Columnas

Los feminicidios en México, alcanzaron su menor registro en lo que va del sexenio, de acuerdo con Rosa Icela Rodríguez.

Tres delitos a la baja

Utopía

Por primera ocasión desde que Andrés Manuel López Obrador es presidente de México, hace casi 27 meses, bajaron en enero pasado con respecto a enero de 2020 los tres delitos de género: feminicidio -10.7%, trata de personas -17.8 y violación -1%. Y el feminicidio reportó un descenso de -14.1% comparado con diciembre del año anterior. 

Todo ello, de acuerdo con el reporte mensual del pasado viernes que dio a conocer la Secretaría de Seguridad Ciudadana encabezada por Rosa Icela Rodríguez.

En #ConferenciaMañanera encabezada por el #PresidenteDeMéxico, @lopezobrador_, presentamos el informe mensual de #seguridad. Se tiene un mejor arranque de año con relación al 2020 en la incidencia de delitos. #JuntosConstruimosLaPaz pic.twitter.com/sIAW9bTLrc

— Rosa Icela Rodríguez Velázquez (@rosaicela_) February 19, 2021

Por fortuna también se contabilizaron en enero pasado 165 homicidios dolosos menos que en el mismo mes, pero de 2020, por lo que la baja en la incidencia del delito fue de 5.5%. Las acciones contra este crimen en los 15 municipios con el mayor número de homicidios dolosos dio como resultado una reducción de 8.8% en 10 de ellos. Delito que se concentra en 49.4% en seis estados: Guanajuato (gobernado por el PAN), Baja California (Morena), Jalisco (Movimiento Ciudadano), Michoacán (los restos del PRD), Chihuahua (PAN) y el estado de México (PRI).

En total los delitos del fuero federal disminuyeron 19.6% en enero de 2021. En el ámbito del fuero común se reconfirmaron las pronunciadas tendencias a la baja en 16 de los 18 delitos.

El secuestro registró una disminución de 55.6%, el robo tuvo una reducción de 24.3% en todas sus modalidades, extorsión -15.5% y lesiones dolosas -7.3%. En lo que se refiere al huachicol, Rosa Icela Rodríguez recordó que al inicio del gobierno de la Cuarta Transformación se robaban 74 000 barriles y en enero de 2021 sólo 4 600. Habrá oportunidad de escuchar al especialista Eduardo Guerrero quien siempre regatea los resultados en este renglón, tanto que hasta el insufrible Leo Zuckermann le corrige la plana.

Para la otrora reportera de La Jornada y comunicadora de la entonces Asamblea Legislativa, los buenos resultados se deben a la coordinación, constancia y disciplina del gabinete de seguridad nacional encabezado por AMLO que se reúne todos los días a las 6 de la mañana. 

Sin duda, es preciso colocar por delante la estrategia de seguridad pública que los rijosos adversarios de Obrador caricaturizan como de “abrazos, no balazos”. Tan sencillo como escuchar o leer al especialista Guerrero analizando la muy fuerte presión a que es sometido el Cártel Jalisco Nueva Generación que vio más que duplicados los operativos federales en su contra. Los moneros son los expertos en hacer cartones, los políticos opositores hacen el ridículo.

Suenan y al parecer son muy alentadores los primeros resultados claramente positivos en los delitos de más alto impacto, salvo que otras estadísticas serias y confiables los nieguen.

Es aquí donde la capacidad gubernamental para cacarear el huevo debe de corresponderse con el magno esfuerzo realizado por muchos mexicanos que se dedican y arriesgan la vida, y no pocas veces la pierden, para proteger a sus paisanos.

Resulta, por tanto, incomprensible que sea el mismo presidente de la república quien no auspicie que la mañanera mensual sobre seguridad, que se efectúa alrededor del día 20, gire en torno a los informes que rinden la secretaria y subsecretario de Seguridad y Protección Ciudadana, los titulares de la Defensa, Marina y la Guardia Nacional. Y, por el contrario, se extravíe en los más diversos temas, incluso de carácter municipal y hasta barrial.

No basta con poner el huevo –dice el refrán– hay que saber cacarearlo. Y el llamado por sus adversarios “genio de la comunicación”, AMLO, debe hacerlo en el rubro de seguridad pública.

Acuse de recibo

De la periodista y escritora Teresa Gil sobre Maximiana Ibarra Aguirre: “Eduardo qué triste noticia me das, la muerte de Miana. Fue como una especie de despedida porque me estuve acordando de ella hace dos días. Mujer llena de vida, alegre, generosa, hizo lo que quiso en su paso feliz y es lamentable que se haya ido, cuando todavía quedaba tiempo para andar. Te mando un gran abrazo Eduardo, a toda la familia y sobre todo a sus queridos hijos”, que son ocho, 27 nietos, 23 bisnietos y dos tataranietos... Muchas gracias por todos los mensajes recibidos en los buzones de Utopía…