September 16, 2019 16:30


¿Cuánto nos cuesta un informe de gobierno? Parte I

 Hoy los informes son una especie de alfombra roja al estilo hollywoodense en donde actores, cantantes, políticos y hasta famosos y autoridades extranjeras hacen presencia.

La televisión es maravillosa. No sólo nos produce dolor de cabeza,

sino que además en su publicidad encontramos las pastillas que nos aliviarán.

Bette Davis (1908-1989) Actriz estadounidense.

Finales de agosto y principios de septiembre son los meses que, después de las vacaciones, representan las más esperadas para los gobernantes en México.  Es la fecha en que su popularidad crece ?positiva o negativamente, eso dependerá de su desempeño- y su vanidad, así como su ego, se ven alimentados más de lo cotidiano.  Es el tiempo en que pueden salir a la calle y ver su imagen en cada paradero, en cada pantalla LED, en cada espectacular y en cada televisor de su ciudad o entidad.  Es el período en el que recuerdan que por alguna razón fueron electos por los habitantes: es el momento del informe.

Tal vez, para la mayoría de los políticos doce días es muy poco tiempo para difundir las millonarias obras, acciones, acuerdos, convenios, apoyos, gestiones y demás trabajo que han hecho a favor de la sociedad de su entorno local o nacional, pero la Constitución y la legislación electoral así lo señalan: siete días antes y cinco días posterior a su informe, cualquier gobernante podrá hacer uso de los medios a su alcance para hacer llegar su mensaje a los habitantes de que está cumpliendo con su encomienda.

El informe, o más bien, el contenido del informe es lo que menos a mi parecer les importa a los gobiernos.  Inflar estadísticas, sobrevalorar obras, difundir acciones que aún están inconclusas y el más recurrido de los remedios: difundir aquello que no hicieron pero que les tocó que se hiciera en su entidad, son el menú a anunciar.

Existen muchas y variadas maneras de hacer un informe.  Desde el formato clásico y tradicional del discurso ante miles de personas, hasta el uso de nuevas tecnologías, como el internet y el sistema interactivo.  Ese popularmente conocido Día del Presidente, hoy recientemente extinto, históricamente fue promovido e instaurado por Guadalupe Victoria a partir del 1 de enero de 1825.  De ahí, los siguientes presidentes continuaron con la tradición no escrita ?porque tampoco obligaba en ese entonces a rendir informes ante el Congreso- cada quien usando los medios y recursos disponibles a su alcance. 

Y es precisamente en los informes donde se han dado situaciones inéditas que han marcado y generado parteaguas en las costumbres y formatos de la política en México.  Tal es el grado que el formato hoy en día es diametralmente opuesto a como se acostumbraba hasta hace algunos años.  En el tercer año de gobierno de Felipe Calderón (2006-2012) se reformó el artículo 69 constitucional y a partir de entonces el Presidente ya no está obligado a asistir al Congreso para entregar el informe.  Se terminó con una tradición de más de 175 años.

Acontecimientos históricos en los informes presidenciales en México

 

Pero, ¿cómo se llevan a cabo hoy los informes?  Estamos en plena época de difusión del Segundo Informe Presidencial y de algunos gobernadores y alcaldes inmediatamente después.  Enrique Peña Nieto llevará a cabo su Segundo Informe en medio de cuestionamientos sobre falta de resultados en materia de seguridad, crecimiento económico y más aún por el resultado de las últimas reformas.  Y es precisamente este último tema al que más recurrirá el Presidente: el consenso de las fuerzas políticas para mover a México.  Ya he opinado antes que el Pacto Por México fue un documento discriminatorio puesto que no están representados todos los actores, empezando por los demás partidos y la representación de la sociedad organizada.  Los primeros spots televisivos han hecho alusión al Pacto como la estrella de sus primeros dos años pero el costo social ha sido muy elevado, como producto de que han tenido poco alcance.

Hoy los informes son una especie de alfombra roja al estilo hollywoodense en donde actores, cantantes, políticos y hasta famosos y autoridades extranjeras hacen presencia.  Aviones privados, hoteles de lujo, comidas, fiestas privadas son la agenda a priori-a posteriori que levantan comentarios y atraen el morbo social para advertir alguna opinión, así como también para sentenciar cómo se ven, qué visten o con quién se llega acompañado.  Pero poco se habla del costo, de aquel gasto que se hace para que en cada esquina, en cada radio o televisión, en cada pantalla o espectacular aparezca el gobernante anunciando su trabajo.  Y ahí es donde pondré especial hincapié. 

El primer informe presidencial de Enrique Peña Nieto aún sigue con claroscuros, pues diversas fuentes ofrecen cantidades diferentes sin tener certeza absoluta de cuánto se gastó.  En su portal, Animal Político señala que se gastaron más de 215 millones de pesos solo para difusión de spots en periódicos, radio y televisión.  A partir de una información otorgada y concentrada en 470 documentos destacan varios contratos, pero extrañamente no hay ninguno que adjudique directamente a la empresa Televisa:

 a)  Se registró que 8 áreas del gobierno federal aportaron recursos para difundir el informe: Presidencia, Estudios Churubusco, las Secretarías de Gobernación (SEGOB), Función Pública (SFP) y la de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), junto con el IMSS, el ISSSTE y el Instituto Nacional de las Mujeres (INMUJERES).

 b) Uno de los contratos más caros fue con TV Azteca, por 71.7 millones de pesos que se signó a través del IMSS para la difusión de spots durante 13 días.

c) Al Instituto Mexicano de la Radio (IMER) se le pagó 7.3 millones de pesos para transmitir spots.  Llama la atención que IMER es un medio público que tiene obligación de transmitir tiempos oficiales.

c) Por su parte la Función Pública contrató espacios en medios electrónicos como Google, Yahoo y Prodigy.

 d) Los estudios Churubusco fue el lugar donde se realizó el diseño y producción e los spots, al cual se le pagó 10.7 millones de pesos.  Sin embargo, también fue subcontratada la empresa The Mates Contents, que es propiedad de Pedro Torres, productos de Televisa, quien ha hecho los spots desde el inicio del gobierno actual.

