Tengo otros datos

El Gobierno de México informó hace unos días que el Banco de México (Banxico) adoptaría las monedas digitales de bancos centrales (CBDC, por sus siglas en inglés) y que el Banco que ahora tiene como su gobernadora a Victoria Rodríguez Ceja tendrá la criptomoneda “propia en circulación, por considerar de suma importancia estas nuevas tecnologías y la infraestructura de pagos de última generación como opciones de gran valor para avanzar en la inclusión financiera en el país”.

La pandemia de Covid-19 hizo que se potencializaran los pagos digitales, dando lugar a las CBDC, por lo que los bancos centrales de muchas partes del mundo han puesto en marcha sus planes para diversificar el modo de pago entre personas y empresas.

Las criptomonedas, también llamadas criptodivisas, criptoactivos, o moneda digital, son un medio digital de intercambio. Cumplen la función de una moneda, y de ahí que se las conozca con ese nombre. Sin embargo, es algo totalmente digital que utiliza métodos criptográficos para asegurar sus transacciones financieras, controlar la creación de nuevas unidades y verificar la transferencia de activos.

La CBDC es también la forma digital de la moneda fiduciaria de un país que por lo tanto un derecho al banco central. El Banco Central de cualquier país puede emitir monedas o cuentas electrónicas respaldadas por la plena fe y el crédito del gobierno.

Las monedas digitales han llegado a la economía de las sociedades para incorporarse como un activo financiero dentro de las empresas, organizaciones e incluso gobiernos, pues cada vez se normaliza más el uso de cadenas de bloques y criptoactivos, por lo que México no puede estar rezagado en ese aspecto.

Las criptomonedas como el Bitcoin, que se encuentra como refugio de inversionistas frente a un ambiente de incertidumbre, o el Ethereum, que facilita la creación de contratos inteligentes, se han vuelto parte importante de la evolución en el sector financiero de muchas partes del mundom además que trae consigo la tecnología Blockchain.

Son varios los países que han tomado la moneda digital de acuerdo a los resultados de Statista Global Consumer Survey. Turquía es la nación con la tasa más alta de adopción de criptomonedas, con un 20%, en donde al menos una de cada cinco personas ha usado las monedas virtuales en los últimos años.

Los países de América Latina donde su población más ha usado las criptomonedas son; Brasil, Colombia, Argentina, México y El Salvador, pero dentro de estas naciones destaca el país centroamericano que adoptó como moneda de curso legal al Bitcoin.

Los conductores de Uber, los meseros y los dueños de las tiendas de El Salvador están intercambiando la moneda digital en sus teléfonos, comprando salsas y vendiendo otros productos con una aplicación del gobierno que viene precargada con 30 dólares en Bitcoin.

La nueva billetera digital del gobierno, llamada Chivo, fue diseñada para facilitar las transacciones de Bitcoin, pero la facilidad con la que los usuarios pueden recargar sus saldos y cambiar instantáneamente entre dólares y pequeñas cantidades fraccionarias de la criptomoneda, la convierte en una herramienta perfecta para la especulación.

El subgobernador del Banco de México Jonathan Heath informó que la institución está trabajando para la creación de una CBDC propia, pero el papel moneda seguirá siendo preponderante en las transacciones dentro del territorio nacional por mucho tiempo debido a que en el país hay un alto índice de personas en la economía informal y una baja inclusión financiera, pero no se quiere estar ausente del desarrollo tecnológico y los cambios que faciliten las transacciones comerciales.

El empresario Ricardo Salinas Pliego, confirmó el pasado 16 de diciembre que las tiendas Elektra aceptarán pagos con Bitcoin e informó que daría descuentos del 20% a sus clientes que paguen con moneda digital, hasta el 31 de diciembre del 2021.

La moneda digital es cada día más popular en el mundo y México no puede estar rezagado con esa forma que facilita las transacciones financieras.