Descarrilar a México desde México

Mexcanos unidos
La marcha del próximo domingo es trascendental para el país.Internet

"Nuestro Presidente ha actuado perfectamente bien contra Trump", dijo Alejandro Martí en programa con Ciro Gómez Leyva, "en Estados Unidos admiran al señor Presidente porque ha sido el primer Presidente que le dice no al Presidente de Estados Unidos".

Lo que comenta Alejandro Martí resulta altamente importante con motivo de la marcha, porque México, igual que otras naciones, por no decir el mundo entero, está padeciendo las ocurrencias del actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Las dos batallas en los tres frentes

Hay tres temas de trascendencia para el desarrollo y bienestar de la nación, que se encuentran en la mira del gobierno estadounidense: la migración, el TLCAN y el combate al narcotráfico.

Son tres temas en los que el posicionamiento de Donald Trump ha generado controversias y enfrentamientos entre grupos de interés político y económico en nuestro país. En otras palabras, México vive dos batallas: la que enfrenta por las amenazas de Donald Trump y las que se enfrentan aquí para ver quién saca mejor tajada y se posiciona rumbo al 2018.

Los interesados en que la negociación se rompa

Los tres temas de debate generan implicaciones para ciertos grupos de poder que tienen el temor de perder privilegios y poder si se dan pasos en la defensa general de los intereses de la nación.

Negociar el TLCAN implica que muchos despachos de cabilderos en la disputa ganen insultantes cantidades de millones de dólares, sin importar si afectan o no la economía general. Por cuidar sus ganancias nos dejan a merced de Trump y afectan el desarrollo, la innovación y el intercambio comercial tanto con Estados Unidos como con el resto del mundo.

En temas migratorios, la posición de México es contundente e inamovible, México no pondrá un solo peso ni un solo centímetro para el muro. Pero tampoco estamos cerrados a la discusión sobre la seguridad en la frontera para ambos países.

En el combate al narcotráfico lo que se presenta es un cambio de la relación y la negociación. Hay que combatir bajo un esquema regional a las bandas de narcotraficantes, de migrantes y de armas y Estados Unidos debe comprometerse a combatir la demanda y la distribución en su propio territorio. Muchos no quieren admitirlo, pero hasta antes de estas negociaciones esto no estaba en la mesa. Los gringos siempre decían que la culpa era nuestra y hoy parece  diferente.

Videgaray y Guajardo dando resultados

Nos guste o no, los resultados están a la vista. Después de la reunión del canciller Luis Videgaray con el secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Kelly, este declaró que “hoy la preservación de las interconexiones sociales y económicas con México, es un asunto de seguridad nacional y económica” y destacó el nivel “sin precedentes” de confianza y colaboración operativa entre los dos países, y la importancia de continuar la cooperación y las acciones como socios regionales.

En el terreno económico, la posición de México ha sido firme y contundente, lo que ha permitido que, desde la toma de posición de Donald Trump, cuando se iniciaron formalmente las negociaciones, el tipo de cambio haya tenido una recuperación de casi dos pesos. Hay que recordar que antes de que Trump asumiera el cargo, la cotización llegó a rebasar los 22 pesos.

La marcha del domingo

 La marcha del próximo domingo es trascendental para el país, tomando en cuenta la batalla interna que mencioné previamente. En primer lugar, las organizaciones convocantes "Vibra México" y “Mexicanos Unidos”, en un hecho sin precedentes lograron ponerse de acuerdo frente al enemigo común: el presidente de los Estados Unidos. Lograron la unidad sin importar origen, religión, preferencia sexual o ideología.

En segundo lugar, queda claro que esta marcha no está patrocinada por partidos políticos o intereses particulares y de interés económico o político. Sin embargo, sí existe el riesgo de que lleguen los infiltrados y grupos de poder que quieren desestabilizar el país para conservar su estatus quo.

Lo que menos requiere México es confrontación y bravuconerías iguales a las de Trump. Así no se resuelve nada.

La prensa utilizada

Liébano Sáenz en su columna del sábado pasado en Milenio Diario, retomada por Don Federico Arreola para SDPNoticias, escribió sobre la llamada de Trump con el Presidente Peña. Este tema va mucho más allá de la llamada y de la ingenuidad de Carmen Aristegui y Dolia Esteves, si es que es ingenuidad.

Liébano Sáenz comentó en su espléndido artículo que “la amenaza que representa Donald Trump lo es para todo el país, no sólo para el gobierno o para el Presidente”. Recordó que “no son pocos ni menores los malquerientes del presidente de México (…) “enemigos gratuitos o interesados que (buscan) cobrar afrentas, pasar facturas o tratar de descarrilar por consigna o conveniencia política”.

Sobre ese mismo texto, hay tres puntos que vale la pena subrayar: 1) “La libertad de expresión y la crítica al poder no excluye la responsabilidad y el cuidado que se deberá tener en la nueva realidad a la que ingresa el mundo con Donald Trump”; 2) “Para algunos el ejercicio del oficio es lo único que vale, sin importar que, sin proponérselo, se vuelvan piezas de un juego ajeno que tiene como objetivo someter a México”; y 3) “No es la unidad a ciegas ni mucho menos incondicional lo que nos plantea el momento; lo que demanda es justamente conciencia de todos los actores, públicos y privados, incluidos los medios de comunicación”.

Esto, porque al parecer la ingenuidad no sólo toco a Aristegui y Esteves, sino a otros perversos periodistas como Raymundo Riva Palacio, quien insiste en que no se den negociaciones con Trump, que no se toque al TLCAN y que las medidas de seguridad implican negativos. En su columna del jueves 9 de febrero en El Financiero, Riva Palacio se va a la yugular del Presidente y de todos los mexicanos, al señalar que si Peña Nieto no lo escuchó podría revisar un ensayo publicado en abril pasado en la Harvard Business Review sobre por qué Trump no entiende sobre negociaciones, de Deepak Malhotra y Jonathan Powell.

O la periodista Martha Anaya, quien después de vapulear y descalificar al canciller por su reunión con su homólogo Rex Tillerson se pregunta qué dijo Videgaray tras su encuentro con el secretario de Estado de los Estados Unidos. Y responde: “Sí, de nueva cuenta la palabreja: Constructivo. Anaya retomó los comentarios de Marco Adame, ex gobernador de Morelos por el PAN quien descalifica la marcha del próximo domingo: “Nuestros dirigentes piden unidad, pero ni siquiera saben para qué o en torno a qué”.

En todo esto, debemos reflexionar, sobre todo como lo comenta Marco Herrera en su columna para Forbes titulado “¡Cuidado! la comunicación está en peligro”, en la que  hace un llamado al cual también me sumo: “Llamo a la cordura, a no romper la ética por parte de los profesionales, medios, periodista, líderes de opinión, influencers, bloggers y demás, a no convertir el sistema comunicacional en un circo barato, cedido a los intereses de los grandes intereses”.

La marcha del domingo debe ser un éxito ciudadano y nacional, es la expresión de un México unido frente a los poderes inquisitorios y totalitarios que representa Donald Trump.

 

0
comentarios
Ver comentarios