18 de enero de 2022 | 11:13
Sorprendente

Abuelita lleva a reparar su celular; piensa que está descompuesto porque sus nietos no le llaman (VIDEO)

Abuelita lleva a reparar su celular; piensa que está descompuesto porque sus nietos no le llaman y su historia conmueve a medio mundo
Abuelita lleva a reparar su celular
Compartir en

Abuelita lleva a reparar su celular; piensa que está descompuesto porque sus hijos y nietos no le llaman, su historia conmueve a todos en redes sociales y se vuelve viral.

En diversas ocasiones se llega a saber acerca de personas que dejan de hablarle a sus papás o a sus abuelitos, lo que resulta de lo más melancólico por el gran cariño que ellos le tienen a sus descendientes.

En esta ocasión, una abuelita se hizo viral, por haber pasado por una experiencia de este estilo.

Abuelita piensa que su celular se descompuso porque sus hijos y nietos no la llaman

Recientemente comenzó a viralizarse en redes sociales el caso de una abuelita que llevó a reparar su celular porque pensaba que estaba descompuesto, puesto que sus hijos y nietos no la llaman.

Esto ocurrió en la Ciudad de México, en la Plaza de la Tecnología, donde gracias a las cámaras de seguridad del local, pudo quedar registrado el dolor que la mujer, identificada como Aurora Hernández, estaba pasando.

En dichas grabaciones se puede ver como la mujer ingresa al establecimiento y se acerca a uno de los locales, y le explica al hombre su situación, llena de angustia y tristeza.

Sin embargo, este primer hombre resulta ser un oportunista, por lo que le pide a la mujer mil 500 pesos para “reparar” el celular, cantidad que la abuelita no podía pagar.

Entonces, un empleado de uno de los locales que estaba cerca escuchó toda la historia de la mujer, quien estaba notablemente devastada.

Así que le pidió a la mujer que se acercara, para así poder ayudarle; ella se acerca y le explica que sus hijos no atiendan sus llamadas, e incluso le cuestiona que ¿cómo va a ser posible que sus hijos no le contesten?

Por lo que considera que es el dispositivo el que debe andar fallando.

Este segundo hombre resulta ser totalmente distinto al primero, y le ofrece “reparar” su celular sin costo alguno, pues comprende lo que estaba pasando en realidad.

Así que la mujer deja su celular en manos del joven y se va. Es de ese modo que él logra contactar al hijo de la mujer y le explica la situación, por lo que le pide acudir hasta su local.

Finalmente, llega la abuelita en compañía de su hijo y le agradece al joven que la atendió, quien a pesar de la insistencia de ella, se rehusó a cobrarle.