Estrategias de AMLO…para ganar

He aprendido durante estos años que no hay que inconformarse, que no hay que reaccionar ante las estrategias de AMLO, sino observar que sus razones,  por sencillas, son sofisticadas a veces atrevidas, por ello cuesta atinar.  Debe percatarse uno, cómo está trabajando el mensaje para el pueblo, bien recibido por este,  que da AMLO al principio del debate del pasado domingo. Proviene de la sangre, surge del corazón, del sentimiento que expone la realidad. Que los politólogos no logran descifrar su razón de ser,  es mentira, lo saben pero fingen ignorarlo. Utilizan la descalificación  de este comienzo de AMLO en el debate, para despistar a la gente, dicen que no fue importante o hasta que se oyó fuera de lugar.

Contar lo de Santa Ana no habrá sido para pedir a los gringos que nos regresen lo que nos quitaron ¿verdad?… fue estrategia para insertar en la psiquis del votante que si escogen a Peña Nieto es hacer lo mismo que se hizo con Santa Ana, traerlo de regreso al poder habiendo permitido que perdiéramos la mitad del país, la otra mitad  la vendería ahora Peña Nieto o para decirlo bien, el PRIAN a cuyos intereses obedece. El PRIAN cupular. El líder tabasqueño no se ha cansado de decir que se refiere a los que están al mando, arriba. Las bases, la gente de abajo que es la mayoría, no esta del lado de los privilegiados, sufren los mismos estragos socioeconómicos que los demás.

Durante el debate, fui una de tantos que comparten el proyecto presidencial de AMLO,  que no alcanzó de momento a comprender por qué nuestro candidato habiendo tambaleado a Peña Nieto, no hacía ninguna mención a Quadri sobre la progenitora que lo parió en el escenario político, promotora de la corrupción sindical, del rezago educativo, y por qué tampoco volteó con la candidata del PAN para sacrificarla con un par de frases por el fracaso, la innecesaria mortandad durante el gobierno de Calderón de donde ella proviene. 

No lo hizo, porque su estrategia sería, no los voy a golpear porque no me interesa entrar en controversia o pleito que no lleva a nada nuevo, que desvía la verdad, que no es solucionable con la maestra o con Calderón aún de por medio, pero la fruta podrida solita cae.  Josefina en su lugar, se interpuso en la jugada picando a Quadri y al PANAL pasado el debate. El pleito esquivado con todos menos con Peña, dictó la pauta para estas reacciones entre ellos.

Ahora, Josefina y Gabriel, se han enfrascado  en el desgaste de acusaciones y retos. Josefina queda como mujer insegura y temerosa al no responder al reto de Quadri para un “tete a tete” sobre educación, qué va.

¿Y AMLO? ileso, hacia adelante, continuando con su estrategia jugada por jugada  hasta comprobar a la ciudadanía su autoridad moral, hasta orillar a Peña.

0
comentarios
Ver comentarios