Columnas

Monreal, Ebrard o Claudia ¿a quién elegirá AMLO en 2024?

Pedro Sánchez, Marcelo Ebrard y Claudia SheinbaumGalo Cañas / Cuartoscuro

¿Por quién se inclinaría AMLO, en 2024?...Es una incógnita que muchos especialistas empiezan analizar.

Para nada en un secreto a voces que en el interior de Morena hay grupos sumamente marcados y poderosos que desde el instante que arribaron a sus quehaceres legislativos o burocráticos en el poder, comenzaron a construir una candidatura hacia el 2024. Quienes ejercen esas funciones, saben perfectamente que el inmejorable momento que vive el presidente les alcanzará para conquistar nuevamente la presidencia. De la misma forma, no creo que existan sorpresas: los tres perfiles de esta columna son los presidenciables del mandatario Obrador.

Por ello, es prácticamente un hecho si analizamos con detenimiento que, las decisiones con destino al próximo sexenio, saldrán del despacho del Palacio Nacional. Siempre ha sido así, aun, desde los tiempos posrevolucionarios hasta la fecha; incluso en Morena: el partido más “democrático” que prometió transparencia en la voluntad del pueblo y falló con Mario Delgado luego de las acusaciones de dedazos y escándalos para cargar los dados hacia algunos perfiles.

Esos desenlaces salieron en aras de la cúpula que arrebató las decisiones en el epicentro de un partido; según algunas fuentes aseguran que, López Obrador, no tuvo injerencia; dejó que Morena actuará con responsabilidad y apegado a los principios del poder del pueblo. Ya todos sabemos que no fue así.

Sin embargo, el 2024 será distinto. AMLO se retira de los reflectores, pero no de la política, eso es impensable. Algo parecido como un asesor o el ideólogo del movimiento con decisiones de peso seguirán manteniendo la relación el ahora mandatario con el partido guinda.

Pero antes de que eso pase, Andrés Manuel tendrá que definirse por alguien, ¿por quién será?

Lo que ocurrió hace poco en el CEN de Morena no se repetirá en la elección del presidente. Andrés Manuel será el único que elija a su sucesor. Esa determinación será contundente a pesar de las presiones; incluso, en una disputa abierta y la operación que maniobren los actores principales para llegar con mayor fuerza e impacto.

Aunque resulte complicada la decisión para el presidente, las alternativas son Ricardo Monreal, Claudia Sheinbaum y Marcelo Ebrard.

Ricardo Monreal sigue cargando el entramado proceso de selección para jefe del Distrito Federal en la contienda pasada; era el mejor posicionado pero el destino cambió el curso. No obstante, Andrés Manuel lo retuvo cuando le ofreció una posición cómoda en la lista de aspirantes plurinominales al Senado. Ahora, el coordinador de la fracción de Morena en la cámara alta se ha convertido en un operador político eficiente; todas las reformas se las ha sacado adelante al presidente, incluso, ante jaloneos con las fuerzas opositoras con quien ha demostrado capacidad y perecía para alcanzar consensos.

Y en esa misma tónica, camina Marcelo Ebrard. Su postulación depende en gran medida del trabajo que realice desde la cancillería; hasta ahora lo ha hecho muy bien, sin embargo, su prueba más compleja parece que se avecina. La labor titánica de establecer una buena relación con Joe Biden es tarea del funcionario; los contactos no se han establecido de manera formal, pero en algún momento tendrán que llegar, no sin antes, caminar bajo la especulación de las posturas del nuevo gobierno norteamericano que no hace falta que nos expliquen que, para ellos, no existe la amistad, sino los negocios.

Y por último, la última carta competitiva de la jefa de gobierno del Distrito Federal, Claudia Sheinbaum. Quizá, de los dos anteriores, tiene más capacidad para obtener una estructura social por las funciones que ostenta; esa diferencia a comparación de los otros actores, logra influir pero no ser decisiva. Mantiene una buena relación con el presidente, aunque también Ricardo y Marcelo. En ella pesaría más su nulo carisma; no conecta tanto si analizamos que los atributos de personalidad juegan un papel sustancial; entre sus virtudes puede estar su perfil profesional, pero eso al final no importa. Incide más en lo que transmites con alegría y la trayectoria política.

¿Por quién se inclinaría AMLO? Es una incógnita que muchos especialistas empiezan analizar. Si nos basamos en un estudio riguroso de trabajo, el que más ha demostrado hasta ahora mayor capacidad ha sido Ricardo Monreal. Sin duda el Coordinador parte como favorito, porque cuenta con elementos suficientes y los resultados sólidos de una tarea de eficacia que influyó en cambios sustanciales en una lista de modificaciones y leyes que, desde Palacio Nacional, traen el sello del presidente. Justamente esa puede ser la clave que abra la puerta a la candidatura.

Además, Ricardo Monreal, sin ir muy lejos, cuenta con una enorme estructura de liderazgos de todos los estados que ha podido tejer desde el Senado de la República. Muchos de ellos serán gobernadores lo que le permitirá extender su capacidad de fuerza y músculo hacia el 2024.

Notas finales

Recorrí Parácuaro, Michoacán, cuna del cantautor Juan Gabriel. Allí nació; sus orígenes datan a través de una historia llena de adversidades, pero, al final, emprendieron el vuelo hacia la cúspide del éxito con un talento inigualable que rompió las barreras del mundo por su música. 

Recordé mi etapa como docente de educación media superior en la comunidad de Uspero; empero, lo más relevante, fue atestiguar que mi excompañero y amigo, Cesar Fernando Olivares Reyes y Maritza García Franco, encabezan la fórmula a fin de competir por la presidencia municipal. Tiene potencial para ganar; me daría mucho gusto que así fuese porque su destacada labor como profesor influiría en buenos resultados.

Suerte amigo.