16 de octubre de 2021 | 16:27
Opinión

La Preferida

AMLO no puede ocultar que Claudia Sheinbaum es su favorita.
AMLO y Claudia Sheinbaum
Compartir en

Amo estas historias de amor, estos coqueteos que veo por la vida, en la que dos personas se quieren, pero sin atreverse a gritárselo al mundo. Así es el “romance” entre Claudia Sheinbaum y el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO). Y ojo, que quede claro que estoy haciendo una analogía... una especie de parodia, para que luego no se me culpe de que ando inventándoles otra cosa.

Si somos observadores, AMLO no ha podido ocultar que Claudia es su preferida. Se sabe de antes y se sabe de ahora. En su mañanera de este 12 de octubre, le preguntaron si tenía favoritos para el 2024.

“¿Es Claudia su consentida?”, le cuestionaron a AMLO, quien respondió entre sonrisas y sonrojos: “Te digo: no tengo a ningún preferido, a ninguna preferida; hablando de pluralidad, quien lo va decidir en su momento es el ciudadano”... Flotaban corazones en el aire.

El reportero en cuestión le insistió que, en un evento, el presidente le alzó la manita a Claudia Sheinbaum, y nuevamente él, con un aire enamorado —políticamente enamorado—, respondió: “Este... (López Obrador sonríe a su gabiente y se sonroja)... está buena la pregunta”.

En conferencia en Palacio Nacional, el presidente de México sugirió además que el candidato de Movimiento Regeneración Nacional (Morena) se defina a través de una serie de encuestas.

“La gente está muy despierta” dijo. Pero no enamorada, diría yo.

De parte de Claudia Sheinbaum no sabría decir qué tanto está enamorada. A veces te enamoras por la ideología, a veces te enamoras porque en verdad te enamoras; a veces te enamora el proyecto… Ella se ve igual de enamorada también. ¡Qué historia de amor más entrañable!

“Eso en su momento se va resolver, yo creo, y no solo para Morena, para todos los partidos, que no debe haber imposición; para eso están las encuestas”, dijo AMLO con respecto a quien quedaría como candidato o candidata para el 2024.

Pero él tiene encuestas también consentidas, también él está enamorado de encuestadoras, las suyas, que sólo él conoce. Tiene a sus favoritas…. entonces el problema se resuelve fácil porque con amor todo es posible.

“Yo no debería estar tratando este asunto”, agregó, pero cuando estás enamorado no se puede dejar de hablar de esa persona que nos trae de cabeza, es algo natural, que desbordamos.

En fin. Aunque AMLO no quiera aceptar que está enamorado de Sheinbaum, todos sabemos que es así, hasta el propio Ebrard, quien yo creo que ahora ya no sabe cómo competirá contra ese amor, pero está dispuesto a todo. Así empiecen las telenolevas románticas, que luego se complican y llegan al drama.

¿Cuál será el desenlace?