Opinión

    Hay pruebas contra Salinas: Corral, AMLO o Gertz deben llevarlo a juicio; El Bronco no se atrevió

    El presidente y el fiscal general deberían trabajar con el gobernador de Chihuahua para armar un caso sólido contra el hombre que tanto daño hizo.
    Carlos Salinas de Gortari, expresidente de México, negó que se le hubieran condonado impuestos
    Compartir en
    septiembre 03, 2020 a las 03:32 CDT

    No hace falta la consulta popular. El gobernador de Chihuahua, Javier Corral, ha descubierto evidencia que implica al expresidente Carlos Salinas de Gortari en hechos ilícitos.

    Cito una nota de Reforma, “Implican a CSG en desvíos de Collado en Chihuahua”, redactada por Pedro Sánchez Briones:

    √ El ex gobernador de Chihuahua, César Duarte, desvió a través del abogado Juan Collado 13.7 millones de pesos del erario de esa entidad para que Carlos Salinas “lo impulsara a la dirigencia nacional del PRI”.

    √ Lo anterior lo dio a conocer el actual gobernador chihuahuense, Javier Corral, “en un espacio semanal en un canal local”.

    √ La fiscalía del gobierno de Chihuahua “demostró cómo se desviaron los recursos mediante contratos simulados de servicios profesionales en materia jurídica”, servicios que desde luego no se prestaron: “todo era simulado”.

    √ El gobernador Corral precisó “que el modelo operó en otros estados”.

    √ Como Carlos Salinas “hacía lo mismo con otras entidades”, Javier Corral y sus colaboradores “hemos pasado información a otros estados por si quieren tomar cartas en el asunto”.

    El Bronco no necesitaba la información que tiene Corral: la conocía desde 2016

    Un año después de llegar al gobierno de Nuevo León, Jaime Rodríguez parecía decidido a combatir la corrupción del ex gobernador Rodrigo Medina. Sus fiscales conocieron —y se filtró a los medios, sobre todo al diario El Norte, de Grupo Reforma— que en las acciones ilícitas de Medina estaba involucrado Carlos Salinas. Por tal motivo, aliados del ex presidente en los medios, como Pablo Hiriart, de El Financiero, y Ricardo Alemán, entonces en El Universal, se lanzaron con todo contra El Bronco, y probablemente estos ataques obligaron al político independiente a echarse para atrás. De hecho, Jaime hasta se hizo amigo y aliado de Salinas de Gortari. O quizá ya lo era desde antes, tal como lo había denunciado desde 2015 Andrés Manuel López Obrador.

    El 28 de febrero de 2016 hice un resumen de esa situación y, convencido entonces de que El Bronco Rodríguez iría contra Carlos Salinas, dije que “esta vez”, Andrés Manuel estaba equivocado. Fui yo quien se equivocó, quizá porque, como nuevoleonés, quise creer que el gobernador independiente sí iba en serio contra la corrupción.

    El publicista de Salinas

    Sintetizo ahora lo que publiqué en 2016, “Salinas, su publicista Limón y lo que dicen @PabloHiriart y @RicardoAlemanMx de @JaimeRdzNL”.

    √ El gobierno de Nuevo descubrió ese año que el publicista Juan Carlos Limón, era un prestanombres del ex presidente Salinas de Gortari.

    √ Limón era un “estratega” electoral bastante conocido, premiado inclusive; en julio de 2015 le nombraron en Washington Consultor político del año; sí, exactamente cuando una candidata a la que se suponía había apoyado, Ivonne Álvarez, perdía por paliza la gubernatura de Nuevo León frente al El Bronco.

    √ La fiscalía de El Bronco encontró que Limón conseguía muy buenos contratos con distintos partidos y gobiernos porque Salinas lo recomendaba.

    √ De ahí que rápidamente se llegó a la conclusión de que Limón era un testaferro de Salinas.

    √ En 2015 el PRI no le pagó nada a Limón: el dinero para el publicista que se supone prestó servicios electorales al priismo lo aportó, tal como dio a conocer El Norte, el entonces gobernador de Nuevo León Rodrigo Medina.

    √ En una nota del 8 de noviembre de 2015, El Norte dijo: “La sospecha de que el exgobernador Rodrigo Medina usó recursos públicos para apoyar electoralmente a su partido, el PRI, quedó confirmada en documentos de su misma administración… Medina desvió al menos 32 millones de pesos para contratar a un estratega electoral para posicionar al tricolor y, de paso, promoverse a sí mismo como un ‘líder de gran visión’…”.

    √ ¿Quién era ese estratega electoral? El Norte lo aclaró: “La misión fue encomendada en mayo del 2013 a la empresa Limón Publicistas… El acuerdo fue celebrado por Jorge Domene y Néstor Armstrong, entonces coordinador de Comunicación Social y director de Adquisiciones, con Juan Carlos Limón García”.

    √ Según El Norte, el gobierno de El Bronco Rodríguez había presentado denuncias formales contra el publicista Limón: en efecto, a la procuraduría de Nuevo León, en ese tiempo encabezada por Roberto Flores, lo mismo que a la fiscalía anticorrupción, dirigida por Ernesto Canales, se turnó el expediente de los servicios facturados y no prestados por Limón Publicistas, lo mismo que los trabajos realizados por tal empresa para el posicionamiento del PRI y la mejoría de imagen de Rodrigo Medina.

    √ Los investigadores de Nuevo Léon sabían que detrás de Juan Carlos Limón estaba Carlos Salinas.

    La habilidad de Salinas para seducir a El Bronco

    ¿Por qué Jaime Rodríguez no procedió contra Carlos Salinas? Porque el ex presidente, por un lado, ordenó que sus amigos columnistas golpearan al gobernador de Nuevo León en los medios, lo que no resistió El Bronco, y por otra parte porque lo sedujo con la promesa de llevarlo ante los factores reales de poder para que Jaime construyera su candidatura presidencial.

    Corral necesita a Salinas para ser candidato presidencial, es decir, necesita denunciarlo

    Como El Bronco, el gobernador de Chihuahua, Javier Corral, necesita a Carlos Salinas para consolidar su imagen como figura política nacional y aspirar a ser, en 2024, un aspirante presidencial con posibilidades reales de victoria. Pero, a diferencia de El Bronco, el señor Corral no buscará a Salinas como publirrelacionista, sino que tratará de sentarlo ante el ministerio público. Lo tiene en sus manos, ¿dará Javier Corral el paso decisivo?

    Valdría la pena que el gobierno federal, específicamente el presidente Andrés Manuel López Obrador y el fiscal general de México, Alejandro Gertz Manero, pactaran con el gobernador Corral un intercambio de información. Para armar un caso más sólido contra el hombre, Carlos Salinas, que tanto daño le hizo a México.