September 21, 2019 15:34


Deuda de Hidalgo

El nuevo aeropuerto será finalmente construido en tierras mexiquenses y la nueva refinería, aunque no de manera oficial, está sepultada. 

Cuando llegó Enrique Peña a la presidencia de la república, en el estado de Hidalgo casi hubo fiesta porque significaba que habría al menos dos grandes proyectos: el nuevo aeropuerto para la Ciudad de México en Tizayuca y la puesta en marcha de la cacareada pero frustrada refinería Bicentenario.

Hoy, casi dos años después que entró la nueva administración priísta al poder, la única certeza es que ambos proyectos están cancelados. El nuevo aeropuerto será finalmente construido en tierras mexiquenses y la nueva refinería, aunque no de manera oficial, está sepultada.

El problema es que la cancelación de ambos proyectos no es gratuita: el estado de Hidalgo quedó no solamente endeudado, sino que perdió inversiones, quedó con un par de terrenos ociosos y además, y esto es la novedad, su calificación crediticia bajó.

 El analista de Moody’s Investors Service Francisco Urióstegui reveló en entrevista con El Financiero que desde que se hizo público que la nueva refinería Bicentenario sería suspendida, se supo que habría consecuencias para la perspectiva crediticia de la entidad. De acuerdo con el analista, la calificación de Hidalgo pasó de positiva a estable desde el pasado 24 de julio, lo que significa una degradación de su calificación crediticia, lo que le afectaría, en caso que la entidad quisiera un nuevo crédito.

Aunque, más bien, el gobierno de Hidalgo debería enfocarse en reclamar apoyo del gobierno federal, sea para atraer nuevos proyectos en los terrenos y espacios que estaban reservados para el aeropuerto y la refinería, o para obtener del gobierno federal una condonación de la deuda que adquirió para comprar los terrenos para la nueva refinería Bicentenario y que el gobierno de Felipe Calderón exigió como requisito para decidir la entidad donde sería asentado el proyecto.

Es importante recordar que Pemex recientemente licitó a la empresa española ACS (Actividades de Construcción y Servicios) un proyecto para la construcción de varias plantas en la actual refinería Miguel Hidalgo en Tula y que significará una inversión de unos 560 millones de dólares.

No obstante, el proyecto no se hará en los terrenos destinados a  Bicentenario sino a donde se encuentra la planta actual, de modo que aún no se sabe su destino.

0
comments
view comments