Columnas

Con una pobreza porcentual, el PRD quiere mano en la elección de Michoacán

Jesús Zambrano.Tercero Díaz / AP

Lo más grave del perredismo es que no cuenta con apoyo estructural.

El PRD tomó nuevamente el sendero más empedrado para las elecciones intermedias del 2021; — aseguran que no es cuestión de ideologías, sino de un mecanismo a fin de combatir las malas decisiones de Palacio Nacional. La inmensa mayoría de la población no les cree, es un hecho.

Ese mismo lenguaje es habitual en todo el bloque opositor, no es casualidad.

Alguna vez creímos que, el perredismo, era el verdadero contrapeso del sistema. Era lógico pensar en esa concepción— porque realmente había referentes de peso, incorruptibles. Seguramente jamás se imaginaron que la fuga de esos referente iba a catapultar al Sol Azteca a claudicar con el panismo. No solo coincidieron en 2018, sino que han operado juntos en temas legislativos en una agenda común. Sin embargo, las alarmas se encendieron cuando su condición estructural se agravó; ahí, confundidos y perdidos en un laberinto de identidad se encuentran a un paso de ir en alianza con el PRI: una desgracia con costos y saldos catastróficos. 

Pero a pesar de la afrenta y la ignominia que eso constituye para los verdaderos fundadores del Sol Azteca, lo más grave es que porcentualmente están derrotados. Hay que recordar que, en varios puntos del país, no existen ni siquiera. Perdieron el registro en muchas entidades. 

En lo que respecta a las 15 entidades, están muy limitados. En Baja California su intención del voto es de 3%; en Guerrero posee 8.6%; y para Michoacán 7.1%. Estos balances únicamente aparecieron en una medición mensual de la casa encuestadora, Massive Caller, lo que ha evidente que la proporción en los estados restantes fue severamente mínima. A pesar de que esos datos duros golpean rigurosamente cualquier intento fallido de coalición, hoy publicó un sondeo el diario Nacional El Universal; ahí, apareció Sonora liderada por Morena, no obstante, la cifra numérica que alcanzó el PRD fue de 0.6%, al borde del precipicio. 

Esa situación se agravó de manera generalizada en todo el país para el Sol Azteca. Más allá de que el avance de las negociaciones a fin de ir en coalición en distintos estados haya avanzado, en el caso específico de Michoacán pretenden imponer su candidato a pesar de las condiciones de vulnerabilidad estructural de su militancia, y el vacío que vive la actual administración de Silvano Aureoles.

Al menos, eso se ha divulgado en las negociaciones y encuentros que se han llevado a cabo. Asimismo, eso lo expresó abiertamente el presidente Nacional, Jesús Zambrano hace apenas una semana. De hecho, todo parece indicar que, la apuesta del gobernador, es su ex secretario de gobierno, Carlos Herrera que políticamente no aportó nada para el estado en su mayúscula desigualdad de todos los quehaceres.

Carlos Herrara se ha convertido en rostro más visible del BOA, sobretodo, por la divulgación de un esquema propagandístico que debe haberle costado un dineral para posicionar su imagen en las páginas Web. Sin embargo, en medio de esa incertidumbre que acarrea el Bloque Amplio Opositor, el ex secretario de gobierno de Michoacán, parece que tampoco será la respuesta de la coalición de oposición. De hecho en un careo entre los aspirantes mejor calificados de otros partidos, apareció con sólo 2.1%, sobre 32.0% del favorito de Morena. Es decir, 30 puntos de distancia. No sé si eso sea necesario para que el PAN y PRI le brinden la confianza cuando su porcentaje que arrojó es muy pobre. 

¿Así pretende el PRD llevar mano en la coalición? Se nota una clara tendencia negativa en la proyección del voto. A pesar de todo, cualquiera que sea el candidato del frente perderá. Eso lo demostró el último registro de Parametría que ya midió un sondeo directo entre bloques, incluso, Morena aun así triunfaría 2 votos a 1. 

Finalmente la apuesta del gobernador es tener el control y la injerencia de la elección. Quiere mano. No obstante, ningún perredista tiene el potencial y la capacidad de arrastre. Aun así querrán imponer su delfín. Tan solo con mirar los perfiles del frente, sabemos de antemano que, en 2021, no meterán ni las manos en los comicios.

Morena será infalible. Arrasará en todo el estado. Se mantiene muy por encima de todos los partidos aun sumados en bloque.

Notas finales

En lo que respecta a la lucha interna de Morena en Michoacán, ha quedado fundamentado que el favorito es únicamente el Senador Cristóbal Arias Solís, que se mantienen en ascenso. Nos queda claro que, en esa coyuntura, el será el candidato de Movimiento Regeneración Nacional; aquí la pregunta es: ¿quién se meterá la contienda por un lejano segundo lugar? Ahí, la pelea se intensificó entre el presidente de municipal, Raúl Morón; asimismo, en ese espiral de suspirantes, se encuentra Víctor Báez, Selene Vázquez y Carlos Torres Piña. A pesar de que han intentado orquestar estrategias de comunicación, lo cierto es que ni los talones le pisan al puntero de todos los estudios de opinión.