16 de octubre de 2021 | 16:12
Opinión

Don Rafa, el sindicato de San Pedro no ocupa a la CIT de Napito

Napoleón Gómez Urrutia se reunió con Rafael Reyes Montemayor, secretario general del sindicato de burócratas municipales de San Pedro Garza García.
Napoleón Gómez Urrutia
Compartir en

IRREVERENTE

Les platico: El despido arbitrario, injustificado y artero de 38 burócratas municipales sindicalizados en San Pedro Garza García (SPGG), Nuevo León, no se resolverá mediante intervención de la Confederación Internacional de Trabajadores (CIT), el sindicato creado por el senador plurinominal morenista, Napoleón Gómez Urrutia, en abril de 2019.

La vuelta del heredero del gremio minero a las lides sindicales se dio mediante la toma de nota que le concedió la Secretaría del Trabajo, y está vigente hasta el 21 de febrero de 2025.

La CIT, que fundó apenas regresó de su exilio canadiense trayendo bajo el brazo el fuero de la senaduría pluri por Morena, tiene vínculos con sindicatos de varios países y ya se estrenó en conflictos laborales que ocurrieron en 2019 y 2020 en la frontera tamaulipeca, donde auspició a líderes que disputaron los contratos colectivos de trabajo de empresas maquiladoras.

Vino a Monterrey a reunirse -entre otras actividades- con Rafael Reyes Montemayor, secretario general del sindicato de burócratas municipales de San Pedro Garza García.

En un junta a la que se tuvo acceso, le fueron expuestos algunos detalles de los despidos injustificados orquestados por el alcalde Miguel Treviño, en contra de 38 empleados hasta con 25 años de antigüedad.

Acompañado de su séquito de secretarios de la CIT, “Napito” ofreció el apoyo de su gremio a la causa de los burócratas municipales.

Aclaró a Reyes Montemayor que por no estar afiliado e su gremio, difícilmente podrán intervenir, pero ofreció que sus abogados analicen los hechos y por lo pronto, dijo que podría presentar un punto de acuerdo en el Senado para denunciar nacionalmente lo que está ocurriendo en SPGG.

Huelga o paro laboral en SPGG

Uno de sus secretarios expresó que el sindicato del municipio sampetrino podría emplazar a huelga al ayuntamiento, como una forma de presión para que se respeten los derechos laborales de los trabajadores despedidos.

Incluso, se sugirió la posibilidad de hacer un paro de labores y ”de aquí no nos movemos hasta que los despedidos sean reinstalados”, debido a que el municipio no ha notificado la suspensión de sus derechos a los 38 trabajadores despedidos.

Otra posibilidad sugerida por los líderes de la CIT es emplazar a huelga pero sin estallarla, como medida de presión contra Miguel Treviño y sus huestes.

Algo similar a lo que este sindicato de “Napito” implementó en Oaxaca.

Esto se haría con el fin de provocar un arreglo, mismo que Reyes Montemayor no vislumbra, debido a la actitud arrogante y prepotente del alcalde y sus colaboradores, entre quienes señaló a la Secretaria Administrativa, Laura Lozano, como enemiga de los trabajadores.

Conflicto podría durar años

En las actuales condiciones en que operan las leyes laborales, el conflicto podría demorar años, como es el caso de los burócratas de Allende, NL, que durante los cinco años que tiene la demanda laboral presentada contra las autoridades municipales de ese lugar, los logros sindicales no se han movido un ápice.

Los secretarios generales de los trabajadores municipales que fueron convocados a la reunión coincidieron en que desconfían de los tribunales laborales.

Gómez Urrutia, presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social del Senado, expresó que con la reforma laboral, desaparecerán las juntas locales de conciliación y arbitraje, que serán sustituidas por jueces laborales que simplificarán y agilizarán la solución de los conflictos laborales.

Entre los 10 estados donde ya se aplican estas reformas no se encuentra Nuevo León.

Pero anticipó que máximo para marzo de 2022 estará dentro del nuevo esquema para dirimir las disputas entre patrones y trabajadores.

¿A qué más vino a Monterrey?

A presentar su libro “El Triunfo de la Dignidad”.

Felicidades al senador en su nueva faceta de ‘escritor’.

Por cierto, no le gusta que le digan “Napito”. Quién sabe qué traerá atorado con ese mote que de cariño le dedicamos, y no somos los únicos.

Al encontrarse hoy conmigo me reclamó sutilmente este hecho -bueno, ni tan sutil fue- al mostrarme una foto que sacó de su cartera, de un niño con un apéndice genital desproporcionado. Y al hacer esto, me dijo: “Mira, este es ‘Napito’”.

CAJÓN DE SASTRE

“Que les enseñe esa foto a los familiares de los mineros que murieron en Pasta de Conchos, que siguen esperando les entregue los 52 millones de dólares que el sindicato minero desapareció; a ver cómo le va con semejante corrientada”, exclama la irreverente de mi Gaby

Plácido Garza en Twitter: @PlacidoGarza