En cualquier país del mundo con reglas democráticas y Estado de Derecho, la sola presunción de actos ilícitos o negligencia criminal provocaría, como mínimo, la cancelación de contratos a las empresas involucradas y la renuncia de funcionarios a cargo mientras se deslindan responsabilidades.

Al inicio del gobierno de AMLO nos sorprendimos con el inminente pacto de impunidad, una franca traición a su palabra, porque durante 18 años de campaña aseguró que combatiría la corrupción y no habría impunidad.

Sí pactó y, para disfrazar el acuerdo, montó una farsa que costó millones de pesos, la consulta para ver si enjuiciaba o no a los expresidentes.

Pero hay algo que debemos tener claro, el pacto de impunidad no es para el pasado, sino para el presente y el futuro. AMLO y Morena saben que para permanecer impunes y sin peligro de ser enjuiciados, dependen de eso.

Negligencias

Pero ¿qué ha pasado con todas las denuncias e irregularidades que se han presentado durante este gobierno?

¿Alguien sabe si encontraron algún responsable cuando la supuesta “guerra” contra el huachicol dejó un saldo de 137 muertos por la explosión en Tlahuelilpan, Hidalgo en enero de 2019? Nada más les prometieron un memorial que nunca terminaron y AMLO se desentendió por completo.

A más de un año de la tragedia de la Línea 12 del Metro en la que 26 personas perdieron la vida, las dos personas señaladas como responsables siguen tan tranquilas. La jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum se olvidó de dar mantenimiento a pesar de las fallas evidentes y de que peritos habían advertido la gravedad en que se encontraba y Florencia Serranía, exdirectora del Metro y de Mantenimiento, quien no se puede tocar porque es la comadre de AMLO, madrina de bautizo de José Ramón y, para dejarlo claro, la premiaron con un cargo honorifico en el Conacyt.

Por cierto, para realizar el peritaje el gobierno de CDMX contrató a una empresa con prestigio mundial a la que no le permitieron presentar su último reporte, nada más porque pega directamente a Sheinbaum y a la comadre de AMLO.

Familia y colaboradores

Más impunidad, los dineros para la campaña de AMLO que recibió Pio López Obrador, que la magistrada Jazmín Esquivel, esposa del asesor de AMLO, ordenó a la FGR de Gertz no entregar el expediente al INE.

Ignacio Ovalle, ex director de Conasupo que, junto con Raúl Salinas, protagonizó un terrible fraude al comprar leche radioactiva y maíz transgénico, ahora en Sagalmex, la nueva Conasupo, repitió sus fechorías. Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad evidenciaron el desvío multimillonario de fondos públicos en un esquema que involucró a empresas fachada y convenios irregulares para, entre otras cosas, el procesamiento de leche. Ovalle ya fue protegido por AMLO, lo mandó al Inadep como Coordinador.

La trama de la “casa gris” destapó la estrecha relación con el empresario turístico Daniel Chávez Morán, dueño del Grupo Vidanta y asesor de AMLO que contrató a José Ramón en su despacho de abogados en Houston y Carolyn Adams, esposa de José Ramón que trabaja de cabildera de empresas petroleras con contratos multimillonarios de Pemex, sin embargo, la secretaría de la Función Pública a cargo del salinista Roberto Salcedo, exoneró al empresario al no encontrar conflicto de interés y, al hijo y a la nuera, simplemente, no se les toca.

En cuanto a las casas de Bartlett y los contratos a sus hijos y el tema de las denuncias en contra de los hijos de AMLO por recibir beneficios del programa “Sembrando Vida” para el desarrollo de su industria chocolatera; los contratos de Pemex a Felipa Obrador la prima de AMLO; las denuncias contra Ana Guevara; el ping pong de acusaciones entre el exconsejero Jurídico, Julio Scherer y el fiscal Alejandro Gertz y las irregularidades del secretario particular de AMLO, Alejandro Esquer y un larguísimo etcétera, no ha pasado nada.

Excusas y culpas

Ahora nos enteramos de que en Texas se investiga una red de tráfico de combustible y delincuencia organizada donde participan Sergio Carmona y diversos actores de Morena, entre ellos el hijo del candidato Américo Villarreal, y se dice que ha destinado recursos a la campaña de su padre.

Pero, ante cualquier asunto AMLO responde con la misma cantaleta, por ejemplo, hace un par de días, un incidente en el espacio aéreo del AICM pudo derivar en un accidente entre dos aviones de Volaris, pero para Andrés fue culpa del neoliberalismo y de sus adversarios. (Ya chole).

Al final, entre excusas y acusaciones quieren desaparecer a los organismos autónomos, para eso cancelaron el sistema anticorrupción y pretenden desaparecer el INAI, para que AMLO sea el juez de todo y determine quién es corrupto o culpable.

Es el gobierno más opaco de los últimos 50 años, no en vano se empeñan en construir una maquinaria propagandística, electoral y de complicidades perversas encaminada a no perder el poder.

Tienen un fundado temor, ¿qué pasará con AMLO y sus fieles y serviles funcionarios si en 2024 gana el gobierno de oposición?