1 de diciembre de 2021 | 03:33
Opinión de Alessandro Pagani

    Bolivia: La victoria electoral del MAS contra el golpe y la estrategia de tensión

    El pueblo boliviano ganó a la estrategia de la tensión y derrotó el golpe de Estado con un tremendo voto masivo para el MAS y su candidato Luis Arce.
    Luis Arce. Vencedor en las elecciones.
    Compartir en

    Luego de una vergonzosa demora al entregar los datos extraoficiales por parte del Tribunal Supremo Electoral (TSE), finalmente a la una de la madrugada, los resultados electorales se conocieron con certeza: según estimaciones de Unitel-Ciesmori, Luis Arce obtuvo el 52,4% de los votos, mientras que su rival más cercano Carlos Mesa obtuvo el 31,5% de los votos y el líder de la derecha golpista, Fernando Camacho, obtuvo solo el 14,5%. Poco después, la presidenta de facto, Jeanine Añez, dijo en un tuit que la información disponible apunta a la victoria del MAS.

    La información sobre los resultados fue recibida con gran alegría por los bolivianos y las fuerzas progresistas de todo el mundo. El presidente venezolano, Nicolás Maduro, tuiteó que el pueblo boliviano derrotó con su voto el golpe de Estado que derrocó a Morales en noviembre de 2019.

    Más de 7,3 millones de bolivianos acudieron a las urnas este domingo en los nueve departamentos del país, una jornada electoral caracterizada por una gran concurrencia en los distritos electorales en cumplimiento de las medidas de salud para el Covid-19. Las operaciones de votación se desarrollaron con gran tranquilidad y no hubo episodios de violencia o tensión fuera de los colegios electorales ni en el resto de las ciudades.

    El gobierno de facto hizo de todo para militarizar las principales ciudades del país en todos estos días, y el comportamiento provocador y violento del ministro Murillo, quien acusó a un gran número de observadores electorales de ser "subversivos" y "comunistas" desató la estrategia de la tensión de los sectores fascistas y la violencia política de la policía y militares, como en el caso de los maltratos que vivieron algunos representantes de la delegación argentina de observadores internacionales; sin embargo, el pueblo boliviano ganó contra este clima, no cayó en provocaciones y votó masivamente por su gobierno popular del MAS, a demostración de que solo el pueblo salva a el pueblo.

    “A la luz de los resultados, queremos agradecer al pueblo boliviano ya todos nuestros militantes; hemos dado pasos importantes: hemos recuperado la democracia y la esperanza ”, dijo Luis Arce. Reiteró que "nuestro compromiso es trabajar y llevar a cabo nuestro programa, gobernaremos para todos los bolivianos y construiremos la unidad de nuestro país ", agregó.

    "Restauraremos la economía del país: tenemos la obligación de reorientar nuestro proceso de cambio sin odio, entendiendo y superando nuestros errores " , dijo Luis Arce. " Los resultados muestran que la gente es sabia y nos van a satisfacer todas las expectativas ".

    A la espera de los resultados finales, se abre el juego de la estabilidad política de esta victoria. La presidenta de facto Anez se vio obligado a admitir la victoria del MAS, según confirmaron los distintos institutos electorales; sin embargo, sabemos bien que la derecha golpista y las franjas extremistas del ejército no están dispuestas a aceptar una victoria tan aplastante ya en la primera vuelta del MAS.

    Se mantiene alta la atención para monitorear y evitar situaciones de desestabilización que puedan conducir a una reversión del resultado electoral como expresión democrática y participativa del pueblo boliviano; el golpe, las fuerzas fascistas e imperialistas han mostrado su violencia en los últimos meses y las amenazas de un nuevo golpe en caso de una victoria del MAS aún no han sido completamente derrotadas y un ejemplo de otro intento de "golpe democrático" viene desde la República pontificia italiana con el título vergonzoso del periódico italiano la República: “Arce hacia la victoria: la sombra de Morales sobre el futuro del País”.