IRREVERENTE

Viene a cuento el título por lo que en seguida les platico: ¡Firmes!

Hace unos días, desde el púlpito de la mañanera, don Andrés Manuel tildó de hitleriano a Carlos Alazraki.

Desafortunado comentario, tomando en cuenta que Carlos es judío, y a propósito de eso y de mi alusión a Calles en el título, el 9 de abril de 1936, estando don Plutarco Elías en medio de una gripe leyendo en su casa, le cayó el general Rafael Navarro Cortina a las 10 de la noche.

¿Saben ustedes qué libro estaba leyendo Calles en ese momento? “Mi Lucha”, de Adolfo Hitler.

El comandante de las fuerzas militares del entonces Distrito Federal llevaba la orden expresa del presidente Lázaro Cárdenas de notificarle que se preparara para salir de México.

Calles no opuso resistencia y solo preguntó al militar cuál era la razón del exilio.

Navarro Cortina le respondió que él era soldado y solo obedecía órdenes.

A las 6 y media de la mañana siguiente fue llevado al aeropuerto.

Ese mismo 9 de abril, pocas horas antes del incidente que les narro, habían sido aprehendidos Luis N. Morones -vocero de Calles- y Melchor Ortega, quien fuera presidente del PNR, partido fundado por Plutarco Elías y del cual emanó la candidatura de Cárdenas.

“Tata” Lázaro no se anduvo con miramientos y mandó al exilio a los tres que andaban muy activos criticando el huelguerío que se desató en México a los dos años de haber asumido el poder.

AMLO y su sucesión

Primero, reitero lo que escribí ayer en este mismo espacio: don Andrés Manuel considera a Cárdenas como el presidente más amado por el pueblo y viceversa, de la historia.

Las encuestas dan hoy por hoy como favorito a Morena para las elecciones venideras del 2023 e incluso del 2024.

Esto, independientemente de quien vaya a ser el beneficiado del dedo ungidor, porque la popularidad de don Andrés Manuel es incuestionable, nos guste o no.

Claro, otra cosa es medir el nivel de aceptación, porque su arribismo encuestatorio se refiere al factor de “popularidad”, conste.

A esto abona el desmadre que se traen los partidos de oposición; el descomunal ego de sus líderes y la tibieza de personajes como Enrique de la Madrid, que tienen potencial pero siguen sumidos en las aguas calmas y mansas -y también mensas- de la NO definición.

Igual abona a la preponderancia de la figura de AMLO, la anestesia que parece sufrir la ciudadanía crítica a la 4T, que de los chats y los cafés de servilletas -que no de etiqueta- nomás no pasan.

Lo mismo abona el hecho de que los otrora representantes de la última trinchera -los empresarios- siguen metidos en el ignominioso clóset de sus casotas y no dan la cara en el oficio al que tanto le temen y que hoy es prioritario en ellos ejercer: la política.

Expresiones vacías y algo más...

  • Veo expresiones vacías de la oposición partidista, de la ciudadanía y de los empresarios. Así, ni cómo…
  • Es tan ineficiente la oposición de hoy, como un superintendente de remaches náuticos que trabaja en medio del desierto.
  • Los veo tan inútiles como al hecho de arar en el mar.
  • Pasan tan desapercibidos como cualquier estornudo de la audiencia al final del primer acto de la ópera de Puccini, “Turandot”.
  • La marca “oposición” es tan petulantemente inoperante como la “independiente” del conato de alcalde que sigue sufriendo el otrora municipio más admirado de América Latina, San Pedro Garza García, NL.
  • La oposición, con ese tipo de “manifestaciones”, fácilmente se declara muerta, siendo que lo difícil es vivir.
  • La oposición se revuelca todos los días en la autocompasión. Recuerden: víctima es sinónimo de debilidad.
  • En la oposición, hoy, todo es lodo.
  • Si siguen así, les recomiendo que acepten como justas las derrotas que sus propias limitaciones les auguran.
  • Veo a esos de la oposición -partidos, empresarios y civiles- acomodándose cada vez más al potro de tortura. Casi pareciera que lo están gozando… al mentado potro.
  • En sus discursos, confunden la verdura con el césped y hago votos porque semejante expresión sea aquilatada en la dimensión debida.
  • De tan vacuos que veo ahora a esos tres factores de la oposición, me dan ganas de preguntarles en qué capítulo del libro van a pasar a la acción o en cual mejor cierran la boca o ponen a dormir la siesta a sus dedos del teclado.
  • Veo a la oposición en esos tres niveles, quirúrgicamente enmasculada.

El pasado es un lugar y hacia allá nos lleva el presidente

Señoras y señores de la oposición, ¿a poco no se han dado cuenta de eso?

Son criminales sus excusas de que el día de la marcha, del plantón o de la manifestación o peor aún, de que el día de la votación tenían cita con su homeópata o con el podólogo.

Señoras y señores de la oposición, si así siguen, despídanse de ustedes mismos.

A lo mejor están en ese modo cómodo porque para muchos de ustedes y de sus herederos, la vida es un recreo largo.

Señoras y señores de la oposición, un poco de rencor hacia ustedes mismos no les vendría nada mal.

Señoras y señores de la oposición, se les está yendo la vida por su boca y sus deditos.

Y respecto al segmento que a mi equipo y a mí nos toca representar, les digo, dos puntos:

Me encantan las mentadas de madre, los acosos y las amenazas que recibo. Las colecciono como si fueran medallas.

Señoras y señores de la oposición, lo único NO importante en esta vida es el orgullo.

CAJÓN DE SASTRE

“Señoras y señores de la oposición, no hay gaitas en Jamaica”, remata la irreverente de mi Gaby con esta frase, que espero también sea aquilatada en su expresión debida. Ahí se las dejo...