7 de diciembre de 2021 | 03:02
Opinión de Eduardo Ibarra Aguirre

AMLO: No tienen “llenadera”

El monto de los depósitos de los capitalistas mexicanos en bancos de USA equivalen al 84% del saldo de la deuda externa del gobierno federal.
Precio del dolar durante la pandemia
Compartir en

Transferencias millonarias a bancos extranjeros 

Utopía

Corporativos empresariales y ciudadanos que en rigor son hombres y mujeres del gran capital, transfirieron a sus cuentas bancarias en Estados Unidos 21 088 millones de dólares durante los primeros dos años del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, de acuerdo con información del Sistema de la Reserva Federal, mejor conocido como Fed por su sus siglas en inglés, y que es el banco central de EU, un consorcio público-privado.

La información apunta que en noviembre de 2020, las cuentas de los mexicanos en EUA eran de 93 618 millones de dólares.                                  La cantidad superó en 29% la cifra reportada en diciembre de 2018, que fue de 72 530 millones de dólares, lo que significó un incremento en el periodo de 21 088 millones.

Para dimensionar las cifras, el monto de los depósitos de los capitalistas mexicanos en bancos de USA equivalen al 84% del saldo de la deuda externa del gobierno federal que, según la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, era de 111 062.3 millones de dólares, en diciembre de 2020.

Y las transferencias de los últimos dos años, los 21 088 millones de dólares equivalen a más de la mitad de las remesas que los migrantes enviaron a México en 2020 y fueron de 40 600 millones de dólares. Cantidad que implicó un record establecido por los heroicos migrantes, como suele llamarlos López Obrador. También superan y en forma holgada el valor de las exportaciones petroleras y agropecuarias que en 2020 fueron, respectivamente, de 17 413 millones y 18 682 millones de billetes verdes.

Además, el monto que alcanzaron en noviembre de 2020 los depósitos de mexicanos en bancos de estadunidenses es el segundo mayor desde que existe registro, según los datos de la Fed. Sólo es superado por las cifras reportadas en abril de 2020, cuando fueron de 96 407 millones de dólares. Así que en el año pasado se pueden ubicar los dos meses en que se han alcanzado los dos mayores saldos de dinero transferido desde México hacia el país que acaba de exonerar a Donald Trump por medio del Senado porque no alcanzó las dos terceras partes de los votos necesarios para sancionarlo.

Si los comparativos mencionados no fueran suficientes, los exportadores de capitales al país de las barras y las estrellas en los últimos dos años, son además los campeones en América Latina. Los depósitos que realizaron superan incluso a Brasil que es una economía más grande que la mexicana.

Cierto es que los magnates del dinero en Estados Unidos son los mismos que exigieron para sortear la recesión las mayores facilidades fiscales y préstamos blandos del gobierno mexicano, justo cuando exportaban riquezas generadas en México por los trabajadores.

Evasión fiscal 

De esa manera, el gran capital mexicano y global que no tiene patria sino se desplaza a donde mejor y más rápido se reproduce, presiona al gobierno de la Cuarta Transformación para que atempere o rectifique los programas y políticas de claro corte popular y nacional, como el proyecto para acotar la tercerización del trabajo y para rescatar la rectoría del Estado en la generación y distribución de la energía eléctrica.

De la misma manera trasladaban sus capitales a Estados Unidos y otros países –como se documentó lo hicieron en Andorra– para evadir obligaciones fiscales, durante las cuatro décadas del capitalismo salvaje hecho bloque dominante y paradigma de todas las políticas y los programas básicamente para su beneficio.

Así lo reconfirma el hecho de que en diciembre de 2018, los dueños de México ya tenían 72 mil 530 millones de dólares en los bancos de Estados Unidos.

Lo hacían y todavía lo realizan por la sencilla razón de que “no tienen llenadera”, como acostumbra decir AMLO.

Acuse de recibo

De la comunicadora y periodista Fátima Soto Rodríguez: “Los recuperados importan… y mucho, pero los muertos duelen aún más. Quizá por ello los hacemos más visibles. Saludos”.

Informa la doctora Yolanda Cristina Massieu Trigo: “La desigualdad es tal, que 75% de las dosis a la fecha se concentran en 10 países, en Israel ya se vacunó al 40% de la población, y en todo África apenas se han inmunizado 19,889 personas.

Los países que más han acaparado dosis de inmunizadores son Estados Unidos, Reino Unido, Israel y Emiratos Árabes Unidos, y las empresas farmacéuticas transnacionales acumulan ganancias, no han tenido la capacidad de producir al ritmo de la demanda y han incumplido contratos”. Concluye la investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana (Xochimilco): “Hay urgente necesidad de sistemas eficientes de salud pública, que fueron desmantelados en las décadas del neoliberalismo. 

Es imposible que la salud privada y las aseguradoras hagan frente a la emergencia sanitaria que la pandemia global ha provocado. En un alarde de ‘generosidad’, Pfizer dona 40 millones de dosis a Covax (de la ONU) de su producción total estimada de 2 mil millones de dosis en 2021”.