25 de septiembre de 2021 | 01:10
Opinión

Chefo, Gracia y Pérez atrapados… ¿y sin salida?

¿Se complicaron las cosas en el PAN o todo es un juego perverso?
Mauricio Fernández
Compartir en

La paridad de género en Nuevo León, una controversia

Cuando se traslada el álbum familiar a los intereses políticos, las cosas se complican. Las dinastías y algunos reinos heredan, la mal llamada democracia, no. La propiedad privada de las funciones públicas no es para siempre. Los actuales dueños del PAN en Nuevo León, Zeferino Salgado (alcalde de San Nicolás de los Garza), Raúl Gracia (diputado federal) y Víctor Pérez (diputado federal) pueden entrar en conflicto. ¿Real o ficticio?

El PAN actual tiene como epicentro al Grupo Chefo, al Grupo Víctor y al Grupo Gracia. Chefo hace o ha hecho negocios con casineros, constructores, empresas de iluminación, priistas e independientes. 

Víctor Pérez fortificó su coto en el municipio de Santa Catarina, pero también usó el municipio de Lampazos para crecer en el norte de Nuevo León. Además de manejar directivas del PAN, Raúl Gracia aumentó su influencia en los diversos poderes judiciales.

Ellos velan ahora por sus intereses familiares y de poder. El 5 de febrero publiqué:

1.- “…el 2021 cambiará de nuevo al PAN. La próxima elección podría ser una dura derrota para los panistas y, si pierden el Congreso, tendrán que refugiarse en sus cotos de San Nicolás (Chefo), Santa Catarina (Víctor Pérez) y el Judicial (Gracia).”

2.- “Los intereses personales y políticos ya reventaron a la Nueva Cúpula.”

3.- “El voto duro puede trasvasarse a Movimiento Ciudadano y a las candidaturas de expanistas en Morena.”

Los intereses económicos y electorales pueden reventar definitivamente o hacer frágil a la ya no santa alianza entre Chefo, Gracia y Víctor. El problema del PAN en Nuevo León es que incumplió la paridad en alcaldías metropolitanas, por eso habrá que poner a una candidata en alguna de las alcaldías de Guadalupe, San Nicolás, Santa Catarina o San Pedro.

Poncho Robledo es el candidato de Raúl Gracia en Guadalupe, las relaciones familiares con el dirigente Mauro Guerra, supuestamente, lo blindan, es posición de Raúl Gracia. 

Jesús Nava, en Santa Catarina, es parte esencial del proyecto de Víctor Pérez. 

Daniel Carrillo es el continuismo en San Nicolás de Chefo. Quitarle la candidatura en San Pedro a Mauricio Fernández se ve imposible.

El proyecto de negocios del panista Zeferino Salgado en Guadalupe es con la priista Cristina Díaz, no con Poncho Robledo-Gracia. Mauricio en San Pedro es intocable, o debiera serlo. Destrozar a Víctor Pérez en Santa Catarina es abrir la puerta a un éxodo panista a Movimiento Ciudadano.

La jugada del panista Chefo y la priista Cristina se inventó hace mucho, de la mano de la Comisión Estatal Electoral. Todo para quitar a Poncho Robledo del camino y darle la reelección a Cristina Díaz. ¿Se complicaron las cosas en el PAN o todo es un juego perverso? ¿Y Fernando Larrazabal? ¿Un simple daño colateral? Lo dicho: la propiedad privada de las funciones públicas no es para siempre.