inversiones en el sector de generación de energía solar ya que esta industria produce ahorros económicos y es una inversión amable con el medio ambiente en materia de inversión es sumamente importante de 200 millones de dólares en materia de generación de empleo a lo largo del despliegue de la inversión 3000 empleos que para nosotros son sumamente importantes también da posibilidad de que la tierra pueda rendirle ingreso a las familias y de que la empresa llegue a un acuerdo con nuestros propietarios tlaxcaltecas con El Ejido para que se pueda utilizar por un lado para la instalación de la planta de generación de energía solar y por otro lado asegurar que haya ingreso para las familias”.

Al final, y sin decir la verdad, lo que AMLO y Bartlett buscan, además de pretender violar la Ley e incumplir con el mandato constitucional, es pauperizar a la población, fantasear con sus complejos, dar negocios a sus cuates y mantener un control tiránico de las cosas.

...