Las elecciones que se aproximan serán un golpe de realidad para Morena y un verdadero dolor de cabeza para AMLO.

Hace apenas unos días, López Obrador advirtió que seguirían ganando “por paliza”, pero parece que no será un juego tan sencillo, al menos en Aguascalientes y Durango, donde la alianza opositora va arriba y la tendencia difícilmente cambiará.

Mientras, en Hidalgo y Tamaulipas las cosas se le complican al partido del presidente, los indicadores señalan que la alianza opositora ha tenido un importante crecimiento e incluso, en estos momentos, se menciona un empate técnico y con signos de que podrían obtener el triunfo.

Mucho se habla de la importancia de las encuestas, pero como dice AMLO, la mayoría son encuestas “cuchareadas”, poco confiables y no ofrecen una tendencia real de la preferencia del voto.

El humor del presidente

Pero, mejor que cualquier encuesta, con AMLO la medición más clara es el humor y sentir que exprese en su mañanera, ya todos sabemos que, si está molesto contra la oposición o contra algún partido, significa que las cosas no le favorecen.

Por ejemplo, en las pasadas elecciones dos entidades lo mantuvieron muy nervioso, Sonora, donde contendió uno de sus consentidos y Baja California Sur, en ambos las encuestas marcaban que no había forma de que Morena ganara, pero gracias a una operación del gobierno federal con el apoyo de elementos de la Guardia Nacional lograron que las encuestas fallaran y Morena obtuviera el triunfo.

Actualmente, en Tamaulipas e Hidalgo, las encuestas ponen a la cabeza a Morena y a sus aliados, sin embargo, el humor del presidente parece señalar todo lo contrario.

Ya son más de tres mañaneras en las que, violando la ley y haciendo campaña en favor de su candidato en Hidalgo, AMLO critica al PRI, PAN y PRD, por ir juntos en alianzas electorales, como en Hidalgo, donde la abanderada de esos partidos es Carolina Viggiano, esposa de Rubén Moreira, exgobernador de Coahuila y diputado federal del PRI.

Pero AMLO olvida comentar que su candidato, el expriista Julio Menchaca, va por una alianza peor que no está unida por un proyecto, sino por la ambición, junto con el partido que fundó y en su momento financió Carlos Salinas, el PT de Alberto Anaya.

Lo mismo en Tamaulipas, donde el candidato de la incomprensible alianza entre AMLO-Morena-PT- PVEM, los últimos fundados por Carlos Salinas, es Villarreal, hijo de un exgobernador del PRI de pésima reputación. Villarreal renunció a su militancia de 33 años en el PRI para ser senador de Morena y de ahí saltar a la candidatura al gobierno del estado, se ha dedicado a hacer alianzas inconfesables a cambio del poder y, sobre su persona pesan sospechas en relación con el crimen organizado.

La combinación de todo lo anterior más la falta de claridad y el hecho de que poco a poco se suman más aspectos negativos para el candidato de Morena, provocan una contienda muy apretada en Tamaulipas.

Presunta relación

El candidato de Morena enfrenta muchos problemas, desde su distanciamiento con los alcaldes morenistas, golpes de efecto nocivo, como el asesinato del empresario Sergio Carmona o el descontrol en el Congreso estatal donde la fracción de Morena enfrenta un escándalo de moches protagonizado por la sobrina de AMLO, hasta la presunción sobre la relación de Américo Villarreal con el crimen organizado.

Sobre este asunto, el periodista Salvador García Soto escribió que el asesinato del empresario Sergio Carmona fue un hecho de violencia que “salpica la sucesión estatal en Tamaulipas y alcanza lo mismo al partido Morena, a cuyos candidatos había financiado en las pasadas elecciones federales, como también a importantes personajes del gobierno panista de Tamaulipas, con quienes el empresario tuvo una cercana relación política y de negocios”.

Este tema golpea en el centro de la candidatura de Morena en esa entidad. Incluso el INE ordenó retirar un spot del PAN en Tamaulipas donde se afirmaba abiertamente que el candidato a gobernador de Morena estaba vinculado al crimen organizado y al huachiloeo, pero, al no contar con ninguna sentencia firme que lo acredite, por unanimidad los consejeros consideraron que esas afirmaciones eran calumnias. (Nota para AMLO: aprender del INE antes de lanzar acusaciones a diestra u siniestra)

Sin embargo, las investigaciones sobre Carmona y la relación con los políticos tamaulipecos se sigue de oficio. En Texas se investiga la red de tráfico de combustible y delincuencia organizada entre Sergio Carmona y personajes de Morena, entre ellos, el hijo del candidato a la gubernatura, Américo Villarreal quien, presumiblemente, recibió dinero del presunto criminal que fue victimado en Nuevo León.

Un posible escenario

Si las tendencias en Hidalgo y Tamaulipas se confirman, el presidente no estará ganando por “paliza” como lo predijo y en lugar de ganar seis gubernaturas, solo estará ganando dos.

De presentarse este escenario ¿será AMLO capaz de reconocer que su partido perdió más de lo que esperaba? Ante resultados adversos ¿será capaz de respetar el voto ciudadano o, como siempre, dirá que ganó el “conservadurismo” y hará hasta lo imposible para revertir por la buena o por la mala los resultados?