Decisiones que no a todos gustan

AMLO Oaxaca gira
Se apoyará a los familiares de las víctimas, dijo el presidentePRESIDENCIA /CUARTOSCURO.COM

Hay activos de la Secretaría de Marina-Armada de México, soldados, Policías Federales, políticos y ciudadanos en general que no están de acuerdo con haber dejado en libertad a Ovidio

 

"Acabamos de tomar una decisión muy difícil, pero muy humana", dijo este domingo el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, desde Oaxaca.

De eso se trata la vida, el ser y hacer gobierno, de tomar decisiones. No siempre estaremos de acuerdo con lo que decida el jefe del ejecutivo federal, pero lo del jueves trágico, ¡ya fue!

Estamos en un tiempo nuevo y la Cuarta Transformación debe encontrar la oportunidad de aprender tras lo acontecido. Las seis versiones del operativo contra el hijo de Joaquín Guzmán Loera, deben quedar en el anecdotario de la guerra contra el narcotráfico y a partir del jueves evitar que se repita algo similar.

Hay activos de la Secretaría de Marina-Armada de México, soldados, Policías Federales, políticos y ciudadanos en general que no están de acuerdo con haber dejado en libertad a Ovidio, otros sí avalan el resultado de la decisión, quizás el mismo presidente está medio convencido o definitivamente quedó enteramente satisfecho con los resultados de aquel jueves 17 de octubre.

Pero y ¿qué podríamos aprender los mexicanos de estos hechos? Tal vez, el Gabinete de Seguridad, debiera estandarizar procedimientos para operativos tan complejos, llenar los vacíos de operatividad con estrategias claras y un reajuste que impida amenazas asimétricas como la experimentada Ya no más maromas que fortalezcan el narco terrorismo, que sigue evolucionando y robusteciendo su poderío.

No sólo se trata de lidiar con el cártel de Sinaloa, Jalisco Nueva Generación, Golfos o Zetas; se trata de volver a tener un México de paz, un país más próspero que deje de llevar su agenda pública apegada a la condición de los criminales; de generar situaciones que repartan en la medida de lo posible la riqueza de este país, y genere oportunidades de crecimiento para todos sin depender, insisto, de los delincuentes.

En el país hay regiones como el sur de Tamaulipas, en donde hace diez años las cosas eran semejantes, igual o peor a lo que sucedió aquel día en Culiacán, pero afortunadamente hoy la historia es otra, no la que quisiéramos, pero sí mucho mejor y por eso mismo considero que deberíamos creer que México puede controlar la embestida criminal, entre todos: sociedad civil, empresarios, religiosos, políticos y apolíticos, creyentes y ateos se han involucrado en forjar mejores condiciones de vida, en crear tiempo nuevo. Todos esos factores juntos con actitud y determinación han venido cambiándole el ritmo de vida al sur de una entidad muy señalada y castigada por la criminalidad que allá en Sinaloa, como en algunos municipios de Tamaulipas, tiene muchos seguidores, comunidades o ciudades enteras que los protegen, pero eso puede modificarse, esa alineación es posible desaparecerla con el esfuerzo de todos, y si el Gobierno Federal accede a trabajar con los tres niveles de Gobierno, seguramente se va a lograr, si el presidente de la república logra unificar a su mismo gabinete, a sus mismos actores de Morena, podrían generar un impacto más armonioso con la oposición y entonces México no ocupará la ayuda extranjera, porque en una de esas, hasta un pedazo de tierra nos arrebatan, no los narcos, sino aquellos que se ofrecen a protegernos del 'malamen'.

Hay que creer y confiar que sí se puede, pero juntos, sin doblarse y sin venderse... porque así como vamos los simios terminarán gobernando a México. 

0
comentarios
Ver comentarios