Si bien una carrera política no se gana gracias a la manera en que manejan sus candidatos sus propias redes sociales, sí tienen peso y sustancia y sí movilizan de otro modo a los votantes.

La gente está ávida por encontrarse a candidatos que dejen de hacer política,  que dejen de hablar como políticos,  que dejen de actuar  como políticos,  para toparse con seres humanos más cercanos a justamente ser eso: Un  simple ser humano.

Si bien en las encuestas Claudia Sheinbaum lleva la delantera como la favorita para ganar la presidencia en el 2024, hay una guerra que está perdiendo y es la del mundo de las redes sociales.

En Twitter le va ganando en seguidores  Marcelo Ebrard a Claudia Sheinbaum hasta el momento el marcador va así  :

Marcelo: 2,519,080 seguidores contra Claudia con 2, 332, 815 seguidores.

Claudia Sheinbaum en Twitter no deja de hacer política ni tampoco deja de hacer propaganda como candidata, he incluso a veces a llegado a ser bastante contestataria.

Marcelo Ebrard de pronto se relaja mucho más, no parece estar tan obsesionado por convencer, sino por comunicar y ahí radica una gran diferencia.

Sin dejar de hacer política, a veces deja de parecer político  y eso se agradece.

En TikTok indiscutiblemente también le gana Marcelo Ebrard a Claudia Sheinbaum:

Claudia Sheinbaum con 321 mil seguidores y Marcelo Ebrard con 632 mil. El doble.

Y aquí es un poco lo mismo:

Claudia Sheinbaum quiere en esta red proyectar más frescura y naturalidad; quiere que se le vea más cercana y humana pero lleva tatuado en su esencia y en sus genes  ser y hacer política. No puede disimularlo por más que lo intenta, tampoco puede dejar de hablar maravillas de ella y la gente  ya, en verdad, está cansada un poco de lo mismo.

Marcelo Ebrard ha querido ser, también en TikTok más comunicador que político. Y creo que, otra vez, eso es un acierto.

A muchas personas les parece odiosa la forma de ser de Ebrard en sus redes, pues a veces quiere a fuerza de tiktoks ser agradable y chistoso, resultando un tanto empalagoso para mi gusto.

Pero, insisto, la competencia presidencial no se mide por tuits o tiktoks eso es un hecho, pero me parece interesante hacer este análisis, porque estamos en una era que nunca antes habíamos vivido: carreras presidenciales en medios digitales.

¿Qué tanto un candidato a la Presidencia ganaría gracias a sus cuentas en redes sociales? No estoy segura.

Estamos tan necesitados de estar tan alejados de personajes que nos refieran a los políticos rancios y de siempre, que no habría que desdeñar el manejo de redes sociales entre los dos candidatos más fuertes para la Presidencia.

En ellos los dos son fuertes, no así un Adán Augusto que ni siquiera se si tenga cuenta en alguna red.

Y también hay que considerar que algunos otros no necesitan de redes sociales, ni de likes para estar presentes en el escenario político y este es el caso de Luis Donaldo Colosio, quien no ha tenido necesidad de abrirse cuentas para hacer bailes o tiktoks chistosos.

Y ahora que el gobernador de Querétaro, Mauricio Kuri, aparece dentro de los candidateables, usa sus redes con mesura y seriedad. En verdad estoy segura y no porque viva en este estado, que es un candidato que no tiene una sola mancha y tiene muchísima aprobación.

Aquí la duda es: ¿El quiere ser presidente? No lo ha afirmado, pero tampoco lo ha negado.

En fin… que veremos al final qué acción o suceso lanzan al estrellato a nuestros candidatos o de plano los hunde.

Porque sí, ellos podrán hacer los tuits y tiktoks que quieran, pero justamente los usuarios de las redes sociales no dejan de observar, conversar, testimoniar cada uno de los actos de los candidatos.

De esto también se trata la revolución digital en medio de las elecciones, ya olvídense del INE: Las redes sociales estarán para ser jueces y árbitros de todo lo que suceda de ahora en adelante.

Estemos pendientes de ellas.

Es cuanto.