Si de un chisme te quieres enterar, en Facebook debes entrar

Facebook es una excelente red social, en la que podemos enterarnos de una que otra novedad que realizan nuestras amistades, marcas favoritas, artistas preferidos, tiendas, etc., ahora hasta el perro tiene Facebook literal, como la señora Beth Cough que le abrió un perfil a su perro en Cantórbery, sureste de Inglaterra, bueno, cada quien sus sentimientos ¿no?

 

Les comentaba que según eso el Facebook fue hecho con el fin de que estuviéramos virtualmente enlazados para bien, que las personas se enteren quien eres, como has crecido, que te gusta, que deportes realizas, cuántos hijos tienes, cuantas veces te casaste, cuantas te divorciaste, que papel de baño compras, si duermes de ladito, si babeas por la noche, si te gusta que te peguen, etc., etc., etc.

 

Desde que ponemos “inicio” en la página de Facebook nos dan la opción de ver las “noticias más recientes” (chismes calientitos) o “historias destacadas” (chismes que te perdiste) esto es un recorrido por si te ausentaste unas horas, días, semanas, etc., tú puedas metichear a gusto y sin límites con estas opciones.

 

Ahora el maldito, chismoso y desgraciado Facebook ya les informa a tus conocidos ¡TODO! Si estabas en tal ciudad y tomaste la foto ahí con tu celular,  si pones like a una foto, si comentas una foto, si comentas un estado, si te suscribes a páginas, si te incluyen en eventos, si te etiquetan en fotos o en publicaciones, si te etiquetan en comentarios, si te etiquetan en videos, si te etiquetan en…¡huevaaaaa! Uno ya no puede andar dando like a fotos de hombres en paños menores, ni haciendo tu santa voluntad en tu propio feis porque de todo se entera la raza. Leí en un artículo que muy pronto podrás poner en tu biografía, en estado “esperando bebe” o sea, “Paola está esperando un bebe de Tranquilino Pérez” ¿eso qué? Chisme puro y puro chisme.

 

Son muy pocas personas las que aprovechan este medio para socializar y comunicarse con sus seres queridos, también es culpa de las tías veteranas o de las abuelas que se abren su feis o más bien que se los abren porque las aconsejaron, pero estas personas si usan el Facebook para lo que es, aunque sea incomodo, nunca falta la tía que vive lejos y ve tus fotos en la fiesta y te comenta algo como: “ya no tomes mijita, eso hace mal, de eso murió tu tío Gastón” pfff borras el comentario mejor, porque si comentas, eso también se va al “time line” de la nueva forma del Facebook de biografías.

 

Cuando curioseas en un perfil es por algo, tienes algún interés o morbo que desahogar, o tal vez no es que te guste el chisme, sólo quieres estar bien informado. Como el típico conocido que siempre quiere agregar a tus amigos, los presentaste un día y ya son amigos en feis, o como las personas que se balconean solas y escriben en sus estados “i love chocolate mmmm rico”, y hacen que nos enteremos de sus placeres recónditos con el chocolate. 

 

El chisme es normal en Facebook, nosotros mismos somos responsables de lo que queremos que sea visto y visible para el mundo entero, el feis es un arma de dos filos, puedes compartir fotos, alegrías, enlaces, ideas, consejos, noticias, pero también puedes ser víctima de dimes y diretes, chismes, lados obscuros, puedes crear una lista con las personas indeseables o ponerlos en la lista de “acceso restringido”  y limitarlos de tu información o simplemente borrarlos a la chingada con todo respeto.

 

¿Será que Facebook ha pasado de ser red social a red antisocial? Mucha gente termina una amistad gracias a fotos o comentarios que se muestran en esta red, es una pena que hagan de una página tan útil una herramienta de chismes de vecindad.

0
comentarios
Ver comentarios