22 de enero de 2022 | 02:38

    Obispos y sacerdotes, no caer en “derechas ofensivas, ni izquierdas insensatas”: CEM

    El arzobispo Rogelio Cabrera López, presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano, quien hizo el llamado a no caer en radicalidades eclesiales
    La Conferencia del Episcopado Mexicano pidió a sacerdotes no caer "ni en la derecha ni en la izquierda"
    Compartir en

    Rerum Novarum

    Por: Eugenia Jiménez Cáliz/agendapropia.mx

    En una sociedad polarizada en donde los grupos de ultraderecha se reagrupan, a los sacerdotes y obispos se les llamó a no dejarse tentar: “ni por derechas ofensivas, ni por izquierdas insensatas

    Fue el arzobispo Rogelio Cabrera López, presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano, quien hizo el llamado a no caer en radicalidades eclesiales, teológicas o sociales.

    Y les recordó que el sacerdote es la persona del equilibrio, de la reconciliación y del encuentro.

    “En cada momento histórico se ponen las polarizaciones, pero tenemos siempre un criterio para mantenernos en equilibrio Sacrificamos popularidad y likes con tal de mantenernos en comunión y ser puentes de unidad, no podemos darnos el lujo de vivir en lo polar y menos en lo bipolar estamos llamados a la reconciliación y a la humildad”

    Rogelio Cabrera López

    En su participación durante la “Clausura Jornada Nacional: sacerdotes comprometidos con los actuales retos y desafíos pastorales frente al Covid-19″, Cabrera López trató los temas que a los religiosos les preocupan.

    Y otros en los que considero era necesaria una llamada de atención, porque han caído en excesos, porque algunos están más ocupados del “alago, del aplauso, del show.

    Sueñan mediáticamente que quieren impresionar al pueblo con chistes y comportamientos inadecuados, preocupados de lo exterior, de lo visible, de lo idolátrico”.

    También les advirtió del uso de las redes sociales que incrementan la polarización y que tienen dos límites; están pensados en la diversión y se corre el riesgo de utilizarlas para matar el tiempo.

    Las calificó de “incendiarias, provocan polarizar querer u odiar, los sacerdotes sabemos que como instrumentos nos han ayudado a evangelizar.

    Pero agregan el ingrediente venenoso: cuántos sacerdotes se extravían en el mundo de las redes y a veces cometen delitos de índole virtual”

    Reconoció que hay padres que no se concentran en la eucaristía y no van a las reuniones del clero por estar en las redes sociales.

    En su mensaje, el arzobispo Rogelio Cabrera también salió a hacer frente a los grupos que están en contra del papa Francisco y que en México han crecido y utilizan las redes sociales para difundir sus críticas.

    Por eso, exhortó a los sacerdotes y obispos a mantenerse unidos con el Papa Francisco, los sacerdotes que están “en misión no pierden tiempo en infiernitos, si está en ocio pastoral uno se amarga y no quiere a nadie”

    Les recomendó que si hay algo que no les parece deben ir a las fuentes informativas oficiales:

    “No bases tu opinión en la del otro, lee lo que dice el Papa y ve lo que él hace, no interponer la mediación informativa es siempre riesgosa, no podemos recibir alimentos procesados. No permitir la mediación informativa que es siempre un riesgo, porque las opiniones procesadas contra el Papa son indigestas”.

    Ante la pobreza endémica, el mundo, dijo, se necesita una vida más austera de los sacerdotes y obispos “no podemos escandalizar al pueblo con lujos no necesarios.

    Tenemos derecho a vivir bien cómodamente con lo necesario pero los lujos excesivos son contrarios a este momento que exige solidaridad con el pueblo, austeridad generosidad y corresponsabilidad económica en nuestras iglesias

    Consideró que la violencia a la que se enfrentan los sacerdotes que viven en las zonas dominadas por el crimen organizado, dificulta la integración de las comunidades y pueblos y se rompe el tejido social cada vez de una manera más cruel.

    Por eso, invitó a los sacerdotes vivir procesos de reconciliación: no podemos proponer un paradigma de paz y concordia en nuestra comunidades, “sino somos mensajeros de reconciliación de trabajo común”, señaló.

    Lamentablemente la crisis por la pederastia clerical que atraviesa la iglesia católica en el mundo, no la consideró como un grave problema para la iglesia mexicana.

    En su mensaje a los sacerdotes, consideró que los abusos sexuales contra menores de niños y mujeres están en “foco, pero no quiere decir que son rojos, sí preventivos amarillos o naranjas”.

    La ubicó como un tema de afectividad complicado que es un delito en contra de menores y de mujeres.

    Este mensaje ante los sacerdotes es delicado porque le resta importancia al delito de abuso sexual a menores, mientras el Papa Francisco lo ha calificado como un grave problema por los daños que deja en la vida de las víctimas.

    Colaboración especial para SDPnoticias de agendapropia.mx, portal especializado en asuntos sindicales