La apuesta al 132 y la democratización de los medios

Josefina ya no encuentra forma de avivar su campaña y lanza su apuesta al 132. La candidata ha ofrecido aceptar todas las condiciones que el movimiento #YoSoy132 determine. La candidata del PAN se siente olvida, ya que se empieza a marcar de manera más clara el crecimiento de AMLO y su descenso que la colocan cada vez más cerca de Quadri.  Josefina se lanza con una apuesta muy arriesgada de su cada vez menor capital político. podría decir que lanza su última apuesta y el movimiento tampoco tiene una decisión fácil, se podría jugar uno de sus principales objetivos, evitar que Peña Nieto llegue a la presidencia. 

El movimiento, de un inicio, ha sido asociado con López Obrador, por razones cómo: que fue a él a quien Televisa atacó la elección pasada y el recibimiento en la Ibero. Los jóvenes hacen bien en declararse apartidistas y creo que todos, en algún momento, los deberíamos de ser, es decir fijarse en los candidatos, no en los partidos; por más que digan que los partidos representan una ideología, en México es un mito todos son lo mismo, la diferencia entre partidos se resume a posturas a favor o en contra del aborto, así como de políticas a favor de los homosexuales (espero que no todos sean así)

            Antes que nada, la principal razón por las que pelea el movimiento es la democratización de los medios, algo un poco complejo de lograr en medios como la televisión y la radio, la democratización de los medios ha sido un fenómeno que ha traído el internet; prueba de ello es este medio, habrá quién le de voz y habrá quien no, así como quién quiera lo puede leer y el que pues no. La tele y la radio se rigen por diferentes reglas, son inventos del siglo pasado, parece que cada vez quedan más chicos, si no evolucionan sus reglas  y usan la tecnología a favor de la democratización, es decir de dar mayor apertura, las nuevas generaciones los irán desechando, cosa muy natural del hombre, así que aguas.

Creo que no se ha sabido a quién hacerle la exigencia. La democratización de los medios como petición tendría que ser hacia el gobierno, se le debe exigir mayor competencia y mejores leyes para que exista una verdadera democracia. Si sólo tenemos dos televisoras es el gobierno el que tendría que exigir una línea editorial imparcial y comprometida con la honestidad. Los jóvenes están haciendo una petición a una empresa privada con sus claros intereses, que no va a renunciar a ellos.

La exigencia hacia las televisoras tendría que ser más sobre su consciencia y compromiso con el país, quizás con mayor presión y con una petición clara se logre que voces de todas las posturas políticas y que no representen los intereses de la empresa tengan cabida dentro de esos escaparates, ¿Por qué no invitar a periodistas de la Jornada a Tercer Grado? De momento se tiene que exigir que el fin de las televisoras no sea puramente mercantil así como preocuparse por contenidos de mayor calidad en todos sentidos, tratar de mayor espacio a diferentes voces.

Esta exigencia es más grande que ponerse la camiseta de un partido y quizás declararse apartidista sea la mejor forma de hacerla; pero antes hay que poner en balanza otro de los objetivos: que Peña Nieto no llegue a la presidencia. La forma más sensata de lograrlo es declarándose a favor de un candidato, se tienen que dar cuenta que si siguen con dos o más candidatos sólo va a dividir fuerza y no será suficiente para evitar que el PRI llegue. No creo que sea una decisión fácil para ellos; pero creo se debería de hacer algo, no por tomar postura traicionan su idea de pluralidad de los medios.

Dudo mucho que el movimiento si llega apostar por alguien sea por Josefina, debilitarían al que empieza a mostrar verdadero peligro para Peña Nieto. Lo mejor que podrían hacer sería invitar a un diálogo a ambos candidatos buscando la unión y que alguno de los dos dimita, cosa que realmente no va a pasar. La otra sería haciendo una consulta interna entre todo el movimiento y tomar una decisión democrática sobre a quién van a apoyar.

 Si se basan en las encuestas que han salidos de la mayoría de las universidades sería el candidato de la izquierda y la apuesta de Josefina al 132 habrá sido un nuevo tropiezo y seguro su despedida de cualquier aspiración política.

0
comentarios
Ver comentarios