De Mauleón, Ciro, Federico…

AMLO mañanera 20 enero 2020
El presidente López Obrador en conferencia de prensaCortesía

Conversar, conversar, conversar. Hasta con excesos, pero dialogar. Si eso no es democracia, entonces ¿qué es?

En un bello poema, Octavio Paz afirmaba: Hablamos porque somos/ mortales: las palabras/ no son signos, son años./ Al decir lo que dicen/ los nombres que decimos/ dicen tiempo: nos dicen./ Somos nombres del tiempo./ Conversar es humano”. Conversar, conversar, conversar.

Diálogo de aquí para allá, de allá para acá. Soy un convencido de que el presidente Andrés Manuel López Obrador dialoga, conversa. Y hasta con sus críticos. Federico Arreola dice bien: “En efecto, algunos periodistas mexicanos han tratado sin escrúpulos el tema de la supuesta escasez de medicamentos para niños en los hospitales del sector salud. Les han faltado frenos morales a no pocos comentaristas y les ha sobrado amarillismo y hasta perversidad. Han sembrado miedo —niños que mueren porque no se les atiende, lo que es falso— evidentemente porque participan, consciente o inconscientemente, en una campaña promovida por empresas proveedoras de medicinas que ya no hacen los grandes negocios del pasado”.

Hoy en la mañanera, López Obrador se explaya:

“También decirles que no va a haber falta de medicamentos. No hay, en el caso de los niños de cáncer, y no va a haber nunca falta de medicamentos, aunque los tengamos que comprar en otros países del mundo, nunca va a faltar; y tenemos presupuesto suficiente y tenemos todos los medios para que no falte el abasto de medicamentos. Y desde luego vamos a ir avanzando cada vez más.

Les molestó muchísimo, no sólo el combate a la corrupción, bueno eso es más, porque tocarles la bolsa a estos ambiciosos que se han dedicado a robar desde hace mucho tiempo es un agravio mayor; pero también la parte ideológica: ‘¿Cómo que la gratuidad?, ¿cómo que ya no se va a cobrar?’.”

 

SOBRE LOS MEDIOS Y CIRO GÓMEZ LEYVA

“Acerca de los medios, es normal, o sea, primero porque es noticia; segundo, porque en México durante el periodo neoliberal se acrecentó el modo de operar de grandes empresas y traficantes de influencia a partir del control de los medios de comunicación.

“Entonces, hay una relación estrecha y como ya no existe de parte del gobierno esta posibilidad de seguir alimentando medios con dinero público para beneficio de grupos de intereses creados, pues hay inconformidad en algunos medios. Nada más piensen ustedes que ha habido una reducción considerable del presupuesto destinado a la publicidad, antes no había límite, por mencionar algo; ahora ya no tenemos posibilidad de estar pagando esta publicidad y hay inconformes, y siempre ha habido opositores, o sea, es normal que esto pase.

Si utilizan a los niños es… tampoco se han caracterizado por tener escrúpulos morales. Desde luego, no son todos los medios ni son todos los periodistas, pero sí los que formaban parte del antiguo régimen que se dedicaban a mantener la corrupción, los que eran alcahuetes del régimen de corrupción, de injusticias, de privilegios, ahora están muy molestos. Pero aquí lo importante es tener la consciencia tranquila y estar seguro de que se tiene que ir hacia adelante y al mismo tiempo garantizar las libertades.

“Por eso, qué bueno que tenemos posibilidad de informar. Ayer que se dio esto le hablé a los responsables del sector salud: Vénganse en la mañana, porque informamos temprano. Antes no podíamos, nada más era Ciro, la opinión de Ciro; ahora no, ahora aquí estamos ejerciendo nuestro derecho de réplica.

“(…) Pero ya me imagino, no vi a Ciro anoche porque me acuesto temprano, pero ya me lo imagino, o sea, no hace falta verlo. No habló seguramente de esta empresa que tiene el contrato, no habla de la gran corrupción que ha habido en el sector salud, mucho menos va a hablar del propósito que tenían los anteriores gobernantes, a los que él protegía, de privatizar la salud. Ni modo que hable de eso. Pero qué bueno que podemos replicar.”

 

SOBRE HÉCTOR DE MAULEÓN

“Leí hace tres días, cuatro días, un artículo que me llamó la atención de un columnista de El Universal donde una niña, un niño de tres años, dice el columnista, que por no ser atendido de su enfermedad de cáncer decidieron irse del país, y por culpa del presidente de México. A ver si no está por ahí el artículo.

“(…) Sí, un articulista. Pero es un exceso, o sea, yo no estaba ni enterado, en donde supuestamente los padres extranjeros resuelven irse a su país, porque allá sí el niño o la niña va a tener atención médica. Todo esto es motivo… Está bien que tengamos diferencias.

“(…) Ni sabía yo, además que cuando lo leí porque me llamó la atención… Lean el artículo y díganme si esto es periodismo profesional, ético. Esas cosas pues no.

“Es lo mismo de ayer y lo vamos a seguir enfrentando; nada más que si se tiene la conciencia tranquila, si no está uno metido en negocios, si no hay contubernio, si no hay relaciones de complicidad y si de verdad defiende uno la vida, no tiene uno por qué cambiar en nada. Lo que hay que hacer es enfrentar los problemas y seguir adelante, ahora con más fuerza. Claro que va la gratuidad y claro que vamos a fondo en el combate a la corrupción. Me canso ganso.”

Conversar, conversar, conversar. Hasta con excesos, pero dialogar. Si eso no es democracia, entonces ¿qué es?

0
comentarios
Ver comentarios