Columnas

Durazo, la cara del fracaso

Alfonso DurazoGraciela López / Cuartoscuro

La historia juzgará a Alfonso Durazo como quien dejó a México en un charco de sangre y liberó al hijo del “Chapo” Guzmán.

* El perfil de su sucesora, un agravio a expertos en Seguridad

Por más que se esmere en querer mostrar resultados aprobatorios de su paso por la titularidad de la Secretaría de Seguridad y Protección Civil, Alfonso Durazo Montaño, no puede tapar el Sol con un dedo. Hoy se va de dicho cargo dejando una carta en la que, hay que reconocerlo, muestra que de algo le sirvieron sus visitas a Las Mañaneras para aprender a repartir culpas como lo hace cada día el presidente Andrés Manuel López Obrador. En su texto, Durazo responsabiliza a los anteriores gobiernos y no admite responsabilidad alguna en el caos aún mayor que él está heredando a Rosa Icela Rodríguez, a quien por cierto no se le reconoce mayor mérito en temas de seguridad, pero quizá cumple con el perfil de “levantarse temprano” y el de ser “leal a ciegas” a la Cuarta Transformación. Los números no mienten; Durazo se va dejando a la administración actual como la más sangrienta de la historia moderna al acumular más de 66 mil homicidios dolosos durante su gestión, sin atacar las desapariciones forzadas, y con el crimen organizado dominando al país. Tendrá que cargar además, con el estigma de haber sido el Secretario de Seguridad Nacional que por instrucciones del presidente dejó libre al narcotraficante Ovidio Guzmán, hijo de quien fuera el máximo capo de la droga en el mundo, Joaquín “El Chapo” Guzmán.

Alfonso Durazo, es ese personaje que no pocos ubican como uno de los tentáculos del ex presidente Carlos Salinas de Gortari, quién lo habría colocado como Secretario Particular del fenecido Luis Donaldo Colosio Murrieta cuando este se desempeñó como Secretario General del Partido Revolucionario Institucional (PRI), pero también como el responsable de filtrar luego del asesinato, que quien habría orquestado el ataque había sido el propio Carlos Salinas.

Durazo mantuvo un perfil bajo entonces hasta que tras renunciar a su militancia priísta en 2000, logró incorporarse al equipo del presidente Vicente Fox, ostentando nuevamente el cargo de Secretario Particular, hasta que sus diferencias con la Primera Dama, Marta Sahagún, lo obligaron a emprender la retirada, no sin antes escribir una carta de renuncia de 19 páginas.

Su principal argumento entonces fue su rechazo a que la señora Sahagun aspirará a relevar a su marido en la presidencia de México. Una herida que evidentemente quedó abierta y que a 17 años de distancia aún sigue supurando. Ello quedó de manifiesto la semana pasada, cuando el ex presidente tuiteó:

"Las ratas son las primeras que saltan" cuando se hunde el barco!!!

Pobre Sonora,,,,,

Aguas Sonora.....

Dos días después volvió a escribir: “Vaya despedida, nada que presentar en más de 2 años más que fracasos y más fracasos...

Aguas Sonora, no puedes ir con un fracasado!!

Al siguiente día, Alfonso Durazo respondió a su ex Jefe también por la vía del Twitter:

“Nunca le he contestado nada al expresidente @VicenteFoxQue porque se ha convertido en una pena para él mismo y para el País. Sin embargo, hoy le digo: Nada de rata. Ni un solo quinto indebido saqué de su gobierno ni de ningún otro. 1/2.

“Fox recibió a México en el lugar 53 del ranking mundial de corrupción y lo dejó en el 70. En ese gobierno de ratas generalizadas fui una excepción. Que no se le olvide que para tener la lengua larga hay que tener la cola corta. Desde aquí lo saludo respetuosamente”.

Dos años después de salir de la administración foxista, Durazo Montaño, se unió a Andrés Manuel López Obrador y en 2018, este pronunció su nombre como quien sería su Secretario de Seguridad en caso de ganar la Presidencia de la República.

Ese jueves 4 de enero, como parte de su plan, López Obrador propuso crear una nueva Secretaría de Seguridad Pública. Además planteó integrar a todas las fuerzas policiacas y militares del país en una sola corporación, una Guardia Nacional, para garantizar la seguridad del país.

“Hemos hecho el compromiso de que se va serenar el país, vamos a garantizar la paz y la tranquilidad, tenemos experiencia y no estamos sometidos, comprometidos, con ningún grupo, somos libres, nuestro único amo va ser siempre el pueblo de México, va haber paz y tranquilidad”, sentenció.

