Tengo otros datos

El grupo financiero de Estados Unidos Citigroup anunció el pasado 11 de enero que cerrará sus operaciones de banca minorista y de pequeñas empresas en México, por lo que pondrá a la venta la marca Citibanamex, las sucursales y las cuentas de los clientes, el acervo cultural que incluye edificios en el Centro Histórico de la Ciudad de México y en otras entidades federativas, el negocio de crédito de nómina, de tarjetas, de hipotecas, de auto y la cartera de crédito a Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes).

Llama la atención que dentro del paquete que está a la venta se encuentre el patrimonio cultural de Citibanamex que en apariencia no genera rentabilidad monetaria y sí gastos para la conservación y mantenimiento de los inmuebles y piezas artísticas para el comprador; pero esto no es tan exacto ya que esa parte del banco sirve para la deducibilidad y de estímulos fiscales.

Fomento Cultural Banamex (o Citibanamex como se llama desde 2001) posee inmuebles históricos en varias ciudades del país; el Palacio de Iturbide, el Foro Valparaíso, en el Centro Histórico de la Ciudad de México; las casas de Cultura del Mayorazgo de La Canal, en San Miguel de Allende; el palacio del Conde del Valle de Súchil, en Durango; el Museo Casa Montejo, en Yucatán.

Además, Citibanamex guarda una de las colecciones de arte mexicano más notables e importantes –con obras de artistas como Diego Rivera, María Izquierdo, José María Velasco; algunos de estos artistas tienen declaratoria de Monumento Artístico. El recién inaugurado Foro Valparaíso, en el Centro Histórico, exhibe parte de esa colección, una exposición permanente conformada por 117 pinturas de artistas como David Alfaro Siqueiros, Diego Rivera, Remedios Varo, José María Velasco, Leonora Carrington, Julio Ruelas, Frida Kahlo y José Clemente Orozco, entre otros.

“Destaca que de 2001 a 2022, Citibanamex adquirió 52 obras significativas para la historia de la pintura en México, del siglo XVIII al XXI, entre las que cuentan con autores como; Calvé, Morales, Toledo, Gerzso, Corzas y Rahon, entre otros. Muchas de estas obras fueron repatriadas y regresadas a México”.

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha puesto varias “condiciones o recomendaciones” para la venta de Banamex, la unidad de consumo de Citi en México, destacando que la transacción garantice que el acervo cultural del banco, como piezas de arte de valor histórico se queden en el país.

El jefe del ejecutivo, manifestó en la conferencia mañanera del 17 de enero de este año lo siguiente:

“Ya no queremos que sigan los saqueos de los bienes culturales del pueblo de México”.

Andrés Manuel López Obrador

El patrimonio cultural del Banco Nacional de México se formó durante muchos años y es de gran importancia para el país.

La historia de la entidad financiera que se está poniendo a disposición del mejor postor se remonta al siglo XIX, cuando la institución se fundó en 1884. Se creó gracias a la fusión del Banco Nacional Mexicano (Banamex), de inversionistas franceses, y el Banco Mercantil Mexicano, de empresarios mexicanos y comerciantes españoles. Desde ese entonces, el Banco Nacional de México se consolidó como una institución financiera fundamental en la economía y, en particular, en el desarrollo bancario del país.

En su primera etapa, durante el Porfiriato, apoyó al gobierno en la administración de la hacienda pública y, principalmente, como Banco de emisión. Posterior al movimiento revolucionario de 1910, el Banco Nacional de México logró recuperar su importancia dentro del sistema financiero mexicano, adaptándose a una libre competencia con las demás instituciones bancarias y a la nueva organización del Estado mexicano.

En 1982 el presidente José López Portillo nacionalizó la Banca con lo que Banamex pasó a ser del Estado mexicano; para 1991 los bancos expropiados fueron privatizados.

Para 1992 el gobierno del expresidente Carlos Salinas de Gortari vendió el Banco Nacional de México al Grupo Acciones y Valores de México (Accival), encabezado por Roberto Hernández Ramírez y Alfredo Harp Helú. Durante los siguientes años, se integraron diversas subsidiarias, incluyendo Afore Banamex, Seguros Banamex, así como el patrimonio cultural del banco.

El 17 de mayo de 2001, el grupo estadounidense Citigroup selló la compra del grupo Banamex-Accival, dueño del segundo banco de México, por 12 mil 500 millones de dólares en efectivo y acciones; esta operación tuvo una exención de impuestos de más de 3 mil millones de dólares. Cada año el banco generó una utilidad de aproximadamente de mil millones de dólares; por lo que se puede afirmar que en 20 años la firma estadounidense duplicó su inversión además del ahorro fiscal, fue un negocio redondo.

Al expresidente Vicente Fox Quezada no le importó que el patrimonio cultural de Banamex se lo quedara inversionistas extranjeros.

Los posibles compradores del banco deben de mantener la integridad y destino de la Fundación Cultural Banamex y el importante patrimonio cultural que la integra y cumplir con la recomendación del presidente.

Para el grupo que adquiera la institución financiera, el acervo cultural del banco le seguirá sirviendo como una forma de deducir impuestos y una forma de continuar una labor social y cultural.

Tuve la suerte de poder conocer hace unos días el Foro de los Condes de Valparaíso que está ubicado en el Centro Histórico de la Ciudad de México donde se instalaron las oficinas centrales del Banco Nacional de México en el siglo XIX y fue una experiencia extraordinaria que les contaré en una nueva entrega el próximo domingo.