26 de octubre de 2021 | 22:30
Opinión

No sean gachos, pásenle información validada al gobernador

Señor gobernador Samuel García: con el inicio de su gobierno, no se acabó la pedidera de moches.
Los moches siguen existiendo en Nuevo León aún con la entrada del gobernador Samuel García
Compartir en

IRREVERENTE

Les platico: A Samuel García le están pasando información inexacta respecto a que parientes políticos muy lejanos del Bronco, supuestos compadres y demás, cobraban moche a los casineros para dejar a los clientes fumar.

Mi BigData descubrió:

1.- Que los nombres que han sido dados a conocer por el gobernador emecista y los que fueron publicados por algunos medios de comunicación medio ingenuos y otros mala leche completos, no tienen vela en este entierro.

2.- La otra información falsa es que estas prácticas de las huestes del Bronco ERAN, porque ya se acabaron.

No señor, con otros nombres diferentes y distantes a los de las personas que se han mencionado hasta ahora, SIGUEN hoy cobrando moches y no solo a los casineros, sino también a restauranteros, a dueños de antros y establecimientos exclusivos para caballeros y también damas -hay qué decirlo- que gustan de emociones fuertes, fumaderos de puros y otros que operan casi en la clandestinidad, con el pretexto comercial de que son exclusivos para socios.

TIPS

Aquí le va una pista a nuestro gobernador: los moches NO SE ACABARON, SE SIGUEN DANDO y quienes los cobran no son externos al gobierno estatal; están incrustados en ciertas áreas de la Secretaría de Salud y todavía le rinden cuentas al inefable Dr. De la O.

La prueba de que los moches no se acabaron con el gobierno del Bronco, es que en los casinos y otros giros de negocios, los clientes siguen fumando.

La afición al juego se asocia con la de fumar y lo mismo ocurre con las de la bebida y las francachelas que se arman en los negocios con servicios de tubo, ustedes saben a qué me refiero.

Estuve platicando con el dueño de siete casinos y me confió que si se cobrara un impuesto por fumar y éste fuera más caro que los que se tributan por el giro en sí, el gobierno federal duplicaría sus ingresos, porque fumar es connatural a jugar.

Mi informante me confió que en el Principado de Mónaco y en otros países, existe un impuesto especial que los dueños de los casinos pagan para que se les permita a sus clientes fumar libremente.

Debido a la pandemia hubo un retroceso en esta práctica, pero a partir de marzo de este 2021, en el 90% de los casinos que son operados en Estados Unidos por Reservaciones Indias, como la de los Seminoles en Florida y los Kikapú de Texas, se paga gustosamente ese impuesto al tabaco para que los apostadores vean como se hacen humo los dineros para las becas de sus hijos… y también los tabacos que se fuman.

Entonces, resumen

Señor gobernador Samuel García: con el inicio de su gobierno, no se acabó la pedidera de moches.

Crecieron tanto los voraces “colaboradores” del Bronco -Manuel Florentino González, Vital, Torres, Fasci, De la O, la Erisurriz de la SEP, Alejandro González Martínez, de la misma SEP, los gemelos Juan Carlos y Eduardo Pulido en AyD y Obras Públicas, respectivamente, entre otros- que incluso dejaron atrás al mismo gobernador, su jefe.

A pesar de que ya lo corrieron, Juan Carlos Pulido sigue mamando y dando topes en AyD a través de los prestanombres que le ponen en suerte su hermano -Eduardo, en Obras Públicas, asociado con María Eugenia Rodríguez Monreal, la esposa de Gerardo Garza González, el ex de la misma empresa- y los operadores del nefasto Dr. De la O que siguen incrustados en puestos menores y medianos de la Secretaría de Salud.

Específicamente en las áreas de inspección a comercios, por aquello de que se hacen p3nd3jos ante la fumadera en los negocios ya citados, a cambio de los bestiales moches que siguen cobrando a los propietarios.

Hay qué decirlo: los operadores se quedan con las migajas y De la O y los otros gargantones se forran de dinero, mucho más de los $2 millones mensuales que el gobernador Samuel denunció en una de sus mañaneras de cantera, por aquello de que su Palacio es de Cantera, y no el Nacional.... todavía no.

CAJÓN DE SASTRE

“Qué batidero y qué nivel de impunidad. Si Samuel no se pone vivo, se lo van a comer vivo”, dice la irreverente de mi Gaby.

Plácido Garza en Twitter: @PlacidoGarza