CNDH: Entre la concertacesión y la tentación del control

CNDH
CNDHArchivo

El caballo negro de la contienda podría ser Ricardo Bucio

 

Ante la crisis evidente de la actual CNDH que pasó totalmente desapercibida durante el sexenio de Peña Nieto, hoy se candidatean personajes que pueden significar una concertacesión con el viejo sistema a cambio de otros puestos de alto perfil que se negocian en el Senado de la República así como personajes más proclives a López Obrador que significaría mayor concordancia con la 4T y quizá menor independencia.

Jesús Orozco, el candidato de la UNAM y del actual Ombudsman, es un viejo conocido de Peña Nieto, de Calderón y del propio Andrés Manuel López Obrador ya que como magistrado del tribunal electoral validó la elección de Enrique Peña en 2012 y fue uno de los seis magistrados que validó la elección que llevó a FCH a la Presidencia de la República. ¿Le perdonarán en Palacio Nacional sus pecados electorales?

La que se dice ser candidata oficial para presidir la CNDH es la ahijada del padre Solalinde, Elizabeth Lara. Desde la Secretaría de Gobernación están echando toda la maquinaria presionando a Senadoras y Senadores para lograr la comisión. Sin embargo aún no está claro si se trata de una campaña de la secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero o es una decisión del propio Presidente. Lara equivaldría entregarle de facto al padre Solalinde la Comisión de Derechos Humanos. El día que Solalinde la fue a presentar con AMLO, los reporteros que intentaron entrevistarla fueron interrumpidos por el padre, quien no la dejó hablar y la metió de prisa a Palacio Nacional sin permitirle mostrarse ante la Prensa. Otra mujer que suena para el puesto es la hija de Rosario Ibarra quien no cuenta con ninguna credencial para ocupar el puesto pero que constituiría un acto simbólico importante en la lógica de la cuarta transformación.

El otro cercano al primer círculo de AMLO es el ex defensor del pueblo en Oaxaca, Arturo Peimbert, quien se ganó la simpatía del morenismo cuando denunció a Felipe Calderón, Vicente Fox y al exgobernador priísta Ulises Ruiz ante La Haya por crímenes de lesa humanidad. Esto le ha costado varios enemigos dentro del llamado PRIAN, dicen que en el Senado el propio exgobernador de Oaxaca Ulises Ruiz está operando con todo para tirarlo. El proyecto de Peimbert al frente de la CNDH es el mismo que realizó en Oaxaca, convertir a la Comisión en una Defensoría de derechos humanos. El perfil de Peimbert agrada al tiempo que preocupa en Palacio Nacional ya que en su estado enfrentó a los gobernadores Ulises Ruiz y Gabino Cué desde la Defensoría del Pueblo.

El caballo negro de la contienda podría ser Ricardo Bucio, que cumple con ambos perfiles, se posicionó en los gabinetes de los expresidentes Felipe Calderón y Enrique Peña. Incluso en este mismo sexenio, se alineó con el PAN y con Josefina Vazquez Mota en la defensa de las estancias infantiles. A pesar de ello, su trabajo en SIPPA durante el último año, tiene satisfechos a más de uno en la Secretaría de Gobernación, convirtiéndose así en algo que pudiera traducirse en una opción que podría ser bien vista en Bucareli ya que muchas voces dentro del gremio de los derechos humanos han expresado abiertamente su desacuerdo a entregarle la comisión a perfiles como el de Elizabeth Lara.

0
comentarios
Ver comentarios