Empalmar el debate con el futbol es un plan con maña

Dejemos el drama a un lado y veamos el lado positivo de este asunto, nadie nos obliga a ver el debate, finalmente será transmitido por Televisa, mientras en Tv Azteca usted podrá gozar del futbol, es cuestión de decisión.

Si usted se siente muy inteligente y le interesan las dos cosas por igual y le es muy difícil tomar una decisión, puede hacer las dos cosas al mismo tiempo, puede escuchar el debate mientras ve el futbol.

Yo en lo personal voy a ver el debate, yo como joven ciudadana de verdad me interesa saber qué proponen los candidatos a la Presidencia de mi país, sé que debo reflexionar por quién voy a votar para tomar la mejor decisión y de este modo servir a mi país que tanto amo… NOT,  la verdad es que sólo quiero ver que Chepina se desmaye para evadir las preguntas de los adversarios, que se agarre del chongo o del copete con Peña Nieto, también quisiera ver quién la riega,  quién se equivoca o dice alguna estupidez que pase a la historia, quiero ver si EPN memorizó las respuestas y qué tan estudiadito llega a debatir.  Quizás Chepina en el debate por fin nos diga por qué “es diferente”, aunque si no lo dice en sus spots, dudo que lo haga en el debate,  ¿quién será el ganador del debate? ¿quién sacará mas chispas en la pista de baile?

Otros dicen que los candidatos armarán la “cascarita” en el debate: por un lado Enrique Peña Nieto en la portería, el Peje en la defensa, la Chepina de porrista, y Quadri… el aguador.

Esto de que empalmaran el futbol con el debate obviamente es un plan con maña para vender entretenimiento, de eso se trata el negociazo de Ricardo Salinas, por ejemplo, es una manera de jugar con nuestra mente, de ponernos a dudar, de experimentar con la gente en sus ejercicios de ratings.

¿Qué verá usted el próximo domingo? ¿El debate o el futbol? También pueden asistir a misa, o reflexionar con la familia, hacer un picnic, qué sé yo. Finalmente todo mundo hace lo que se le pega su regalada gana. Seguimos siendo parte de este complot macabro del que jamás podremos escapar. 

 

0
comentarios
Ver comentarios