El país, como sabemos, se divide en cinco circunscripciones por su posición. A través de su demarcación geográfica el órgano electoral delimitó los espacios que, de igual forma, juegan un papel preponderante para definir puestos de elección popular en las listas plurinominales. Si hablamos de las entidades que constituyen la segunda circunscripción, son estados claves en los que, con el paso del tiempo, Morena ha ido ganando terreno, por lo menos en Guanajuato, Coahuila, Querétaro y Nuevo León. Estas cuatro entidades, en este momento, son gobernadas por otra fuerza distinta a la de Morena.

Pese a ello, las condiciones, de acuerdo con los estudios de opinión pública, han dado un giro en la intención del voto. O sea, se pueden alcanzar los objetivos de ganar todo el país y las nueve entidades federativas que estarán en juego, lo mismo gran proporción de espacios legislativos. De hecho, fue un gran acierto de Claudia Sheinbaum poner al frente a una figura como Néstor Núñez. Eso, de entrada, marcará la diferencia en puntos estratégicos. En Guanajuato, por ejemplo, hay ponderaciones que, hoy por hoy, ponen al lopezobradorismo con grandes posibilidades de ganar con ese efecto que se está generando a lo largo y ancho del territorio nacional. Incluso, eso abre el compás para generar las condiciones.

En este momento, Claudia Sheinbaum, de acuerdo con algunos datos que han circulado, está en condiciones para ganar 29 de 32 entidades federativas con un gran margen de diferencia. Con esa misma certeza, tiene para dar la pelea en las cuatro restantes. Eso en el caso de la carrera por la presidencia de la República. Si examinamos los estados, hay ejercicios que han medido el pulso de la población y, con ello, ponen en la delantera al lopezobradorismo en todos los puntos. Es decir, Morena puede llevarse el carro completo, ya con los perfiles definidos sobre la mesa. Será, ni más ni menos, un retrato de lo que pasó en 2018.

Pero más allá de eso, la segunda circunscripción que encabeza Néstor Núñez será clave. De entrada, hay puntos donde la base social de apoyo tiene gran presencia y simpatía al lopezobradorismo. Y no solo eso, también el papel de los gobernadores será crucial en la dinámica activa para operar el proceso electoral, sobre todo en dividendos redituables que se materialicen en votos. De hecho, será muy importante cómo llega el respaldo de los mandatarios en Tamaulipas, Zacatecas y San Luis Potosí, donde gobierna la 4T.

En Zacatecas, por ejemplo, David Monreal ha consolidado su gobierno y, con más 56% de aprobación, ha sido calificado su quehacer al frente del despacho. Esto se presenta en un momento crucial que, claro está, traerá efectos positivos para Claudia Sheinbaum. O sea, la entidad del norte ofrecerá una proporción importante de votos bajo la tutela de Néstor Núñez, coordinador de la segunda circunscripción. Incluso, esa posición también se asumirá en San Luis Potosí, donde gobierna un aliado del lopezobradorismo que, de acuerdo con las ponderaciones de prestigio, es calificado entre los mejores 7 mandatarios de México, con más del 63% de aprobación.

Otro de los puntos que aspiran a construir una fuerza potencialmente competitiva es Tamaulipas, donde gobierna Américo Villarreal. Si hablamos de su trabajo en dos años de quehacer ininterrumpido, cuenta con más del 54% de respaldo ciudadano. Puede decirse que, en la segunda circunscripción, hay trabajo de base que hay que resaltar, máxime por lo que se está pronosticando que obtendrá Claudia Sheinbaum en votación. Por tal motivo, vale la pena dar continuidad al excelente quehacer que está llevando a cabo Néstor Núñez, eso sí, en plena colaboración y coordinación con un estratega clave como Ricardo Monreal, que ha prestado toda la atención posible en esta encomienda que le delegó la precandidata y que, para el caso, está dando buenos resultados.

Notas finales

Ya que hablamos de puntos importantes en el país, Zacatecas vive un proceso o clima de mucha intensidad por el ánimo político que despertó la convocatoria interna de Morena para cientos de puestos de elección popular que se jugarán. En este sentido, los distritos federales son, simple y sencillamente, uno de los rubros donde diversos actores han puesto los ojos en ello. En efecto, todo indica, en términos de interés social, que uno de los distritos con cabecera en la capital, será para Santos González, aspirante de Morena para encabezar al lopezobradorismo. Esa representación, de hecho, ha tenido mucho eco en la juventud. Y no solamente en ellos, todos los sectores sociales han abrazado la propuesta de González, coordinador de asesores en el Senado de la República, para la nominación como candidato y, con ello, la función como diputado desde San Lázaro. Si nos guiamos por esa lógica, y con el gran efecto que ha generado su liderazgo como el prototipo idóneo del relevo generacional, Santos, por supuesto, es el preferido. Al existir esas perspectivas a su favor, podemos ir afirmando lo inminente.