Opinión

La costosa campaña de Félix

Salgado Macedonio amenazó a los 7 consejeros del INE; el resultado fue malestar, asombro e incomodidad dentro de muchos aún simpatizantes de Morena.
Compartir en
Por Carlos Acevedo HernandezApril 13, 2021 at 6:19 am CDT

El costo político del "Toro"

La campaña de Félix Salgado Macedonio en búsqueda de la gubernatura de Guerrero, ha sido la más cara de todas.

No por el hecho de que el señor haya gastado un dineral en promocionar su imagen, tampoco por haber realizado actos, giras y eventos durante la precampaña de su partido; ni por los spots que produjo y difundió; vaya ni siquiera es por el costo de autobuses, alimentos y “compensaciones” para movilizar a un tumulto de personas desde su estado hasta la capital del país, para protestar a su favor.

El verdadero costo de la campaña del senador guerrerense con licencia, es el que está pagando Morena en las preferencias electorales a nivel nacional.

Pocos han sido los temas que le han pegado de manera tan directa al partido del Presidente López Obrador en su carrera rumbo al 06 de junio, como el caso Félix Salgado Macedonio. Que además, ha sido una crisis que se ha prolongado por varios meses, y que a tan sólo 50 días de la jornada electoral, no parece llegar a su fin.

Al comienzo del actual proceso, Morena arrancaba con ventaja en 14 de los 15 estados que renovarán sus gubernaturas, y se perfilaba como favorito para llevarse la mayoría en el Congreso. Sin embargo, hoy el escenario es muy distinto. De acuerdo a varios sondeos, hoy solo llevan ventaja en 9 entidades, algunas de ellas muy cerradas; y sus expectativas para mantener la mayoría en la Cámara Baja son ya por demás conservadoras.

El caso Félix ha dejado al descubierto la falta de estrategia de contención de un partido que jamás se preparó para un revés de este tipo, incluso, cuando la crisis la iniciaron desde adentro, los otros competidores de Morena la gubernatura de Guerrero.

El actor, cantante y presunto violador, ha provocado un rompimiento del partido en el poder, con segmentos poblacionales en donde tenían buenas preferencias previo a la elección del 2018. Los grupos feministas, intelectuales y conservadores de izquierda, ven con preocupación y alarma, como el “Toro” se ha montado en su macho y pretende atropellar todo a su paso con tal de lograr saciar su ambición de poder.

Las declaraciones hechas ayer durante un mitin en la Ciudad de México, en donde Félix Salgado Macedonio amenazó a los 7 consejeros del INE, causaron malestar, asombro e incomodidad dentro de muchos aún simpatizantes de Morena, que salieron a criticar y pedir que se le ponga un freno a este toro castrado.

Mientras las agresiones y amenazas suben de tono, el costo ahora no solo impacta al partido del poder, sino también, a un vulnerable sistema democrático nacional; que se da cuenta de cómo un cobarde loco, a los gritos, y en total impunidad, puede poner en jaque lo que por años ha costado construir. Procesos electorales con cierta legitimidad, transparencia y apegados a la ley.

La reciente crisis, obliga a replantear muchas cosas; entre ellas, algunas reformas indispensables para tratar de frenar el enquistamiento de grupos de poder en todos los partidos, que representan la real amenaza a la democracia.

Félix Salgado Macedonio no es el único, dentro de cada instituto político hay quienes se inscriben como candidatos a suceder a algún familiar directo en su puesto, o quienes no cumplen con los requisitos de ley como la residencia para contender por algún distrito o municipio, o quienes jamás han ganado una sola elección y terminan siempre en las listas plurinominales. Todos ellos, en total impunidad y con la complicidad de sus partidos, violan flagrantemente los principios democráticos de nuestro país.

Al término de este proceso, se deberá poner mucho énfasis en reforzar la legislación y poner los candados adecuados para evitar el acaparamiento, y permitir así, llevar a nuestra democracia a una verdadera y equitativa participación ciudadana, para evitar otra costosa campaña como la de Félix.