Columnas

Carretera Pichilingue: despojo, manglares y gas natural

AMLO en BCSPresidencia de la República

Gobernador de BCS defiende la llegada de New Fortress Energy, conocida por la ciudadanía como la culpable de invadir terrenos y dañar ecosistemas.

¿A quién verdaderamente beneficia este ‘desarrollo’ que despoja, contamina y destruye?

Andrés Manuel López Obrador estuvo en Baja California Sur. El presidente mexicano y el gobernador Carlos Mendoza Davis inauguraron, el fin de semana, la ampliación de la carretera La Paz-Pichilingue y cuatro unidades de generación turbo gas aeroderivadas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), con capacidad para generar 57 MW ya sea con gas natural o diésel.

Mega desarrollos turísticos-inmobiliarios

Lo de la carretera fue para Mendoza Davis: “un día especial para el desarrollo social y económico de Baja California Sur”. En su intervención, el gobernador mencionó que en los 8 kilómetros inaugurados pasan alrededor de 3,500 vehículos, el 70% son unidades de carga y 30% son autos particulares. La modernización se realizó, dijo, para cubrir las necesidades de crecimiento de población y económica.

En Pichilingue es la consolidación del ‘desarrollo’. No solo los locales se beneficiarán sino que incrementa la posibilidad de que mega proyectos turísticos-inmobiliarios prospectados en el área como Inmobiliaria Turística Santa Cruz o Tranquilo Bay apuren el paso para construirse. Por supuesto, necesitarán de más energía.

Manifestaciones durante la visita de AMLO en BCS

Durante la visita las protestas y apoyo al mandatario nacional no se hicieron esperar. Entre las manifestaciones por los feminicidios y por las desapariciones mal investigados por el Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), resaltó la presencia de la familia Benton Fiol, despojada por ‘Los Mena’, un par de hermanos que a través de Inmobiliaria Salvatierra, una de sus tantas empresas, sacaron a los Benton Fiol de las tierras en las vivieron por 50 años, de manera violenta usando trascabos y a un grupo de personas contratadas para asustarlos.

La otra empresa de ‘Los Mena’ es Inmobiliaria Turística Santa Cruz. Con ella buscan la autorización de Semarnat para edificar una marina, dos hoteles, restaurantes, condominios y unifamiliares en terrenos usados por API BCS. Su megaproyecto Marina Santa Cruz, en su superficie marina tiene un tamaño de 36.9186 hectáreas para recibir enormes yates de lujo, justo a un costado del Puerto Pichilingue y de la Unidad Académica de la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS).

En la parte terrestre de 78.16 hectáreas, se ubica en un lugar usado por Administración Portuaria Integral de Baja California Sur para depositar los sedimentos del fondo marino, cuando realiza el dragado del canal para el tránsito de embarcaciones. En total, el proyecto consta de 115.086 hectáreas.

Otro beneficiado con la carretera es, de conseguir todos los permisos, el proyecto turístico-inmobiliario ‘Tranquilo Bay’ que se construiría en las inmediaciones de playa El Tesoro, frente al manglar Puerto Gato, ecosistema incluido dentro del polígono del Área de Protección de Flora y Fauna Balandra. No hay mucha información sobre este, solo una nota publicada en la que aparece el gobernador con los interesados en desarrollar: Chris Snell, fundador de Snell Real Estate y Rigoberto Mena Abraham.

¿Gas natural para seguir creciendo?

El sistema eléctrico Baja California Sur está aislado a la red eléctrica nacional. Básicamente, todo el combustóleo y diésel quemado apenas soporta un crecimiento desproporcionado y descontrolado del municipio de Los Cabos. Con el objetivo de no detener ese crecimiento acelerado que se vuelve insostenible para los ecosistemas naturales, la disponibilidad agua y energía.

Durante su discurso inaugural del fin de semana pasado López Obrador cuestionó el abandono deliberado de la industria eléctrica, “para dar oportunidad a todos los negocios jugosos que hicieron al amparo del poder público y cuando llegamos, pues había apagones porque no se había invertido en mejorar el servicio de energía eléctrica”.

Mientras AMLO criticaba el dar contratos, concesiones a empresas extranjeras por parte de ‘tecnocrátas neoliberales’, Mendoza Davis decía que en BCS llevaban años preparándose y con los tanques contenedores de 130 metros cúbicos para gas natural de New Frotress Energy ayudará a la CFE a través de la generación eléctrica desde la planta privada. Llegarán a través de embarcaciones que transportarán el gas natural a -160 grados centígrados.

“Llegará un barco de gas natural licuado al área de Pichilingue, de ahí ese gas natural licuado se va a regasificar en esa terminal de New Fortress Energy y se transportará en ruedas a las dos terminales donde están las aeroderivadas, que sería en este caso Punta Prieta y lo que es esta central también”, precisó el director de CFEnergía, Miguel Reyes Hernández momentos antes al explicar el mecanismo de abasto frente a los dos gobernantes.

Lo cierto es que gracias a la Reforma Energética de Peña Nieto en 2014, se asentaron las bases para negocio privado de la infraestructura de gas natural licuado. Gracias a estos cambios, apareció CFEnergía SA de CV con que se pude comercializar gas natural, gas natural licuado y combustibles líquidos.

Pareciera que el ‘desarrollo’ busca seguir creciendo pero con una menor contaminación. Las voces que empujan una transición energética combinando gas natural y energías renovables es creciente. Aunque el gas natural es un combustible fósil, es considerado un sustituto por su emitir menos CO2 a la atmósfera. Sin embargo, tiene una agresiva consecuencia al extraerse con una combinación de agua y más 500 químicos que son inyectados al subsuelo para romper las piedras y liberal el gas a la superficie.

El negocio del gas ya está aquí. New Fortress Energy se convirtió en la primera empresa en su tipo y consiguió una concesión en Pichilingue, tras la licitación convocada por Administración Portuaria Integral (API) para utilizarla una parte de la paraestatal para el almacenamiento y generación de electricidad con gas natural. El gobernador defiende la llegada de esta compañía que fue conocida por la ciudadanía como la culpable de invadir terrenos a la familia Cota, acusada en redes sociales digitales de dañar un manglar y de amedrentar a una activista ambiental con sus guardias de seguridad privada.

El presidente y el gobernador estuvieron allí, inaugurando lo que será la columna vertebral de la continuación de un aumento desproporcionado poblacional y económico. Las modificaciones a la carretera fueron solicitadas por el gobernador, como él mismo lo comentó durante su discurso, hace tiempo gestionó con Enrique Peña Nieto, pero con el actual Gobierno de México se llevó a cabo.

Una obra de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) que dinamitó cerros y, al igual que New Fortress Energy, dañó manglares algunos de los parches de manglares enlistados dentro del Sitio Ramsar de importancia mundial “Humedales Mogote-Ensenada de La Paz” y unos pertenecientes al Área de Flora y Fauna Balandra.

La pregunta surge otra vez...

¿A quién verdaderamente beneficia este ‘desarrollo’ que despoja, contamina y destruye a quién beneficia?