31 de julio de 2021 | 00:44
Opinión

La entrevista de Julio “Astillero” a Pedro Salmerón

Pedro Salmerón
Compartir en

Pedro Salmerón, ha sido un crítico de la candidatura de Félix Salgado Macedonio

Recuperé la entrevista que le realizaron al historiador y escritor, Pedro Salmerón con la mediación de Julio Hernández el “Astillero”, uno de los periodistas más críticos de México, y a quien admiro muchísimo. No me pierdo su columna en la Jornada y leí su obra de “Encabronados”: una radiografía de nuestro territorio corrupto y podrido en los gobiernos de la derecha.

Lo interesante, es la forma abierta y libre de cómo se expresa. Tiene una lectura nítida y un panorama claro de lo que realmente acontece en nuestro México contemporáneo; asimismo, la crítica que adopta nos hace pensar claramente en una libertad de opinión sin sesgos ni tapujos. Con un estilo equilibrado y sensato para emitir un juicio, se ha colocado como uno de los mejores analistas del país.

Hace un par de días, sostuvo una charla con Pedro Salmerón: el escritor y uno de los mejores historiadores de México; lo interesante, fue precisamente uno de los temas que más levantó controversia en las últimas semanas: Mario Delgado y su gestión al frente de Morena, y sobre todo, sus decisiones.

Eso explicó la irritación y la molestia de Pedro Salmerón, que ha sido uno de los personajes claves en la conformación de comités de base y ciencia política de la expresión guinda. Eso lo convierte en una de las mentes más brillantes del partido por el universo que envuelve a Morena en su génesis; asimismo, está en todo su derecho de emitir su juicio por cómo se ha venido gestando hasta ahora la toma de decisiones al interior del partido.

El historiador denunció a Mario Delgado por "violación de estatutos y principios"

De hecho, comentó, que hace poco utilizó un recurso de queja ante el órgano colegiado correspondiente de Morena en que citó una serie de violaciones a los estatutos del partido. Argumentó y fundamentó que, dichas faltas e inconsistencia a la vida orgánica de Morena, tienen un patrón eminentemente apegado a los principios básicos de la 4T, sin embargo, estos han sido pisoteados e, incluso, se hizo énfasis a la omisión en la designación de espacios.

Hasta ahí, naturalmente hemos coincidido con él, no obstante, hay otros tres factores en que irrefutablemente tenemos una lectura semejante.

En una primera parte, Mario Delgado ha subestimado el valor implícito de los estatutos. Es claro que, esa razón, tiene una relación implícita con la estructura política que acumule Morena de aquí al 2024 donde naturalmente su delfín será el canciller, Marcelo Ebrard. En eso coincide el “Astillero” y Pedro Salmerón, pero, también, los hechos explican la decisión de consolidar su proyecto presidencial a posteriori.

Otro aspecto, radica en la importancia que posee en las bases de Morena, y en donde evidentemente han sido excluidas. La crónica de los hechos hasta ahora, nos hacen verificar que, en este instante, Morena se convirtió en un instrumento simplista. Lo que criticó, lo realiza; mientras pasa el proceso más se engrosa el esquema de candidaturas con más del 50% de perfiles que migran de la derecha, incluso, de actores cuya relación beligerante con el presidente la hicieron pública ante la prensa. 

En eso coincidimos con Pedro Salmerón y con Julio “Astillero”.

Y, por último, esa señal inequívoca no representa, al menos, los intereses auténticos de la 4T y del verdadero proyecto de Nación.       Su pragmatismo tiene una identidad clara a lo que fue el PRI y PAN, pero, también, el PRD. Es cierto que eso pasa, y las mentes brillantes y la estructura del partido que, al final de cuantas, fueron los que consolidaron la entrada triunfante de López Obrador a Palacio Nacional, muestran su descontento por la actuación de Mario Delgado al frente del partido guinda.

Dentro de 3 años el mapa electoral se tornará en el ojo del huracán. Saldrá a la escena también Ricardo Monreal, uno de los favoritos para ganar la presidencia, aunque, la incógnita sigue latente en por quien se inclinará López Obrador. De eso depende el trabajo de Mario Delgado, y que tanto margen de maniobra le permita el presidente el cual dirá la última palabra antes de su retiro de los reflectores.

Notas finales

Se integró a los trabajos legislativos el nuevo Senador, Alfonso Solórzano Fraga, quien tiene un largo recorrido a lado de grandes protagonistas de la lucha en Michoacán. Seguramente su labor será fundamental en las nuevas tareas del tercer año de ejercicio en la Cámara Alta. Su afinidad con el proyecto de transformación y su visión desde la izquierda, serán la clave del éxito de su gestión. Enhorabuena.