Mi experiencia con la terapia Gota de Lluvia

Terapia Gota de Lluvia
Los aceites esenciales no son milagrosos, pero con el uso constante he notado mejoríasInternet

 

Cada diez días vienen a mi casa a realizarme una terapia que se llama Gota de Lluvia. Hoy no quería tomarla porque me dolían todas las articulaciones de mi cuerpo al grado de no poder moverme ni para dar la vuelta en la cama. Sin embargo, decidí tomar la terapia. 

La terapia de Gota de Lluvia está basada en los aceites esenciales de Young Living y consiste en una serie de aceites como el Aroma Siez, albahaca, ciprés, mejorana orégano, menta, tomillo, valor, ebúrnea y también los aceites para masaje Ortho Ease y el Complejo Morado de Aceites Vegetales V-6.

Tengo años usando los aceites esenciales y a veces, de tanto dolor, sigo siendo escéptica y pienso que no van a funcionar. Hoy no ha sido la excepción, ya que de tanto dolor y tanta rigidez quise cancelar mi cita pero terminé tomándola y, para mi sorpresa, el dolor disminuyó en un cincuenta por ciento.

Mi terapeuta, Ana Gastelum, es la persona que se ha encargado de hacerme cada diez días estas terapias y, además de la técnica de Gota de Lluvia, también tiene conocimientos de qué aceites y en dónde exactamente aplicarlos haciéndome sentir mejor.

La Gota de Lluvia comienza boca arriba, pero hoy no pudimos empezar boca arriba por el intenso dolor, así que improvisamos. En esta etapa te armonizan la energía al hacerte una especie de masaje suave en los pies. Se siente raro al principio, como caliente o como un hormigueo, pero después te empiezas a relajar.

El siguiente paso es boca abajo. Aquí vierten sobre la columna vertebral los aceites antes mencionados y los esparcen con un sutil masaje dejándote unos minutos descansando con un colchón caliente sobre la espalda y terminas boca arriba con un masaje cráneo-facial.

La técnica es llamada Gota de Lluvia, ya que al verter los aceites sobre tu espalda y columna sientes como si te cayeran gotas de lluvia y es por eso el nombre. Los aceites te van relajando conforme los van poniendo y además es recomendable poner un difusor con aromas relajantes para entrar en un estado de relajación completa.

Los aceites esenciales no son milagrosos, pero con el uso constante he notado mejorías. Hoy por ejemplo al acabar la terapia me sentí renovada, mi dolor disminuyó un cincuenta por ciento y además mi terapeuta dejó en mi mesa de noche cuatro aceites para ponerme durante el día en caso de dolor. Además de que me ayudaron a levantarme de la cama, me quitaron unas contracturas que traía por la mala postura que he adquirido a causa del dolor en mis articulaciones. 

Hoy quiero agradecer a Ana, ya que sin su ayuda no me hubiera levantado de la cama y por ende no estaría en estos momentos contando mi experiencia con la terapia de aceites esenciales.

Si ustedes viven en Monterrey pueden contactar a Ana Gastelum en el teléfono 8116005895 y si no viven aquí pueden mandarle un WhatsApp para que ella les recomiende con quien tomar la terapia de la Gota de Lluvia.

0
comentarios
Ver comentarios