Columnas

Entender el fenómeno que ocurrió alrededor del General Salvador Cienfuegos es tratar de entender lo que significa el narcotráfico, que más que una mafia organizada, es un sistema humano, en el que todas las partes que lo conforman están igualmente involucradas: los que producen las drogas, los que las venden, los que las compran, los que las distribuyen, y los que las consumen (leer artículo sobre el combate a las drogas en SDP Noticias: Enero 25, 2019).

Desde un punto de vista de Justicia, más que legal, tiene la misma responsabilidad en éste sistema llamado narcotráfico el que vende las drogas, como el que las compra, y ahí está la respuesta para entender el fenómeno Cienfuegos: Si acusaron al General de participar en la venta de drogas a los Estados Unidos, él, en su legítima defensa, puede acusar a los que las compran.

Así de fácil es la respuesta al problema que tanto analizan los llamados politólogos y literalmente todos los periodistas de México: el General Cienfuegos pudo haber acusado, en su defensa, repito, y hasta contrademandado, a muy altos funcionarios de Estados Unidos, inimaginables, que son los que compran las drogas y las distribuyen; analizando, intelectualmente, que un negocio sea tan inmensamente productivo, como el del narcotráfico, y más en su departamento de compras, requiere de la intervención de personas de muy alto perfil social.

Me recordó éste análisis intelectual a la película: “Cuestión de Honor” (en inglés “A few good men”: Unos pocos hombres buenos) en la que el actor Tom Cruise, como abogado, intenta hacerle Justicia a un soldado americano que murió en Cuba en la base de Guantánamo por una golpiza que recibió de sus compañeros, y al intentarlo, va citando a declarar a los militares involucrados de menor a mayor jerarquía, hasta llegar al comandante supremo de la base, interpretado magistralmente por Jack Nicholson.

Por eso en Estado Unidos prefirieron darle carpetazo al caso del General Salvador Cienfuegos, y declararlo caso concluido, para evitar ese posible escalamiento de acusaciones que realizaría el General en defensa de la verdad.

Desde un punto de vista resolutivo, la solución al conflicto del narcotráfico está en su eslabón final: los consumidores, por eso en México muy acertadamente y coincidentemente con lo ocurrido con el General Cienfuegos, se está autorizando el uso lúdico y recreativo de la mariguana, muy conflictivamente sin tomar en cuenta cómo van a regular para que las personas en éxtasis por consumo de mariguana legalmente no salgan a las calles, ni manejen, ni naden, y no participen en actividades que ponga en riesgo su vida o la de otras personas por dicho éxtasis.