Irreverente. El populismo ama tanto a los pobres que busca multiplicarlos

El Che Guervara en la Plaza de la Revolución. La Habana
El Che Guervara en la Plaza de la Revolución. La HabanaPlácido Garza

Más de 100 millones han muerto por obra y gracia del populismo

¿Qué es el populismo? Un atajo por el cual se juega con las pasiones, ilusiones e ideales de la gente, para prometerle lo que es imposible, aprovechándose de la miseria, dejando fuera toda razón, inteligencia y lógica en la toma de decisiones.

Juega neciamente con la necesidad de los pueblos para imponer una dictadura que en los tiempos actuales suele disfrazarse de democracia, por medio de elecciones donde los votantes -hartos de la corrupción de sus gobiernos- creen en las promesas de cambio, de revolución, de transformación, de reforma, que les endilgan los que forman parte de una nueva generación de caudillos.

Sí, una nueva generación de caudillos, porque a pesar de que los últimos exponentes del populismo en la historia de Latinoamérica fueron militares como Castro, Chávez y el ex sandinista nicaragüense Daniel Ortega, heredaron el poder a civiles: Díaz Canet, en Cuba; Maduro, en Venezuela y otros que sin ser de extracción castrense, enarbolan la bandera del populismo: Evo Morales, caído en Bolivia después de varias reelecciones y López Obrador, en México.

Les platico: La tarea principal del populismo es desmantelar a las instituciones para acomodarlas al antojo de los líderes que llegan al poder -antes- por las armas y los golpes de Estado (Paraguay, Chile, Argentina, República Dominicana, Haití), y ahora en este siglo y finales del anterior, por la vía democrática, escondiendo de tal forma sus intenciones, que millones de electores cansados de gobiernos corruptos, caen en la trampa de creer en promesas de campaña, que se disuelven conforme el “ganador” de las elecciones se asienta en el poder.

El populismo ama tanto a los pobres, que busca multiplicarlos minando los derechos fundamentales: La vida, la libertad de expresión y de creencias ideológicas, y la propiedad privada.

En las crudas matemáticas de la pauperización de los pueblos, el populismo/socialismo debe ser reconocido como la ideología más letal jamás ideada por la inteligencia humana.

Más de 100 millones han muerto por obra y gracia del populismo vuelto socialismo; muchos desaparecidos en gulags, otros enterrados en fosas comunes, muchos más arrestados y perdidos en cárceles nefastas como el Helicoide de Caracas, otros muriendo de hambre debido a políticas estatistas que impone la colectivización, unos cientos o miles más arrojados vivos desde aviones hacia el mar, como en Argentina lo hizo Videla, Castro en Cuba, Chávez y Maduro en Venezuela, Ortega en Nicaragua y otros caudillos despiadados que masacraron a sus opositores en Afganistán y Bulgaria.

Entonces, no entiendo cómo a pesar de las evidencias de muerte que provocó la revolución bolchevique hace más de 100 años y el hambre y la pobreza causados por la tiranía más longeva del mundo por parte de los Castro en Cuba, todavía hay gente que viste “orgullosamente” las camisetas del Ché Guevara, diciendo que la idea del socialismo no es tan mala.

Esos fanáticos del Che, de Fidel y de Chávez creen que lo que ocurrió fue que en Cuba, Venezuela y otros países, el socialismo fue mal implementado y argumentan que eso los hace moralmente superiores al neoliberalismo, al capitalismo y otras tendencias políticas y económicas de libre mercado.

La creencia de que el socialismo no ha sido realmente probado es una de las más grandes mentiras de la historia en el discurso de los regímenes totalitarios.

Esta creencia es tan errada que basta sustituir la palabra socialismo por la de fascismo. Imaginemos por un instante que alguien diga que no deberíamos juzgar al fascismo por los regímenes de los años 30 cuyos caciques se llamaron a sí mismos fascistas, como Mussolini, Stalin, Ceausescu.

Todos sabemos que el fascismo conduce finalmente a pobreza, matanzas, desapariciones, guerra y opresión y lo mismo sucede con cada “gobierno” que depende del socialismo para sostenerse en el poder mediante la tortura, la extinción de las libertades privadas y de expresión, de desapariciones de los opositores y de encarcelamientos después de juicios sumarios.

 

CAJÓN DE SASTRE

En Cuba, Venezuela y Nicaragua, muchos empresarios se acercaron inocentemente a Castro, Chávez y Ortega, pasándoles el brazo por el hombro como lo hace alguien con el amigo a quien quiere conducir de un lado por donde va, hacia otro.

Fueron dóciles y entreguistas y para que vean lo que sucede en estos casos, va uno como muestra: Esteban Navarro Carvajal Hernández es dueño de la cadena “Shangri-Lá” de 7 bares en La Habana y Varadero.

Opera 10 más en España y paga religiosamente sus impuestos allá y en Cuba, donde por ley tuvo que hacer socio a un cubano, que resultó ser Raúl Guillermo Rodríguez Castro, nieto de Raúl.

En julio de 2017 fue requerido por la cubana ONAT -Oficina Nacional de Administración Tributaria- para que pagara impuestos por los 10 bares que opera en Madrid, Barcelona, Valencia y Málaga.

Esteban alegó que no procedía dicho cobro porque ya lo está pagando en España y eso ahí, aquí y en China se llama “doble tributación”.

Lo amenazaron con quitarle los 7 bares y entonces entabló un pleito legal que ganó porque tenía la razón. A pesar de eso, optó por pagar el 30 de abril pasado más de $350,000 dólares que le dijeron debía desde el 2017 por los 10 negocios de España. “Doble tributación y doblada de rodillas habemus.

Hace unos días se supo que dos grandes empresas mexicanas trasnacionales, pagaron en conjunto más de $6,000 millones de pesos por impuestos que injustamente la 4T les cobraba, pues varias sentencias de los jueces les dieron la razón a las corporaciones, en casos muy parecidos a la “doble tributación”, pues tienen negocios en México y otros países, donde pagan los impuestos que el gobierno les reclamaba pagar también aquí.

Doblaron las manitas y lo que sus dueños no saben es que si se dan las expropiaciones como las que ya ocurrieron contra los planteles educativos privados de Puebla, esas empresas van a ser de las primeras en la lista que podrían pasar a manos del gobierno. “Sobre aviso, no hay engaño”, advierte la irreverente de mi Gaby.

[email protected]

PLÁCIDO GARZA. Nominado a los Premios 2019 “María Moors Cabot” de la Universidad de Columbia de NY; “SIP, Sociedad Interamericana de Prensa” y “Nacional de Periodismo”. Es miembro de los Consejos de Administración de varias corporaciones. Exporta información a empresas y gobiernos de varios países. Escribe diariamente su columna “IRREVERENTE” para prensa y TV en más de 50 medios nacionales y extranjeros. Maestro en el ITESM, la U-ERRE y universidades extranjeras, de distinguidos comunicadores. Como montañista, ha conquistado las cumbres más altas de América. 

0
comentarios
Ver comentarios