La disyuntiva de la legalización de las drogas

 La teoría liberal pura contra la realidad del México bárbaro 

El asunto de la posible despenalización del uso y producción de las drogas genera opiniones muy divididas. Por mi parte creo que hay argumentos sólidos en ambos sentidos. Desde el punto de vista teórico, moderno y liberal, cada quien debería de ser libre de hacer lo que le diera la gana con su cuerpo siempre y cuando no perjudicara directamente a otros. Sin embargo esa es la teoría. Es como el conjunto de leyes suizas o suecas en tierra de brava, empezando por la democracia: no dan los resultados que se espera de ellas; en Latinoamérica la democracia nos llevó de los gorilatos clásicos a los populatos, como el de Chávez o de la Kirschner ...

Llamo la atención sobre el asunto porque una gran cantidad de leyes modernas que hemos transplantado a nuestro México medio salvaje genera problemas. Recuérdese simplemente que nuestro intento se seguridad social dada la moral dominante genera más que nada ciudadanos pasivos, gandules, vividores de los demás a través del Estado.

McLuhan, el gran teórico de medios, habla de las "energías mixtas", lo que se refiere a cuando una institución o una tecnología - un medio - se trasplanta a un entorno mediático que no es el original: los resultados son los que nadie espera. En particular, y porque tiene mucha relación con lo que aquí se viene discutiendo, McLuhan señala que la gente premoderna, la que vive en términos de comunidad tradicional, no soporta el alcohol del hombre blanco. El hombre blanco educado se puede tomar su vaso de whisky todas las noches sin volverse loco. Los aborígenes de cualquier lugar se vuelven locos.

¿Qué pasará con las drogas legalizadas no en California sino en Iztapalapa? No lo sé, pero no soy tan optimista como para pensar que la teoría liberal pura conduce a la modernidad fast track. No creo que el franelero drogo, que el estudiante vago y moto, se convierta en un Steve Jobs, por ejemplo.

La gente premoderna es premoderno. Ahí está mi duda.

Ciertamente las comunidades arcaicas consumen drogas sin gran problema, el opio, el peyote y otros, pero ahí, hay realmente un tejido social y simbólico que da a esas sustancias un carácter ritual y ordenado, lo que no pasa con el alcohol introducido desde fuera. La cuestión está en que entre nosotros la premodernidad incluye también al lumpenaje, a los ninis, a todos esos sectores no educados y pulverizados en "familia" incestuosa ... ¿van a poder asimilar el uso de la droga? En realidad no asimilan bien ni el alcohol.

No se puede argumentar como si toda la población fuera pirruri de Polanco o de San Ángel que se tira su porro antes de refocilarse con su güerita de la Ibero o de la Anáhuac en su depa de lujo.

@acarrillo_mx

0
comentarios
Ver comentarios