Columnas

Los planes para reanimar la economía estadunidense con 1.9 billones de dólares y apoyos sociales que beneficiarán a 38 millones de mexicanos.

Utopía

En forma casi simultánea a la ceremonia de toma de posesión de Joseph Robinette Biden (hijo) como presidente número 46 de Estados Unidos, en la explanada del Capitolio y en medio de un despliegue militar y policiaco sin paralelo, el presidente Andrés Manuel le expresó su deseo de que encabece una gestión exitosa. Esto desde la mañanera de Palacio Nacional sin el menor despliegue de seguridad, lo que no se valora por la alharaca preelectoral tres partidos y un grupo empresarial aliados, con limitada capacidad creativa no sólo en materia de propaganda sino también política.

La coincidencia en el tiempo fue deliberada para que la felicitación fuera la primera que se escuchara en los cinco continentes, justo cuando la comentocracia, las oposiciones y anexas pronostican una mala relación mexicano-estadunidense debido a la estrecha cercanía de López Obrador con Donald Trump –como si un gobierno mexicano contara con márgenes para sostener una relación distante con la Casa Blanca–; la “tardanza” del mexicano de Tabasco para felicitar a Biden por su triunfo antes de que Colegio Electoral y el Congreso lo formalizaran; además de que supuestamente no condenó los movimientos golpistas de Donald Trump –aquí advertidos–, mismos que fueron publicitados con muchísima anticipación y nadie intentó atajarlos. Allí están las consecuencias: los que descalifican a Estados y gobiernos como “terroristas” hasta consumar invasiones y golpes de Estado, proclamaron “el terrorismo interno” para ocultar las raíces socioeconómicas de una realidad política que el sueño americano no resolvió.

Opiniones respetables pero influidas por las preferencias políticas e intereses profesionales e individuales que cada analista tiene y pone por delante, algunos hasta destilan odio a la coalición política gobernante, como Jesús Silva-Herzog Márquez alejado del pensamiento de su abuelo, don Jesús, pero bien exprime el apellido.

Tres son hasta hoy las coincidencias principales entre ambos presidentes: La primera reforma migratoria a lo largo de cuatro décadas y que podría beneficiar a 11 millones de indocumentados, de ellos más de 6 millones de mexicanos, pero justamente por su largo aliento tendrá dificultades aprobatorias en el Congreso; mientras quedó suspendida la construcción del muro y desmantelaron de inmediato varias de las medidas más antinmigrantes.

La segunda es el nuevo manejo de la pandemia del SARS-CoV-2 porque el de Trump, el de la simple gripe y otras ocurrencias criminales, colocó a USA a la vanguardia en número de contagiados, muertos e intubados, pero desde el miércoles 20 se le imprimió un nuevo sello a la estrategia de las autoridades. Y finalmente los planes para reanimar la economía estadunidense con 1.9 billones de dólares y apoyos sociales que beneficiarán a 38 millones de mexicanos. Planteamientos de Joe Biden que tendrán una influencia positiva directa en la economía y la sociedad mexicanas.

Apuestas políticas y deseos aparte de los comentócratas del oligopolio mediático –mismos que por lo general son incapaces de ejercer la menor autocrítica sobre sus opiniones hechas sentencias, cuando se equivocan con frecuencia–, existe el pronóstico de Obrador: “Los que están apostando a que nos vamos a enfrentar con el gobierno de Estados Unidos, se van a quedar con las ganas”.

Todo apunta a que es posible anticipar entendimientos constructivos entre Estados Unidos y México en sectores básicos como el manejo de la pandemia, la migración y la reactivación económica.

Acuse de recibo

El Comité 68 que fundó y dirigió hasta el último día de su vida Raúl Álvarez Garín, rindió homenaje al doctor Fausto Trejo Fuentes por medio de redes sociales, con el acto ‘Fausto, tu voz es nuestra guía’, por su “trayectoria de lucha por las libertades democráticas”; informó Demetrio Trejo… 

Falleció el periodista Raúl Correa Enguilo, por el SARS-CoV-2, el día 15. Raúl fue vocero de Morena, reportero del original Uno más Uno, La Jornada y El Universal; además de cofundador de la Fraternidad de Reporteros… Jesús Ramírez Cuevas, también paciente por Covid-19, lo definió así: “periodista y luchador social, fundador de la Fraternidad de Periodistas. Compañero de sueños y batallas por la democracia y la libertad. 

Abrazamos a su familia y le mandamos nuestro más sentido pésame”, lo mismo hicieron Olga Sánchez Cordero, Mario Delgado y otras figuras de la 4T...