Radicales Libres. Gobernador corrupto

Político corrupto
El gobernador del que hablo es el que usted quiera, todos están cortados con la misma tijera.Internet

 

Llegó al poder aclamado. Una "mayoría" es la que permitió que llegara a la gubernatura, aunque en realidad ganó con menos de la mitad de los votos.

Pero no sólo eso... también hizo pactos en lo "oscurito" con personajes no del todo honrados. Delincuentes pues. Y el día esperado, el de la toma de posesión, se empoderó. Y fue omnipotente.

Todo pasaba por su escritorio: recisiones, nombramientos, convenios, contratos... Sí, muchos contratos.

Al principio pretendió ser derecho, pero le agarró sabor al dinero. Diezmos, cuotas, regalitos empezaron a llegarle. Pero se dio cuenta que podía tener más.

Empezó despojando a ejidatarios de propiedades. Acaparó terrenos desolados. Luego, los compró su gobierno a precios estratosféricos. Toda la tramitología se realizó en el mismo escritorio.

Y en esos terrenos se construyeron obras: Hospitales, escuelas, complejos deportivos.

Y esas construcciones las hizo gente de confianza del mismo gobernador. Empleados y prestanombres, pues. Presupuestos inflados para obras de materiales baratos.

La cuenta en dólares siguió engordando.

Ya no se le ocurría en qué gastar. El lujo se volvió algo cotidiano e imprescindible.

Ahora los seguidores cercanos, de unos cuantos llegaron a ser cientos. Todos lo aclamaban. Llegar a Palacio de Gobierno era una pasarela diaria como estrella de cine.

Todos lo idolatraban, dentro de una burbuja de cristal. Pero no sólo en el terruño.

Durante las idas a la capital o a las ciudades más importantes del país recibía trato de sultán. Y agradecido se mostraba espléndido, cosa que impresionó a la guapa Hostess del restaurant de Polanco. No fue difícil conseguir el número de celular de la chica.

Tampoco fue difícil convencerla de entablar una charla amistosa en una suite exclusiva.

Ni tampoco fue difícil invitarla a "cola" borar con la "exitosa" administración. Así se abrió la puerta de disfrute de la belleza femenina, tarea encomendada al comunicador social del régimen. Así llegó el ocaso del poder.

Pero su influencia se mantenía intacta. Al menos así lo manejaban sus asesores.

Y vino el dedazo. Y después vino la caída del ídolo.

Dejó de ser nombrado en medios, dejó de ser rockstar de pasarela. Ahora encarna al pasado.

Y todas las transas fueron evidenciadas, aunque el Partido jura que le brindará el apoyo. Él sabe que es mentira y le toca estar a salto de mata.

Hasta que la autoridad decida ejercer acción contra él. Mientras tanto se mantiene pertrechado en un búnker con esporádicas apariciones en algunos eventos exclusivos.

El gobernador del que hablo es el que usted quiera, todos están cortados con la misma tijera. Uno de ellos llegó incluso a ser presidente.

Jiribilla Y el que sí tiene nombre y apellido es Eugenio Hernández, exgobernador de Tamaulipas, que a pesar de la cacería de la DEA se pasea por los restaurantes más exclusivos de Polanco. Su amistad con Peña Nieto es a prueba de balas.

Radicales Libres / Gobernador corruptoRadicales Libres / Gobernador corrupto

0
comentarios
Ver comentarios