Opinión

Norte rico, Sur pobre

Mientras Nuevo León registra el menor Índice de Rezago Social, Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Veracruz y Puebla son los cinco estados peor evaluados.
Compartir en
Por Horacio UrbanoMay 03, 2021 at 3:57 pm CDT

Nuevo Léon, estado del norte, como referente industrial.

Nuevo León ha sido desde hace ya varias décadas el mayor referente del potencial industrial de México, concentrando por igual desarrollo social y económico. Y si de desarrollo estamos hablando, tampoco cantan mal las rancheras otras entidades norteñas como Baja California, Chihuahua, Coahuila o Tamaulipas. El centro del país también se caracteriza por la pujanza de estados como Jalisco, Queretaro, Guanajuato, San Luis Potosí, Estado de México o la Ciudad de Mexico. Y para nadie es noticia que esas historias brillantes contrastan con las que marcan a los estados del sur del país.

Así lo establecen diferentes mediciones y así lo establece el Indice de Rezago Social 2020 (IRS), que hace apenas unos días presentó el Coneval (Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social).

El estudio, que no hace una medición de pobreza, sino que se genera a partir de una visión multifactorial, considera en un análisis que se realiza a nivel entidad federativa, municipio y localidad, información de educación y acceso a servicios de salud, así como, en materia de vivienda, calidad y abasto de servicios básicos, espacios y activos para el hogar.

Hay que decir que este documento, generado periodicamente y desde hace 20 años por el Coneval, tiene como principal objetivo aportar información de calidad para la toma de decisiones encaminadas a hacer frente a la pobreza.

Nuevo León volvió a ser el estado con menor IRS, encabezando un Top Five.

Pero ojo, porque si bien se trata de información encaminada a tomar mejores decisiones en materia de de política social, esto no impide que pueda ser usado desde la sociedad y el sector privado a fin de entender mejor las dimensiones de los retos que como país y comunidades enfrentamos.

Destaca del estudio el hecho de que en el 2020 Nuevo León volvió a ser el estado con menor IRS, encabezando un Top Five de entidades con menor rezago social, que complementan Coahuila, Ciudad de México, Aguascalientes y Colima.

En contraste, Chiapas encabeza el Top Five de los mayores IRS, seguido de cerca por Oaxaca, Guerrero, Veracruz y Puebla.

Destaca el hecho de que pintando el mapa de México con base en colores que marcan diferencias según el grado de rezago social, el norte se pinta de los tonos del desarrollo, mientras el sur, con la clara excepción de la península de Yucatán, se tiñe de la crudeza de aquellos destinados al mayor grado de rezago social.

Resulta muy interesante que de 32 entidades federativas, cuatro registran un muy alto IRS, mismo número de los que lo reportan en un nivel muy bajo, en tanto que 14 tienen el indicador en un registro bajo, seis lo tienen medio y las restantes cuatro, alto.

Los ricos también lloran

Pero los ricos también lloran, y es así que mientras los tres municipios del país con menor IRS son Benito Juárez, en la Ciudad de México; Apodaca, Nuevo León, y Coacalco, Estado de México, los tres municipios con mayor rezago social son Batopilas de Gómez Morín, Chihuahua; Mezquital, Durango, y Del Nayar, Nayarit.

Esto es, aún en estados marcados por el desarrollo, existen municipios que parecen olvidados y registran altos niveles de marginación.

Destaca del estudio que de 108,149 localidades evaluadas, 7.2% registraban un muy alto rezago social, mientras 16% reflejaban un muy bajo rezago social.

Como señalé, el IRS no es una medición de pobreza, sino un indicador pensado como auxiliar para la toma de decisiones, generado desde el análisis de cinco dimensiones (rezago educativo, acceso a servicios de salud, calidad y espacios en la vivienda, servicios básicos en la vivienda y activos en el hogar), reflejadas en 11 variables:

1. Rezago educativo: población de 15 años o más analfabeta( 1), de seis a 14 años que no asiste a la escuela (2), o de 15 años o más con educación básica incompleta (3).

2. Acceso a servicios de salud: población sin derechohabiencia a servicios de salud (4).

3. Calidad y espacios en la vivienda: viviendas con piso de tierra (5).

4. Servicios básicos en la vivienda: viviendas que no disponen de excusado o sanitario (6), agua entubada de la red pública (7), drenaje (8) o electricidad (9).

5. Activos en el hogar: viviendas que no disponen de lavadora (10), o que no disponen de refrigerador (11).

Estudios como el del Coneval dan información de calidad encaminada a elevar la calidad de los procesos de diseño e implementación de política social... Pero, por su profundidad, tendrían además que ser usadas por sociedad, academia y sector privado, para que todos entendemos mejor dónde estamos parados y qué impacto pueden tener las acciones que cada uno de nosotros tome.

A fin de cuentas el reto es evidente; se trata de hacer frente a la pobreza y multiplicar la dimensión y alcance del desarrollo... Un desarrollo incluyente que nos llegue a todos y no deje a nadie atrás.

* Horacio Urbano es fundador de Centro Urbano, think tank especializado en temas de desarrollo urbano, sector inmobiliario y vivienda.