Respuesta a @Enrique_Aquino, quien no refuta lo fundamental de mi columna

Se ha levantado la polémica por la respuesta que el Enrique Aquino hoy a publicado en SDPNoticias por un texto escrito por su servidor donde argumento que Enrique Aquino no tiene autoridad moral para hablar de violencia cuando él es un violento, trabaja para un violento y para una institución sinónimo de violencia:

http://www.sdpnoticias.com/columnas/2012/08/18/de-risa-que-enrique-aquino-hable-de-violencia

Mi refutación en 4 puntos:

Primero, según Aquino solo miento en lo correspondiente a su trabajo, a lo de las supuestas amenazas a Álvaro Delgado, a que no usa bots, sin embargo, no dice nada de lo sustancial de mi columna: Enrique Aquino no tiene autoridad moral para hablar de violencia cuando trabaja para un partido que representa lo más violento de la historia reciente del país y que ha trabajado para otro violento, llamado Enrique peña Nieto.

Es un error común de muchos no analizar el pasado, un ejemplo clásico de mediocridad. Dicen los expertos que se debe entender el pasado para poder construir un futuro. Al no comprender el pasado, surgen situaciones como la reinstauración de un partido político que representa lo peor de la historia reciente de México. Según Aquino, no debemos satanizar eventos como lo sucedido el 2 de Octubre de 1968, porque ya son eventos pasados. Si seguimos ese argumento, entonces Aquino no debería refutar ni sus allegados satanizar mi anterior columna porque es un evento del pasado, por lo tanto Aquino es un incongruente o miente al decir: “no se puede satanizar el pasado”.

Aquí el argumento no es ese, no se trata de satanizar el pasado, se trata de reflexionar y analizar el pasado, y ciertamente el PRI tuvo sus aciertos, pero son más sus errores, y en términos de violencia, no podemos como pueblo hacernos los ciegos, sordos y mudos ante actos vergonzosos como mataron miles de estudiantes en 1968 en la Plaza de las Tres Culturas, lo sucedido en 1971 donde un grupo paramilitar creado por el gobierno mató miles de estudiantes, desapareció y encarceló a otros miles o que durante la década de los setenta, el PRI y el gobierno crearon la Brigada Blanca con el objetivo de asesinar o desaparecer a quienes estuvieran en contra del gobierno o el caso de Atenco, donde el “nuevo” PRI “rejuvenecido” en manos de Enrique Peña Nieto gobernador en ese momento del Estado de México mando a la fuerza policiaca a golpear, agredir, e incluso a violar a los pobladores de Atenco.

Ya que Aquino trabaja/trabajó en el PRI y en la campaña de EPN, no tiene autoridad moral para hablar de violencia cuando ha trabajado para un partido y un político que representan la violencia y la represión.

Segundo, así como no refuta nada cuando insisto que no tiene autoridad moral para hablar de violencia. Tampoco refuta nada cuando argumento que si alguien durante la campaña “programó” a sus simpatizantes fue el PRI. Aquino dice: “los Pejistas se han vuelto personas programadas, sin alternativas”. Para empezar no creo que los simpatizantes de Obrador sean personas programadas, sin alternativas, basta con ver y hacer un análisis de la encuesta realizada por el diario Reforma donde mostraba una clara correlación entre el nivel educativo y la tendencia al voto. La encuesta revelaba que a mayor nivel educativo, el porcentaje de personas que iba a votar por AMLO era mayor, incluso mayor del 50%. En cambio, los simpatizantes de EPN eran los de menor nivel educativo. Es bien conocido por todos, y la ciencia lo demuestra, que es más difícil engañar o manipular o “programar” a alguien que durante toda su vida ha leído, estudiado y se ha forjado un criterio propio. En cambio, una persona que no sabe leer ni escribir, una persona que su nivel educativo es similar al de un niño de primaria es más fácil de manipular.

Entonces surge la duda: ¿No es más fácil que EPN programará a sus seguidores?

La respuesta obvia y correcta es si. EPN junto con las televisoras a su favor, programaron a miles de millones de mexicanos que por falta de oportunidades no pudieron ir a la escuela y su nivel educativo es similar al de un niño de primaria, ambos muy fácil de manipular, el niño por falta de experiencia, el adulto por falta de educación. Durante la campaña los únicos “programados” fueron los simpatizantes de EPN, la televisión metió la idea a miles de mexicanos de que el mejor candidato era EPN, utilizando una estrategia similar a la que usan las compañías para meter sus productos milagros.

Tercero, Aquino miente cuando habla del PRI como un partido joven, Beltrones no creo que entre en la definición de joven, ni Beatriz Paredes, ni Emilio Gamboa, ni muchos más que fueron candidatos en esta elección o en elecciones pasadas. Sin duda hay candidatos jóvenes en el PRI, como lo hay en todos los demás partidos, no es una cualidad exclusiva del PRI.

Cuarto, como los argumentos fundamentales de mi columna no son refutados por Aquino, me tiene sin cuidado que diga que miento, aunque no lo haga. Parafraseando a Enrique Aquino, porque lo diga Enrique Aquino, no significa que sea verdad, y el hecho de que él lo diga, no quiere decir que tenga que ser verdad ni mucho menos que sea verdad.

La caminera:

Aquino dice: “él (Peña Nieto) representa la renovación de país y la restauración, sin duda, encabezará  la modernización que México necesita.” Ojalá tenga razón, sin embargo lo dudo, Peña Nieto no representa ni la renovación ni la restauración del país, representa más de lo mismo. ¿Qué no nos espera con el nuevo PRI y el gobierno de Peña Nieto? http://www.sdpnoticias.com/columnas/2012/08/14/el-prinosaurio-reloaded

La última y nos vamos:

Estimado lector no existe la violencia simbólica que Enrique Aquino dice que Andrés Manuel López Obrador genera en sus simpatizantes. Si existe alguien cuya doctrina es “quien no esté conmigo, está en mi contra” se llama Enrique Aquino. Por eso descalifica, insulta, hostiga a quienes no piensan igual que él, a quienes utilizando el derecho constitucional de libertad de expresión se manifiestan en contra de él o a lo que él llama presidente (Enrique Peña Nieto).

¿Usted qué opina, estimado lector?

0
comentarios
Ver comentarios