Esto solo es reflejo de la publicidad de un informe pero no del gasto total que se destina en comunicación social.  Solo en los primeros 6 meses de su gobierno, Peña Nieto gastó 533?628,200 pesos, cifra que parecerá elevada pero en comparación con el sexenio anterior, apenas y representa el 13% de lo que gastó Calderón en su primer año de gobierno.  En este segundo año, en 2014, se prevé que la administración federal actual destine casi 5 mil millones de pesos, cifra superada en casi mil millones por su antecesor, que fue de casi 6 mil millones de pesos.  Pero si ambos presupuestos se comparan con el del gobierno de Vicente Fox, la cifra aumenta en más del doble en uno y casi el triple en otro.

¿Cuánto nos cuesta un informe de gobierno? Parte I

Fuente: http://fundar.org.mx/el-informe-de-gobierno-cuspide-de-la-propaganda-de-estado/#.U_4Z2cWwbCw

http://www.animalpolitico.com/2013/09/calderon-gasto-en-publicitar-su-gobierno-38946884-pesos/#axzz2l1VhPJmu

En su sexenio, Fox destinó poco más de 14,300 millones de pesos en comunicación social y difusión.  Por su parte, Calderón empleó alrededor de 39,000 millones, de los cuales 8 mil fueron en su último año.  Hoy, Peña Nieto tiene adjudicado 5,000 millones de pesos para 2014, pero a ello hay que sumar, además de lo ejercido en 2013, lo que costó la difusión de las reformas, pues tan solo en la energética se destinaron 353 millones y en la educativa 81.4 millones, aproximadamente.

Sobra decir que, al igual que a nivel federal, los estados no reparan en gastos para difundir su imagen.  En diversos medios puede constatarse el gasto oneroso que han realizado algunos gobernantes: Mario Marín, cuando fue Gobernador de Puebla, gastó en su Quinto informe 15 millones de pesos; Rafael Moreno Valle, actual Gobernador de esa entidad, gastó 56 millones en su segundo informe; Manuel Velasco, Gobernador de Chiapas, gastó 130 millones solo para promover su imagen en 2013 en todo el país; Fernando Ortega Bernés, de Campeche, gastó 7 millones en su Quinto informe y; Roberto Borge, de Quintana Roo, gastó poco más de 5 millones en su Primer informe.

Todos estos recursos solo representan una parte de lo que realmente se eroga, pues hasta hoy en nuestro país no hay reglamentación alguna que regule un tope máximo para gastar en los informes de gobierno, tanto federal como local.  Prácticamente tienen un cheque en blanco y lo peor es que la transparencia en el ejercicio de éstos no es clara.  Prácticamente se omite contabilizar cuánto se gastó un gobernante, por ejemplo, en el pago de habitaciones, aviones privados, espacios en aeropuertos, alimentos, fiestas, regalos y otros detalles.  La gran mayoría, sino es que todos los gobiernos, únicamente declaran lo que se erogó en luz y sonido, renta de sillas, florería, locales, papelería, logística, pantallas, etc.

En este año, a nivel local se tiene contemplado la presentación de 7 informes de gobernadores: Aguascalientes, Distrito Federal, Estado de México, Hidalgo, Quintana Roo, San Luis Potosí y Zacatecas.  Habrá que conocer cuánto se gastarán puesto que lo harán en el arranque de un proceso electoral federal intermedio, y la imagen cuenta en votos.

 

El tintero.

Existe un debate entre lo que hizo una empleada doméstica al llevarse unos chiles en nogada sin comunicarle a la empleadora.  El video difundido por la propietaria de la casa tenía como fin exhibir a su empleada como ladrona, pero la comunidad tecnológica la juzgó en otro sentido: la hoy Lady Chiles ha sido objeto de burla y críticas y por ello ha amenazado con demandar a quienes hagan mofa de ella. Habrá que cuestionarle a la dueña si le paga seguro social y las prestaciones de ley a su empleada, pues el hecho de darle comida gratis no la excluye de tales obligaciones.

Resulta que el rey de la basura y ex dirigente del PRI en el Distrito Federal, Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre fue exonerado de la acusación de haber desviado recursos de su partido para la contratación de mujeres que a cambio otorgaran favores sexuales.  El Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF) anunció que no había elementos para culparlo y que, en parte, se debe a que las finanzas del PRI son un desorden. ¿Acaso no es parte de su labor el que los partidos entreguen cuentas claras? Más claro está que en breve se renovarán los órganos locales para dar paso a las representaciones del INE y hay quienes están enviando mensajes para ser considerados, entre ellos los propios consejeros del IEDF.

 

(*) Internacionalista, Maestro en Ciencias en Estudios en Relaciones Internacionales, investigador independiente y analista político. http://columnapensamiento.blogspot.mx/

 

 

0
comments
view comments