15 de octubre de 2021 | 16:40
Opinión

La guerra de los tres años

A nuestro país le cuesta mucho aprender de sus errores, se busca inventar el hilo negro cada sexenio.
AMLO
Compartir en

PROMETEO

Las diferentes etapas de decisión política, dejan invariablemente efectos económicos, que afectan los mercados y las regiones. Ya sea el tratado comercial o las decisiones sobre el sector financiero, hasta entes de 1864 con el primer banco comercial en México autorizado que fue Banco de Londres y México, anteriormente la actividad de crédito habilitación y avió la generaba el clero, para darnos una referencia el primer banco comercial establecido legalmente en USA fue le First Bank of the United States en 1791. Es decir más de 70 años de diferencia para que operara el primer banco comercial ente uno y otro país, la limitante era la ley que en México previo a la leyes de Reforma el sector financiero legal era exclusivo del clero. En 1886 la sociedad de Corredores bursátiles Aspe y Labadie, instalaron la Bolsa Mercantil de México, esto es que hay historia bursátil por 135 años. Vale la pena reflexionar históricamente sobre los efectos que generan las decisiones políticas sobre lo económico y financiero.

¿A dónde va?

A nuestro país le cuesta mucho aprender de sus errores, se busca inventar el hilo negro cada sexenio y los implementadores y ejecutores han mostrado que los resultados que obtuvieron en particular de los años 70s a la fecha han sido malos e irregulares, la prueba es el bajo crecimiento económico. Haré un repaso breve ilustrativo meramente, sustentado en datos históricos sólidos ( SEDENA, INAH, UNAM), que nos llevan a valorar como los procesos se repiten incluso los apellidos y grupos de poder económico reinciden, desde el siglo XIX nuestro sector bancario y bursátil, ha mostrado diferentes etapas, sin duda el modelos económico llamado desarrollo estabilizador es el que mejores resultados dio tato a la banca como al sector bursátil en especial en el periodo de finales de los 40s hasta el inicio de los 70s, periodo asociado al mejor crecimiento histórico en la vida independiente de México.

Al Imperio Mexicano independiente de 1821, le duro tres años el gusto después de 11 once años de guerra interna para consumar su independencia, hace 200 años el territorio incluía Guatemala, Honduras, Salvador, Nicaragua, Costa Rica, así como los actuales estados de California, Nevada, Utah, Nuevo México y Texas y también lo fueron partes de Arizona, Colorado, Wyoming, Kansas y Oklahoma. Las constantes diferencias internas de grupos políticos, civiles, económicos y religiosos, fueron una constante, generando crisis económicas y deuda externa para iniciar el México independiente si como obtener el reconocimiento de otros países, por lo que en 1824 se separó Centroamérica a excepción de Chiapas que se mantuvo integrado al México Independiente.

En otra guerra de 3 años, México perdió más de la mitad de su territorio con USA (55% de su territorio por 15 millones de dólares pagaderos en cinco años y compensar las reclamaciones de ciudadanos norteamericanos con 3.5 millones de dólares), firmado el Tratado de 1848 llamado Guadalupe Hidalgo o de La Paz y La Amistad, si es que hay una forma más irónica de llamarlo y que hace 173 años cambio en todos los sentidos la relación bilateral y el predominio de la economía americana en ese periodo en adelante a nivel global.

México continuo con sus procesos internos de división y desgaste entre los grupos conservadores y liberales de aquella época, así las cosas se genera una nueva guerra Civil, llamada la Guerra de los Tres años o llamada también Guerra de Reforma (1858 a 1861). Los conservadores pretendían mantener las tradiciones de gobiernos monárquicos a efecto de mantener los privilegios del fuero militar y eclesiástico. En un principio los conservadores tuvieron victorias importantes, pero los liberales liderados por Juárez fueron logrando victorias importantes y en especial el apoyo económico de USA, siendo el primer tratado comercial llamado McLane Ocampo o Tratado de Transito y Comercio.

A cambio de ello USA recibiría a perpetuidad (perpetuidad no significa para siempre sino sin fecha de terminación definida) la concesión en tres regiones clave que le darían acceso tránsito y acceso comercial (el corredor del Istmo de Tehuantepec; el corredor Matamoros a Mazatlán y el de Baja California y parte de Sonora de Guaymas a Nogales). Juárez recibió el apoyo económico estimado en 4 millones de dólares, sin embargo el tratado no fue ratificado en el senado de USA ni tampoco por el congreso de México, ello debido a la guerra de secesión que hubiera apoyado más a los separatistas del sur y por el lado mexicano la guerra civil disperso cualquier intento de ratificación. Así que la fortuna acompaño a Juárez pues obtuvo recursos para tener la ventaja que necesitaba militar y políticamente y no se formalizo el tratado comercial de aquella época. Que leyes fueron clave con la Reforma impulsada por Juárez:

Ley de Nacionalización de bienes eclesiásticos; Ley del matrimonio civil. El matrimonio civil es el de validez oficial mediante contrato civil; Ley del Registro Civil. Actas de nacimiento, defunciones como contratos civiles; Ley de exclaustración de monjas y frailes. Prohibición de claustros o conventos y la Ley sobre la libertad de cultos.

