Con fe, lo Imposible soñar

Al mal, combatir sin temor

Triunfar sobre el miedo invencible

En pie soportar el dolor.

El sueño imposible

Ya no es un sueño. O quizá todavía lo sea, pero dejó de ser un sueño imposible. Está siendo investigado el peor presidente en la historia de México.

Por fuentes confiables lo sé: autoridades financieras han revisado el modo de vida de Carlos Salinas de Gortari y lo encontrado no les ha sorprendido.

Salinas de Gortari se mueve por diferentes lugares del mundo, sobre todo en Europa, rodeado de lujo y derroche.

En sí mismo tener riqueza, disfrutarla, tirarla y aun presumirla no es ilegal, pero si no hay claridad en el origen de tanto dinero como gasta el expresidente, y si además se trata de ingresos no reportados al Servicio de Administración Tributaria, ya se está en el terreno del fraude fiscal y del lavado de capitales.

Desde hace meses se investiga a Enrique Peña Nieto —lo dijo en una mañanera el titular de la UIF, Pablo Gómez— porque en una revisión aparecieron transferencias millonarias a su favor de parte de uno de sus hermanos.

Ello es así por la obligación del gobierno federal de cumplir con la ley y, además, con lo exigido en una consulta para enjuiciar a los expresidentes.

Está bien, votó en tal consulta una mínima parte del padrón electoral, pero más de 6 millones de mexicanos y mexicanas exigieron que se investigue a quienes despacharon en la presidencia de México antes de Andrés Manuel López Obrador.

De la totalidad de votantes en la consulta, el 98% dijo sí a investigar a los expresidentes Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

No estamos hablando de una encuesta, sino de algo todavía más útil para conocer la opinión de la gente; por lo demás, todas las encuestas publicadas antes de la consulta decían que ganaría por amplísimo margen el sí a investigar expresidentes.

Al López Obrador le agradó la consulta. “Estoy contento por los resultados”, dijo en su momento. Debe destacarse que AMLO, en un gesto político sin duda importante no votó en la consulta, pero aclaró que de haberlo hecho habría optado por el no juzgar expresidentes ya que lo suyo no es la venganza.

En las encuestas quedó claro que la sociedad mexicana sobre todo pedía enjuiciar a tres exmandatarios, Salinas, Calderón y Peña Nieto.

Ya hay una carpeta de investigación abierta contra Peña; está casi lista la que se ha elaborado contra Salinas… ¿Y Calderón?

Creo que la suerte del esposo de Margarita Zavala se decidirá en el proceso, en Estados Unidos, que tiene en la cárcel a Genaro García Luna.

El hecho es que si se juzga y castiga a Carlos Salinas —desde luego enviándolo a la penitenciaría—, quedarán en la orfandad los y las militantes del PRI más relevantes de la actualidad. Y es que el priismo de hoy sigue viendo en Salinas de Gortari a su máximo líder. Veamos.

Para empezar, diré que si alguien sabe eso es el presidente AMLO. Lo ha denunciado durante muchos años. Como ejemplo citaré lo que Andrés dijo en octubre de 2016 en Ciudad Juárez, Chihuahua: que tenía información de que Carlos Salinas, Felipe Calderón, Miguel Ángel Osorio Chong, entre otros, se habían reunido en la casa de Claudio X. González para tramar cómo detener a Morena.

Los dos Claudios X. —padre e hijo—, distinguidos simpatizante del PRI, han sido los empresarios más cercanos a Salinas.

Es conocido un dato de la biografía de la senadora Claudia Ruiz Massieu Salinas: ella es hija de Adriana Salinas de Gortari, hermana del expresidente.

En Yucatán, un comentócrata de esa entidad dijo en 2015 del priista Jorge Carlos Ramírez Marín que es ahijado de Carlos Salinas de Gortari

La precandidata presidencial del PRI, Beatriz Elena Paredes Rangel, experimentó su mejor momento en la política en el sexenio de Carlos Salinas.

Ha trascendido que el dirigente nacional del priismo, Alejandro Alito Moreno ha viajado a Europa a pedir línea a Salinas.

La familia de la senadora sonorense Sylvana Beltrones Sánchez tiene una relación de estrecha cercanía política con el expresidente Salinas.

Eruviel Ávila Villegas fue el primer gobernador del Estado de México no surgido del Grupo Atlacomulco porque así lo quiso Carlos Salinas. El expresidente, para favorecer a su aliado Eruviel, no vaciló en marginar a Alfredo del Mazo Maza. Fue la segunda ofensa salinista para los Del Mazo: en 1987, para ganarle la candidatura presidencial al padre del actual gobernante de Edomex, Carlos Salinas lo destruyó en la intriga palaciega.

El senador Miguel Osorio Chong siempre se ha aceptado a sí mismo como soldado de Salinas.

El diputado Humberto Moreira, cuando fue gobernador de Coahuila, no ocultó que Salinas era su jefe político. Hasta reconocimientos públicos le hizo al expresidente, incluyendo la entrega de las llaves de la entidad.

Miguel Riquelme, actual gobernador de Coahuila, no ha hecho mucha obra pública, pero eso sí, no dudó en halagar al jefe de jefes del priismo nacional con la remodelación del libramiento Carlos Salinas de Gortari.

Todos esos priistas, y muchos más, quedarán huérfanos cuando proceda la carpeta de investigación contra Carlos Salinas. El único que va sonreír será Alfredo del Mazo, quien seguramente por ese motivo confía en que no choque con el presidente López Obrador si su candidata a gobernadora del Estado de México derrota a la abanderada de Morena, Delfina Gómez. Las dos mujeres que promueve Del Mazo, Alejandra del Moral y Ana Lilia Herrera, están listas para dar la pelea. Será la de Edomex una contienda de gran civilidad porque Salinas no meterá la cola, y es que quizá antes de tales comicios se le meta en chirona.

Es lo que dicen mis fuentes.