Hoy, en su carta de renuncia, Durazo exhibe entre sus éxitos aquellas promesas de AMLO. Pero esos mismos logros son motivo de reproche siendo que aún cuando consiguió amotinar las principales fuerzas de seguridad en la consolidación de La Guardia Nacional para su apoyo, y que además contó con un mayor presupuesto, sus resultados son mediocres por decir lo menos.

En entrevista, dijo esta semana “que ninguna zona del país, como sí ocurrió en el pasado, está dominada por el crimen organizado. También sostiene que no hay organización delictiva que tenga capacidad para retar al Estado, y defiende la política que en la materia aplica la presente administración: “nuestra estrategia no ha fallado.

“Históricamente había zonas administradas y hasta gobernadas por el crimen organizado. Eso se acabó. Eso ya no sucede ni en el Triángulo Dorado –zona que se localiza en los estados de Sinaloa, Durango y Chihuahua y que controló Joaquín El ChapoGuzmán– ni en la Tierra Caliente de Michoacán ni en Miguel Alemán, Tamaulipas. Esto no significa que no haya presencia de criminales, sólo que ya no dominan en esos lugares”, sostiene. (LaJornada27/10/2020).

Pero The Washington Post, ha publicado este viernes sobre México: “El crimen organizado solía estar conformado por un puñado de cárteles que traficaban narcóticos por las carreteras hacia Estados Unidos. Pero en un cambio fundamental, los criminales de hoy están penetrando cada vez más profundamente el país, infiltrando comunidades, fuerzas policiales y alcaldías. Una gran variedad de grupos armados — que podrían llegar a ser más de 200 — se ha diversificado en una gama creciente de actividades. No sólo están transportando drogas sino secuestrando mexicanos, traficando migrantes y extorsionando negocios que van desde productores de limón hasta empresas mineras.

Además, da a conocer un estudio clasificado que se creó en 2018, pero del cual no se había informado previamente, a través del cual analistas de la CIA concluyeron que grupos de narcotraficantes habían obtenido el control efectivo de cerca del 20% de México, de acuerdo a varios funcionarios estadounidenses retirados y en ejercicio.

“En los últimos dos años los homicidios se han disparado a sus niveles más altos en seis décadas; 2020 va rumbo a establecer otro récord. La tasa de homicidios de México es más de cuatro veces mayor que la de Estados Unidos.

Cientos de miles de personas han huido de sus hogares para escapar de la violencia; el Congreso mexicano está listo para aprobar la primera ley federal para ayudar a los desplazados dentro del país.

Las autoridades informaron que más de 77000 personas han desaparecido este año, un total mucho mayor de lo que reconocieron los gobiernos anteriores. Es la mayor crisis de este tipo en América Latina desde las “guerras sucias” de las décadas de 1970 y 1980.

El Departamento de Estado pide a los estadounidenses que eviten viajar a la mitad de los estados de México, etiquetando a cinco de ellos como “nivel 4” de peligrosidad, el mismo nivel que Siria, Afganistán e Irak”. (TheWashingtonPost30/10/2020)

El sol no se puede tapar con un dedo. O dicho en otras palabras, The Washington Post le puso la contundente realidad para que deje de festinar triunfos inexistentes.

En su carta de renuncia al Ejecutivo, Durazo, quien ahora buscará la gubernatura de Sonora, escribió: “La Historia, que es en su esencia insobornable, juzgará a su debido tiempo nuestro desempeño y habrá de ser sin duda generosa; no pasará en vano el cumplimiento de nuestra responsabilidad con tintes de apostolado”.

Pero quizá la historia no pueda ser generosa con quien ha dejado a México en un charco de sangre con más de 66 mil muertes. Por el contrario, seguramente lo marcará como el Secretario de Seguridad que liberó al hijo del más grande narcotraficante en la historia de México.

En cuanto a quien ocupará su cargo, Rosa Icela Rodríguez, habrá que decir es una persona sin experiencia en temas de seguridad, carece perfil a nivel técnico, y si bien fue encargada de cuadrantes, tiene nula experiencia en combate al crimen organizado siendo que es el principal lastre que arrastra este país.

Rodríguez, es desde el pasado 25 de julio, Coordinadora de puertos y marina mercante de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), tiene más de 20 años de experiencia en la administración pública de la capital y se ha desempeñado como secretaria de Desarrollo Social, así como secretaria de Desarrollo Rural y Equidad para Comunidades, y directora general del Instituto para la Atención de los Adultos Mayores.

Su nombramiento, debe ser un agravio para tantos expertos en materia de Seguridad Nacional que sin duda cumplen el perfil para el cargo, aunque no así para los requisitos que establece el presidente para cualquier encomienda en su gobierno: “lealtad a ciegas, honestidad y levantarse temprano”.

[email protected]

@salvadorcosio1