Familia LeBarón y Ovidio: “daños colaterales” de la pacificación de Andrés Manuel; EU al acecho

AMLO risa mañanera
AMLO en la mañaneraCortesía

¿A cuáles afanes autoritarios se refiere el presidente? ¿A los de Donald Trump?

La liberación, avalada por el presidente, de Ovidio Guzmán López, al entregar la plaza de Culiacán al crimen organizado y vulnerar al Estado mexicano, es un daño colateral en la estrategia de seguridad de Andrés Manuel López Obrador. La masacre de la familia LeBarón, inclusive con todas sus implicaciones en la política bilateral con los Estados Unidos, es un daño colateral de la estrategia de “pacificación” de Andrés Manuel.

 

“Últimamente hemos enfrentado situaciones difíciles, pero eso no nos va a frenar, al contrario, en las crisis se definen las posturas. Por ejemplo, la violencia desde Culiacán hasta la familia LeBarón alentó, despertó, los afanes autoritarios del uso de la fuerza, lo que llevó a declararle la guerra al narcotráfico”,

¿A cuáles afanes autoritarios se refiere el presidente? ¿A los de Donald Trump?

La torpe guerra del expresidente Felipe Calderón Hinojosa dejó una estela de muerte en el país. La estrategia de Andrés Manuel López Obrador (abrazos, no balazos) tampoco ha funcionado. Los extremos se tocan y la violencia no baja ni en contra de las autoridades ni en contra de los ciudadanos. La estrategia de Andrés Manuel es una estrategia fallida donde los “daños colaterales” ya alcanzaron hasta a bebés.

 

“Hasta eso que es lamentable ayuda a la definición porque se vivía en una especie de enajenación, porque nunca en el periodo neoliberal se habló de atender las causas que generaban la inseguridad y la violencia, todo era resolverlo con penas más severas, más duras, cárceles y los personajes más siniestros manejaban el tema de la seguridad con esa concepciones”,AMLO

El sofisma de López Obrador trata de imponerse. Todos celebramos que se atiendan las causas que generan violencia e inseguridad, pero ¿cómo atender sus consecuencias actuales, del aquí y el ahora? No con abrazos, no con consejos de que madres y abuelas les estiren las orejas a los sanguinarios asesinos. Andrés Manuel se olvida de lo esencial, los criminales le declararon la guerra al Estado mexicano y a los ciudadanos. El presidente se encuentra en un impasse y el tiempo se lo come. Estos extremos de estrategia, tanto los de Calderón como los de la 4T, han resultado fallidos. Si el Estado no usa la violencia legítima para confrontar la violencia ilegítima, los militares y los ciudadanos se encuentran en un estado de indefensión y seguirán siendo carne de cañón, daño colateral, en una pacificación utópica.

Y luego el ninguneo a la terrible realidad en boca del jefe de la Oficia Ejecutiva de la Presidencia, Alfonso Romo:

1.- “Estamos tratando de separar lo que es inseguridad y violencia de la inversión.”

What?

2.- “La relación con Estados Unidos y Canadá es tan fuerte que uno o dos casos no pueden empañar la relación.”

What?

3.- “Estos eventos por supuesto que afectan, no estamos exentos, tenemos problemas, impactan mucho emocionalmente; sin embargo, nuestra obligación es ubicarlos donde deben de estar y no magnificarlos.”

Como empresario, como inversionista, Poncho sabe perfectamente que la inversión no puede separarse del clima de inseguridad y violencia que vive cualquier país. Poncho sabe que la relación con los Estados Unidos se empañó cuando no se logró la aprehensión de Ovidio Guzmán López, aprehensión con fines de extradición; cuando se masacró a una familia México-estadounidense. ¿Dónde deben de estar ubicados estos terribles acontecimientos? ¿Hay que decirle a Trump que está magnificando estos hechos?

En entrevista con El Universal, Mauricio Claver-Carone, director de Asuntos del Hemisferio Occidental del Consejo de Seguridad Nacional en la Casa Blanca, aseguró que el gobierno de Donald Trump está dispuesto al ofrecer sus herramientas para el combate frontal a la delincuencia organizada: apoyo militar, de investigación, financiero, cibernético, económico, entre otros.

Y lo relevante: “El presidente Trump las ha ofrecido todas, sin excepción, pero entendiendo que nosotros respetamos absolutamente la soberanía de México, que queremos que el mandatario López Obrador sea el que la maneje, pero la preocupación que tenemos es que algunos de estos cárteles le arranquen esta soberanía”.

La preocupación: que le arranquen esta soberanía. La crisis ya escaló, la pacificación de abrazos y no balazos es una estrategia fallida. Parece que no lo entienden Alfonso Durazo, Poncho Romo y López Obrador. Y la realidad no está de su lado.

0
comentarios
Ver comentarios