Columnas

El acoso sexual, un problema minimizado y normalizado el Congreso de la CDMX

Congreso CDMXGalo Cañas / Cuartoscuro

El acoso sexual en México es uno de los delitos que más ha crecido en los últimos años, de acuerdo con el SESNSP el año pasado se recibieron en promedio 351 denuncias mensuales, este año aumento en un 96% en comparación con 2019. Entre los estados con más denuncias al respecto se encuentra la ciudad de México.

Es por ello que desde la sociedad civil y desde hace algunos años “Repara Lumea Contra La Violencia De Género” se ha dedicado a atender y prevenir los casos de hostigamiento y acoso sexual en nuestro país. Ante un sistema jurídico que abona a la impunidad las integrantes de Repara Lumea consideran que reformar el tipo de acoso sexual sería una forma de atender las condiciones de desigualdad estructural en las que ocurren estas conductas. La sanción de este delito debe atender primordialmente al impacto que genera en las víctimas. Todo ello con enfoque de derechos humanos y perspectiva de género y basado en el derecho de las víctimas a la no revictimización previsto en la Ley de Víctimas de la Ciudad de México.

Como parte de la necesidad de las mujeres por sentirse más seguras en los espacios públicos y privados, Repara Lumea presentó en marzo de este año una iniciativa para reformar el tipo penal de acoso sexual en la ciudad de México. En dicha iniciativa se plantea la posibilidad de sancionar conductas como la persecución, asediar, exhibir órganos sexuales y que baste el temor respecto de la seguridad sexual para que pueda acreditarse el delito. Además prevé el acoso sexual en el transporte público y la intervención dos o más personas para su comisión. Sin embargo y a pesar de los esfuerzos esta iniciativa se encuentra congelada en la comisión de Administración y Procuración de Justicia del Congreso de la Ciudad de México presidida por el Diputado Eduardo Santillán Pérez.

Al respecto Flor Rodríguez Directora Ejecutiva de Repara Lumea comenta, “Consideramos que esta reforma, al sancionar los primeros escenarios de violencia sexual, incide en la prevención de casos más difíciles pues, el combate a la violencia sexual implica nombrarla, visibilizarla y sancionarla. Queremos que esta reforma sea el paso de la retórica de la “Tolerancia Cero” a la realidad jurídica de “Tolerancia Cero” en los casos de acoso u hostigamiento sexual en la Ciudad de México”.

Ante un problema tan real y que vivimos diariamente las mujeres y que además impacta de manera negativa en el pleno ejercicio de nuestros derechos, es inadmisible que las y los legisladores sigan siendo indiferentes, omisos y al ser omisos se convierten en cómplices de la impunidad, de seguir normalizando estas conductas indeseadas y de fomentar la violencia en contra de las niñas y las mujeres. Resulta interesante cuestionar al Diputado Eduardo Santillán cuales son los motivos por los que esta iniciativa que debía haber sido dictaminada en 45 días ha estado congelada ocho meses sin mostrar ningún avance?

Dejo el espacio abierto para que el Diputado Santillán responda.