Estos cambios no dejaron nada contentos a los conservadores y el desgaste político y militar, genero presiones económicas para reconstruir el país, así que se suspende el pago de deuda externa a Inglaterra, España y Francia, esta última en esa época una potencia económica y militar, le fue solicitado el apoyo por parte de los conservadores así que entre 1861 y 1867, se generó la intervención francesa, con las consecuencias para ambas partes y el efecto con los norteamericanos durante su guerra civil entre 1861 y 1865.

En este periodo es cuando el sector financiero inicia su historia en nuestro país, que por cierto fue la más rezagada en América Latina en tener su primer banco comercial legal, México ya vivió etapas bélicas económicas que le causaron graves estragos. En el periodo de la revolución mexicana la banca comercial privada tuvo serios problemas económicos por la inestabilidad de ese periodo y que afectó sobre todo a los bancos provinciales o locales del interior del país y que aunado a la gran depresión norteamericana de los 30s, impidió que la Banca mexicana se consolidara. Eso dio origen a NAFIN primero con un enfoque de ordenar y liquidar a los bancos quebrados, recuperar patrimonio y de lo cual incluso hay jurisprudencia de aquella época, que deberían estudiar los actuales jueces y magistrados en materia civil y mercantil. Ello permitió reordenar el negocio bancario con mejores reglas de operación para el sector productivo. Bueno parce que eso se olvidó y que hoy nuestra Banca de Desarrollo es un mero vehículo a modo de intereses de grupo público y privados privilegiados.

Recientemente se informa por CNBV que ya tiene el visto bueno para 46 Fintech, sin embargo la misma CNBV y la Condusef tienen un caos y no hay rendición de cuentas sobre la liquidación de Banco Famsa y lo que está pasando con los ahorradores de las Sofipos: Ficrea, Coincidir y Reforma. Además de temas como la situación de bancos con problemas d capitalización y cartera vencida. Esa es la prioridad, lo de las Fintech puede ser un dolor de cabeza muy duro sobre todo en las que captan recursos de débito y no hay fondo de cobertura de riesgo en ello. Si bien los grandes bancos no tienen un riesgo crediticio hasta hoy elevado, tampoco se puede decir que el sector en su conjunto goza de buena salud, más allá de los 10 bancos más grandes, hay 40 que nos son parte relevante de la participación de mercado y vulnerabilidad por una falta de estado de derecho en temas de tribunales financieros incompetentes no ayuda a bajar presión en el negocio financiero. El crédito no fluye al sector productivo y no podemos seguir en la tendencia de consumo, hipotecario y grandes créditos, si este país quiere crecer cada año a niveles superiores del 5% del PIB anual de manera sostenida cuando menos, debe reactivar su mercado interno y para ello necesita que la Banca de Desarrollo y el sector financiero privado de capital nacional sean detonadores activos.

El Presidente López Obrador está ya en su tercer año, tenemos nuestra Guerra de los Tres Años con la llamada polarización de chairos y fifís es un debate diario donde cada uno cree tener la razón, los medios según su afinidad, pero sobre todo la prensa tradicional y sus opinólogos de cabecera que cada vez tienen menos credibilidad, parecen más orientados a descalificar un día sí y otro también las decisiones de gobierno. Por otra parte el Presidente también le gusta el debate diario y eso ahonda en el proceso que si bien es sano por democrático, no nos hace razonar los temas de fondo, hay leyes clave en debate en tribunales, en especial de la Industria Eléctrica, la de Hidrocarburos, la de Extinción de Dominio y la del Poder Judicial. Entre otras, pero estas son fundamental para dar certeza y reglas clara a la inversión y desarrollo público privado.

El Presidente López Obrador tiene hoy la oportunidad para impulsar los cambios que sacudan los cimientos y las estructuras en SHCP, en el Poder Judicial, si lo logra dejará bases sólidas para mover la actividad económica, con crecimiento se logra estabilidad, se deba aprovechar el tratado comercial no solo para la exportación, sino para asociar ese impulso al mercado interno y al sector financiero. El tema de la pandemia se ha ido resolviendo aun con algunos rebrotes, pero al parecer México dará continuidad a mejorar su vacunación en la mayoría de la población, la inflación ha crecido y se estima que mantendrá con efecto de presión en los siguientes tres a seis meses, pero el tipo de cambio se mantiene estable y los otros indicadores macroeconómicos también, así que si bien hay debate diario, lo importante es que México mejore en los siguientes tres años y el nuevo titular de la SHCP, tiene ese reto y esa responsabilidad para llevar a buen puerto la economía mexicana.

Sígueme en Twitter: @MarioSanFisan

CEO FISAN SOFOM ENR

Banquero a nivel Directivo con más de 30 años de experiencia de negocios.

Ex Presidente Nacional AMFE

corporativo@fisan.com.mx