El país de la fantasía

fantasía
Vivimos en un sueño político del que urge despertar

Incongruencia donde el líder del Congreso pugna por las ventajas del INSABI, pero asiste a un hospital privado a realizarse sus revisiones anuales

Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie.
Paradoja expuesta por Giuseppe Tomasi di Lampedusa (1896-1957)

La 4T y su realidad alterna se resume en la frase: yo tengo otros datos. No importa el tema, la tesitura o el azote de los hechos, Palacio Nacional tiene sus propios números. Y no, no es culpa de López Obrador vivir en un país feliz, feliz, feliz. Como tampoco es que no le preocupe el crecimiento cero de la economía o que le alegre la construcción de un camino de 8 km. porque se hizo a mano. A la gente poco le parece importar que debería haber miles de kilómetros de autopistas realizados bajo una honestidad donde sobrara el presupuesto para construirlas todas.

Ante cada golpe de realidad, existe alguien a quien culpar. Si no hay medicinas se dice que sí las hay y que, a la vez, la escasez es culpa es de los directores médicos (sí, otra paradoja).

Si los padres y los niños enfermos tienen cabida en noticieros como el de Ciro Gómez Leyva de Radio Fórmula, se les tacha de chayoteros y se les acusa de mentirosos.

Si Porfirio Muñoz Ledo quiere señalar en el Congreso los problemas que se dieron en la frontera sur entre migrantes y Guardia Nacional, no se le concede la palabra. De igual forma, cuando se le cuestiona a Rosario Piedra sobre dicha situación, la ombudsperson ignora a los reporteros, mientras ordena meter reversa a su vehículo.

Muestra inequívoca de los tiempos: silencio y reversa. Al ocultamiento, igual que en gobiernos anteriores, se agrega ahora la mentira y la huida, como si eso hiciera desaparecer los problemas.

Irma Eréndira Sandoval, titular de la Función Pública, diciendo que el mundo abraza el viraje radical de la Cuarta Transformación en materia de combate a la corrupción. ¡Un miserable punto por encima de lo obtenido el año pasado! El espectacular giro —que resulta de 360 grados— se reduce a haber pasado de 28 a 29 puntos sobre cien de calificación general. En otras palabras, seguimos absolutamente reprobados.

Se le encargó coordinar la distribución de medicamentos a nivel nacional a un miembro ¡de la ex escolta de Andrés Manuel! Se olvidó que es diferente cuidar a un candidato a trasladar y distribuir medicamentos que requieren cierto tipo de cuidados en su almacenamiento y transporte. Y en la vorágine de ocultar la ineptitud de quienes realizan la distribución y el error de nombrarlos, se prefiere culpar a los directores de los hospitales, cuya única mácula se centra en que han salido a los medios a señalar el desabasto.

Un país donde Pemex presume que ha mejorado, aunque los datos señalan lo contrario, pues durante 2019 su valor de producción se redujo en un 13% y cayó 87 posiciones dentro de las 500 marcas más valiosas del mundo (pasando del lugar 205 al 292).

Incongruencia donde el líder del Congreso pugna por las ventajas del INSABI, pero asiste a un hospital privado a realizarse sus revisiones anuales.

Estado mágico donde los aviones si no se rifan, se repelen. País de fantasía donde las reformas propuestas al Poder Judicial (más que requeridas) en lugar de encaminarlo a ser más justo, proponen violentar los derechos humanos...

0
comentarios
Ver comentarios