Aurelio… Narro, en sus marcas, ¿listos?

Nuño y Narro
El secretario de Educación, Aurelio Nuño, y el de Salud, José Narro, entran a la competencia.Internet

 

Terminan las vacaciones y empieza la carrera por la candidatura a la Presidencia de la República por parte del gabinete de Enrique Peña Nieto. El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y el secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, por puesto e influencia en las decisiones más relevantes del país, siempre están en la antesala.

Ahora, muy probablemente exista permiso presidencial para ello, el secretario de Educación, Aurelio Nuño, y el de Salud, José Narro, entran a la competencia. Paradojas de la política, Narro supera abismalmente en educación a Nuño y, éste, por su juventud, supera en salud a Narro. Ambos, sin embargo, empiezan desde un mismo punto, aunque José lleva ventaja en las encuestas.

Desde sus puestos, aunque sea políticamente incorrecto, harán campaña. Y desde el próximo lunes tendrán libertad para moverse por el país, para afianzar sus simpatías, para aminorar sus diferencias con los electores. El juego sucesorio en Los Pinos se reduce a cuatro y de esos cuatro saldría el candidato priista a la Presidencia, esa Presidencia que es un asiento en una montaña rusa, según escribió Carlos Fuentes en La silla del águila:

“Te ponen en el pecho la banda tricolor, te sientas en la Silla del Águila y ¡vámonos! Es como si te hubieras subido a la montaña rusa, te sueltan… y haces una mueca que se vuelve tu máscara… la Silla del Águila, es nada más y nada menos que un asiento en la montaña rusa que llamamos la República Mexicana.”

El lunes, oficialmente, empieza la carrera entre cuatro miembros del gabinete para tratar de suceder a Peña Nieto. Osorio Chong nunca ha estado en el círculo íntimo del presidente –Videgaray y Nuño sí– como tampoco lo ha estado Narro. No obstante, ahora hay libertad de movimiento: quien esté inmóvil no sale en el video del 2018. Videgaray, el más cercano a Peña Nieto, puede reinventarse si triunfa en Washington y volver con mayor fortaleza en la carrera presidencial. Narro y Nuño tienen su gran oportunidad pero, odiosas extrapolaciones, ni José es un Bernie Sanders ni Aurelio un Justin Trudeau.

¿Y si todo falla? Pues ahí está José Eduardo Calzada Rovirosa.

 

0
comentarios
Ver comentarios