22 de enero de 2022 | 02:08

SPGG vacila con sellos de clausura; tolera que sean violados por desarrolladores consentidos de Miguel Treviño

El alcalde de San Pedro Garza García, Nuevo León, tolera que se violen normas municipales de construcción y las leyes del Reglamento de Zonificación y Usos de Suelo.
Desarrollo urbano
Compartir en

IRREVERENTE

Les platico: Los desarrolladores Dimitri Nicolás Hadjópulos Coindreau y Fabián Carlos González Quiroga son dos de los consentidos de Miguel Treviño en el otrora municipio modelo de México, San Pedro Garza García (SPGG), Nuevo León, hoy cuna de influyentes y depredadores del medio ambiente… y también del erario.

Ambos han violado de manera reiterada las normas municipales de construcción y las leyes del Reglamento de Zonificación y Usos de Suelo, sin consecuencia legal alguna, ya que el municipio les permite todo tipo de abusos urbanísticos.

Como muestra, un botón: La última ilegalidad cometida por estos constructores, propietarios de Vintago Desarrollos, S.A. de C.V., La Silla DHC, S.A. de C. V. y Grupo Agora, con oficinas ubicadas en calzada del Valle Oriente, número 350, local 25 en la colonia del Valle, la cometieron en Valle de San Ángel, sector Español.

Se trata de la vivienda ubicada en Privada Alhambra 105, propiedad de Fabián Carlos González Quiroga y de Jéssica Sada de González.

Están construyendo una terraza encima de una losa jardín sin permiso y violando el reglamento municipal.

La construcción inició hace seis meses disfrazada de “ampliación y reformas” a casa habitación.

Los hechos fueron denunciados en varias ocasiones con sendos escritos por la junta de vecinos de los 4 sectores de Valle San Ángel, por la enorme preocupación de que suceda una tragedia.

Ante las múltiples quejas, el pasado 21 de mayo se le impusieron los sellos de clausura, pero dos semanas después, González Quiroga los retiró de manera ilegal sin haber pagado la multa ni presentarse ante las oficinas de Desarrollo Urbano para intentar regularizar su situación.

Un mes después, el municipio le colocó nuevamente los sellos de clausura, mismos que fueron retirados, según consta en fotografías y videos que fueron captados por un dron.

A pesar de que los desarrolladores Fabián Carlos González Quiroga y Dimitri Nicolás Hadjópulos han violado de manera constante los reglamentos municipales, la administración del alcalde Miguel Treviño les ha permitido seguir construyendo y se ha negado a suspender de manera definitiva los trabajos.

“Con dinero baila el perro, aquí todo se consigue con mordidas”, dijo de manera burlona González Quiroga cuando los vecinos lo enfrentaron para reclamarle sus ilegalidades, esto, en una discusión que se hizo pública.

La otra cara de la moneda

Y mientras con sus favoritos se muestra tolerante diamadre, Miguel Treviño, Javier Alberto de la Fuente García, secretario de ordenamiento y desarrollo urbano, y Benito Juárez Calvillo, director jurídico, han rechazado 14 veces la solicitud de regulación por un vecino de la calle Versalles en el Sector Francés de Valle San Angel.

Se trata de una barda perimetral. Cuando platiqué con el quejoso me dijo que el tal Benito, su jefe Javier Alberto y el mismo alcalde Miguel son un asco, que aplican el principio del Benemérito tocayo del director jurídico: “Para mis amigos justicia y gracia y para mis enemigos la ley a secas”.

“El problema es que enemigos son todos menos sus favoritos”, agregó el vecino, quien señaló a Esther Martínez Garza, quien crea problemas y cobra soluciones.

El mismo vecino me comentó que en SPGG las cosas están totalmente fuera de control y añadió que no hay poder que quite a personajes como Fabián y Dimitri, que están haciendo negocios para que el dinero sucio se vuelva limpio.

Dos años tiene el residente de esta calle con esta historia de terror y fue más allá al asegurar que Esther Martínez Garza prácticamente secuestra a los inspectores y los hace bailar al son que ella les toca.

Otro caso

La propiedad de otro vecino del Sector Francés sufrió hace unos días la colocación de sellos de clausura en la mitad de su casa, debido a que Benito Juárez Calvillo dictaminó que estaba construyendo sin los debidos permisos, y por sus pistolas, se metió a la propiedad, donde con su propio puño firmó la clausura de la obra, que tenía en proceso la tramitación de los respectivos permisos.

El propietario de la finca se presentó ante las oficinas del municipio y dio a conocer su intención de solventar el trámite pero no le sirvió de nada.

Buscó al mismo alcalde y éste le salió con evasivas.

Ahora, Benito, Javier Alberto, el alcalde Miguel y quienes resulten responsables, están en la mira de una demanda por allanamiento de morada, invasión de propiedad privada y desempeño arbitrario (abuso) de funciones púbicas.

En este caso también existe otra vecina que crea problemas para cobrar soluciones.

Se llama Mónica Elosúa, de otro clan de desarrolladores que tiene cuentas pendientes en varios municipios, uno de ellos Monterrey.

Destaca el de cierta propiedad en las faldas del Cerro del Mirador, donde en contubernio con gobernadores y alcaldes anteriores, se apropiaron de cientos de hectáreas pertenecientes a las familias Maldonado, Chapa y al abogado Arturo Quintero, según una investigación ampliada.

La tierra fue urbanizada y hoy está totalmente poblada con familias que viven en casas del tipo medio alto.

Ese negocio les dio a ganar a esos desarrolladores, cientos de millones de pesos.

Otro... y hay muchos más

El desalojo de familias de la avenida Vasconcelos tuvo un objetivo totalmente mercantilista en favor de los desarrolladores favoritos de Miguel Treviño.

El abogado Arnulfo Solís lleva el caso de uno de los desalojados y ha aportado pruebas suficientes que demuestran que el alcalde Miguel, Benito, Javier Alberto y sus secuaces, cometieron una expropiación ordenada a la carta por quienes le echaron el ojo a esas propiedades con el fin de sentar ahí sus desarrollos.

El diputado local morenista Waldo Fernández -a través de su despacho legal- lleva el caso de otros despojados y al igual que Solís, tiene grandes posibilidades de ganarle al municipio, dada la artera ilegalidad cometida.

Formarán asociación para unirse y defenderse

Vecinos de numerosas colonias de San Pedro, en cuyas mesas directivas Miguel ha infiltrado a sus reventadores (vulgo focas aplaudidoras). Planean formar una AC con el fin de darle carácter legal a sus inconformidades en contra de la ilegalidad evidente del alcalde en materia de desarrollo urbano.

Se tuvo acceso a esa intención y se pudo constatar que son colonias no solo residenciales, sino también muchas ubicadas en zonas del poniente, colindante con Santa Catarina.

Este tema continuará en mis próximas columnas, para pesar de Miguel

Y no solo de él, sino también de quienes resulten responsables de las arbitrariedades cometidas por un alcalde que se olvidó de sus promesas de campaña y que hoy, cuando apenas tomó protesta para su segundo período, ya le tira alocada y sudorosamente a la candidatura por la gubernatura de Nuevo León.

CAJÓN DE SASTRE

“Pobre iluso”, dice la irreverente de mi Gaby

Plácido Garza en Twitter: @PlacidoGarza